Dólar Obs: $ 648,05 | -0,66% IPSA 0,41%
Fondos Mutuos
UF: 27.189,33
IPC: 0,10%
La italiana Cristiana Morganti, ex bailarina de la Tanztheater Wuppertal:

Rinden homenaje a Pina Bausch en el GAM

viernes, 12 de enero de 2018

Vanessa Leal Soto
Cultura
El Mercurio

Titulada "Moving with Pina" , la "conferencia danzada" se presentará por primera vez del 13 al 15 de enero.



Cuando tenía 17 años, Cristiana Morganti vio una performance de Pina Bausch en su natal Roma y tuvo una revelación: existía una forma distinta de estar en el escenario. Morganti (1967) había estudiado ballet clásico desde los cinco años, pero sentía que no era esa su manera de expresarse. Tras su paso por compañías modernas de Roma, Essen y Düsseldorf, en 1993, finalmente, audicionó para entrar en la Tanztheater Wuppertal, que la alemana Pina Bausch (1940-2009), bailarina, coreógrafa y pionera de la danza contemporánea, dirigió hasta su muerte. Y entró.

"Con Pina descubrí, primero que nada, las palabras. Que era posible hablar en el escenario", recuerda Morganti. "La otra cosa impactante fue ver personas reales en el escenario. Podías, inmediatamente, ponerte en su lugar, porque eran como tú. No tenían cuerpos increíblemente atléticos o estaban haciendo cosas dificilísimas. El ballet clásico era como un cuento de hadas, con todos sus principios estéticos".

Después de que Pina muriera de cáncer, en 2009, Morganti fue invitada a compartir su experiencia con ella en Roma. Fue así como estrenó con éxito, en 2010, "Moving with Pina", una "conferencia danzada" en homenaje a Bausch que tendrá su debut latinoamericano entre el 13 y el 15 de enero, en el GAM, durante el Festival Internacional Santiago a mil. Una pieza en la que Morganti baila y se detiene para explicar en italiano, acompañada por subtítulos, movimientos propios y de Pina, además de contar una que otra anécdota de la compañía.

"Cuando me pidieron la pieza, sentía que todos hablaban de lo que ella hacía de una manera completamente errada, exceptuando los bailarines. Ninguno de nosotros estaba bailando; estábamos completamente sin palabras. Y tenía el sentimiento de que alguno debía decir cómo era, realmente, trabajar con ella", cuenta Morganti.

Con ese propósito, realiza diversos movimientos y pedazos de solos -extraídos de piezas como "Agua", "Kontakthof" y la versión de Pina de "La consagración de la primavera"- únicamente acompañada por una silla, mostrando cómo están construidos y la transformación que sufrieron al ser trabajados con Pina. La música es, también, variada, con Stravinski, Chet Baker, folclor, samba y hasta temas pop alemanes.

"No es un hommage solemne, pero probablemente hay melancolía porque no solo Pina ya no está en la compañía. Yo me fui en 2014 y muchos de mis colegas la están dejando. Ahora, casi diez años después de su muerte, esta pieza también tiene el significado del fin de un período. Aun cuando la compañía tiene su nombre, es completamente diferente porque hay una nueva directora artística (Adolphe Binder) y la mayoría de los bailarines que están ahora nunca conocieron a Pina ni trabajaron con ella", cierra Morganti.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia