Dólar Obs: $ 949,10 | 0,56% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 37.588,65
IPC: -0,10%
Charla se realiza en el Centro de Estudios Avanzados y Extensión PUCV:

Exponen sobre la figura de Stalin

lunes, 08 de enero de 2018

Mateos Correa
Cultura
El Mercurio

El filósofo norteamericano Joshua Rubenstein hablará esta tarde sobre su libro "Los últimos días de Stalin", en el ciclo "El mundo a 100 años de la Revolución Rusa".



La noche del 28 de febrero de 1953, Stalin estaba en su residencia, en el distrito de Kunstevo, junto con los miembros del Presidium: Beria, Malenkov, Kruschev y Bulgain, quienes pasaron ahí la velada y parte de la mañana. Al día siguiente, su criada Matryona Petrovna lo encontró en el suelo inconsciente, con la misma ropa del día anterior y empapado en su propia orina. Cinco días después, Stalin muere y la historia de la ex Unión Soviética cambia drásticamente.

"El equipo de seguridad de Stalin estaba bajo órdenes estrictas de no entrar a su pieza si él no los invitaba; el llamado nunca llegó... A las 22:00 horas, los guardias, que ya estaban muy nerviosos, encontraron un pretexto para entrar: había llegado un correo del Kremlin y Stalin debía verlo", relata Joshua Rubenstein, autor de "Los últimos días de Stalin" (2016).

En este libro, el filósofo narra los meses previos a la muerte del dictador, su rápido e inesperado deceso y la reconfiguración de las relaciones internacionales. Su investigación abarcó el estudio de distintos textos y libros de la historia de la Unión Soviética y de las relaciones soviético-norteamericanas, proporcionados por la biblioteca de Harvard, además de una entrevista que realizó al hijo de Nikita Kruschev, Sergei Kruschev.

Joshua Rubenstein fue invitado por el Centro Global de la Universidad de Columbia en Chile, para analizar su libro en el ciclo de conferencias "El mundo a 100 años de la Revolución Rusa". Su charla será hoy, a las 18:30 horas, en el Centro de Estudios Avanzados y Extensión de la PUCV (Antonio Bellet 314. Inscripciones gratuitas en cea.santiago@pucv.cl y al 223445811).

El filósofo también ha profundizado en la cultura política de la ex Unión Soviética en sus libros "Shot by Shot: el Holocausto en el territorio soviético ocupado por Alemania" (2014), "Disidentes Soviéticos" (1980), "León Trotsky: una vida revolucionaria" (2011). "Lealtades enmarañadas: Vida y época de Ilya Ehrenburg" (1999), "El archivo de la KGB Andrei Sajarov" (2005) y "El pogromo secreto de Stalin" (2001).

-¿Por qué la figura de Stalin sigue siendo tan llamativa y enigmática?

"Stalin, por toda su brutalidad, creó un sistema que tardó décadas en derrumbarse, incluso después de su muerte. Todavía en Rusia, y a lo largo de la mayor parte de la ex Unión Soviética, no hay suficiente respeto por los valores democráticos. Esta es una consecuencia del estalinismo".

En 1953, Stalin mandó a encarcelar a todos los médicos judíos, acusándolos de conspirar contra líderes soviéticos. "Stalin murió pocas semanas después de este anuncio -explica el autor-. El régimen tuvo que tranquilizar a la población y señalar que había caído enfermo debido a causas naturales. Los doctores encarcelados fueron liberados y el Kremlin condenó los horribles ataques relacionados con la persecución de los médicos, pero no usó el término antisemitismo ni se refirió a los judíos".

-¿De dónde proviene su interés por escribir sobre la Unión Soviética?

"Estudié ruso en Columbia, pero no estudié historia. Más tarde, cuando decidí ser escritor, me encontré atraído por el tema de los derechos humanos en la Unión Soviética. Yo estaba entre las primeras personas en Occidente en escribir sobre el movimiento disidente soviético. Este interés me llevó a escribir sobre el Ilya Ehrenburg, León Trotsky, y el Holocausto en territorio soviético ocupado por Alemania".

-¿De qué manera influyó la figura de Stalin en los últimos años de la URSS y posterior Rusia?

"Según encuestas de opinión pública confiables en Rusia, hoy sigue siendo una figura ampliamente respetada. Esto es una tragedia para Rusia, que parece olvidarse rápidamente de su propia historia. El respeto a Stalin y el compromiso con los valores democráticos se contradicen. Putin parece que quiere que la gente recuerde a Stalin como un líder que dirigió la lucha contra Hitler e hizo la Unión Soviética".

-¿Cómo reaccionó Estados Unidos tras la muerte de Stalin?

"Creo que Estados Unidos, encabezado por el Presidente Eisenhower, perdió la oportunidad de ayudar a desactivar la guerra fría. Estoy convencido de que los herederos de Stalin estaban abiertos a negociar un nuevo acuerdo en Europa, pero nadie puede decir con certeza lo que pudo haberse logrado si Eisenhower se hubiera reunido con los nuevos líderes del Kremlin en la primavera de 1953. Es una oportunidad que se perdió. Eisenhower y sus asesores no apreciaron cuánto cambió Moscú luego de la muerte de Stalin. Temían que la situación empeorara, tanto para el pueblo soviético como para las relaciones con Occidente. Estaban equivocados en ambos casos".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia