Dólar Obs: $ 793,47 | -0,54% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 36.057,27
IPC: 0,30%
Múltiples centros ofrecen la modalidad en Chile:

Electrofitness, el polémico y novedoso entrenamiento de moda que combina ejercicios y electricidad

domingo, 17 de diciembre de 2017

Janina Marcano Fermín
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

El sistema consiste en la estimulación muscular a través de descargas eléctricas. Al mismo tiempo que se populariza, algunos accidentes han sembrado la duda de si sus riesgos son mayores a sus beneficios.



Lograr en 20 minutos los resultados que costarían dos horas de entrenamiento duro. Eso es lo que promete el electrofitness, también conocido como electroestimulación, un nuevo sistema de entrenamiento que se basa en la aplicación de electricidad al cuerpo, a través de un traje que pesa aproximadamente dos kilos y al que se le conectan electrodos. El objetivo es generar movimientos involuntarios, simultáneamente, a 350 músculos.

"Se busca el fortalecimiento global de la musculatura, desarrollar fuerza y también la pérdida de grasa", explica Fabrizzio Cabrera, fisioterapeuta deportivo y entrenador de Body Life, uno de los múltiples centros que ahora ofrecen este servicio en Santiago.

Para potenciar los efectos, la práctica se combina con ejercicios convencionales. Margarita Rojas (50) lleva un año y 10 meses mezclándolo con pesas, mancuernas y pelotas. "El cambio se ve principalmente en que los músculos están más tensos". Hasta ahora, cuenta, ha bajado ocho kilos, en combinación con una alimentación sana.

Pero no todo ha sido positivo. A medida que el electrofitness se masifica, han aparecido casos de graves consecuencias para la salud, los que han sembrado la duda de si los riesgos son mayores a los beneficios. El más reciente fue el de una joven argentina, de 23 años, que quedó paralizada después de una sesión y terminó en terapia intensiva, según reportó la prensa local el pasado octubre.

"La electroestimulación siempre ha sido interesante como entrenamiento", dice Rodrigo Carrasco, kinesiólogo y académico de la Universidad San Sebastián.

"El problema de este sistema es la forma selectiva en la que se estimula. Los humanos tenemos una forma natural de contraer los músculos y en este ejercicio se hace a la inversa, para provocar una sensación de fuerza", dice. Además, asegura que los beneficios de la práctica para personas sanas no están probados.

"No hay evidencia de que un músculo sano se beneficie de la corriente y aumente sus niveles de fuerza", dice.

No para todos

"Es cierto que los mayores resultados se logran en personas con lesiones, pero en los sanos hay efectos, menores, pero sí se potencia el entrenamiento", opina Miguel Ángel Rodríguez, entrenador de Fit Body Kennedy, un centro que inició actividades hace dos meses.

Existen riesgos asociados a la frecuencia de las descargas eléctricas, que si llegara a ser excesiva produciría rabdomiólisis, explica Carrasco. "Se destruye el músculo, el componente celular se aloja en el riñón y la persona puede necesitar diálisis de por vida".

A pesar de esto, el académico afirma que no está totalmente en contra de este sistema, pero advierte que solo debería realizarse si lo dirige un kinesiólogo.

Cabrera, entrenador de Body Life, dice que su equipo se prepara con kinesiólogos, preparadores físicos y médicos, en un entrenamiento teórico-práctico que dura dos días.

"El desafío es la frecuencia bien regulada y, estando frente a un profesional, los resultados son positivos y visibles. En el caso contrario, claramente podemos ver reacciones adversas", dice, y agrega que el ejercicio se debe realizar solo dos veces por semana.

Existen al menos 10 patologías que están contraindicadas con el electrofitness. Es la advertencia de Paola Riffo, fisiatra de la Clínica Alemana. Artritis, trombosis, fiebres, procesos bacterianos, embarazos, marcapasos, tuberculosis, tumores y várices son algunas de ellas.

"En los sedentarios también es delicado, al igual que en adultos mayores, porque los músculos no están acostumbrados. Los mayores tienen fibras musculares más finas y pueden pasar solo minutos para que se genere un daño", dice Carrasco.

Sin embargo, Cabrera asegura que en ambos grupos los efectos son positivos, sobre todo en ancianos. "Hay estudios que hablan de la recuperación de habilidades motoras gracias a la electroestimulación".

La doctora Riffo aclara que estos ejercicios no reemplazan los beneficios de la actividad física convencional. "Si esto daña o no al estimular 350 músculos al mismo tiempo no es definitivo, pero sí se sabe que la mejora en la capacidad cardiovascular a través del ejercicio no se logra con el electrofitness".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia