Dólar Obs: $ 672,41 | -0,90% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
Octavio Rivero, delantero del Cacique:

"Colo Colo es un estilo, no una moda"

domingo, 10 de diciembre de 2017

Guillermo Cancino O.
Deportes
El Mercurio

El ariete uruguayo pasó de postergado a protagonista. "Llegué a este club para ser campeón y es un sueño concretarlo", dice.



"¿'El hermoso del gol'? Jaja; sí, he visto que me han etiquetado así en Twitter. Me hace mucha gracia, me lo tomo con humor. A veces me joden con esas cosas mis compañeros. Yo soy muy tranquilo y humilde, ¡pero también te pone contento un apodo así, eh!", dice sonriendo Octavio Rivero, atacante de Colo Colo y una de las figuras en la campaña del cuadro campeón del torneo de Clausura.

El uruguayo, de 25 años, amante de los perros (tiene dos ejemplares: "Tomy" y "Tumbero"), no duda su respuesta al plantearse qué significa Colo Colo: "Este club es un estilo, no una moda. Nada es pasajero. Tiene una gran trayectoria, que resalta a nivel nacional y también en América. Aprendes a jugar con presión, con millones de personas analizando cada movimiento tuyo. Después del triunfo ante Everton, las personas salieron a la ruta a saludarnos; eso muestra, entre otros tantos ejemplos, la importancia de este equipo en el diario vivir de sus hinchas. Llegué a este club para ser campeón y es un sueño concretarlo, la alegría es indescriptible", resalta el "charrúa".

El punto de quiebre

Después de un semestre irregular, en la recta final del campeonato Rivero se convirtió en protagonista.

La expedición alba a Temuco, por la undécima jornada del Transición, no pudo tener un desenlace más amargo. El Cacique perdió por la cuenta mínima, Pablo Guede se enfrascó en una fuerte disputa verbal con el árbitro Patricio Polic y, quizás el conflicto más grave, Esteban Paredes fue suspendido por dos partidos.

Comenzaba la recta final del certamen y el cuerpo técnico albo se quedaba sin su agente ofensivo de mayor peso. Guede y compañía dieron un vistazo al panorama: las opciones más a la mano eran los jóvenes Iván Morales y Carlos Villanueva.

Más atrás aparecía Octavio Rivero, sin duda el recambio lógico. Pero el uruguayo no lograba cautivar a su entrenador: a comienzos de semestre se mosqueó porque Blanco y Negro (ByN) no aceptó su partida a Belgrano de Córdoba y, después, pidió no ser considerado para el desafío ante O'Higgins.

Y si bien al tiempo ofreció disculpas, públicas e internas, en la intimidad popular cuentan que no entrenaba para ser titular. "Sabíamos de su potencial, de sus condiciones, pero sentíamos que no estaba dando todo", confidenciaron.

Días antes de recibir a los hispanos, Guede volvió a ratificarle su confianza. Antes, sin embargo, Rivero sostuvo una conversación con los grandes referentes del equipo: Agustín Orión, Julio Barroso, Jorge Valdivia y Esteban Paredes.

"¿Quieres ser campeón?", le preguntaron. Rivero no titubeó: "Sí", respondió. "El 'profe' volverá a confiar en ti, pero no puedes fallarle, ¿está claro? Tienes que romperte el culo", fue el mensaje que llegó a oídos del uruguayo.

Y Rivero no falló: ante Unión Española aportó un gol y cedió otro. Volvió a celebrar frente a Everton, Curicó y ayer contra Huachipato.

Terminó de titular, y con Paredes formó una dupla letal.

' ' ¿'El hermoso del gol'? Jaja; sí, he visto que me han etiquetado así en Twitter. Me hace mucha gracia, me lo tomo con humor".

'' Pasé momentos difíciles y ahora estoy feliz, porque logramos revertir todo. Además, el embarazo de mi mujer me ayudó a levantar mi moral".

'' Agradezco a mis compañeros, porque por lo que pasó a principios del torneo podrían haber dudado de mi compromiso, pero siempre me apoyaron".

'' Derrotar a Everton sobre la hora nos ayudó a tomar fuerza. El título es un premio al trabajo y a la humildad". OCTAVIO RIVEROS, ayer en Concepción.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia