Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,24%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
El polifuncional se afianzó como uno de los más regulares:

Claudio Baeza, el comodín que nunca falló en el campeón

domingo, 10 de diciembre de 2017

Claudio Herrera
Deportes
El Mercurio

"Serrucho" rinde como volante y defensor. "Corre bien la cancha, desahoga y lee el juego, acierta en todo", grafica Rodrigo Meléndez. En el vestuario aprecian su capacidad de escuchar y la pasión para competir. Un canterano con cinco coronas.



"Tiene mucha pasión y disciplina, lo que es difícil de encontrar en los chicos en estos tiempos. Escucha a los más viejos y lo aplica después", valoraba Julio Barroso cuando definió el secreto de Claudio Baeza, el angelino que ganó estatus en Pedrero.

"Serrucho" no la tuvo fácil en el ciclo de Pablo Guede. En el Clausura 2016 recién agarró camiseta de titular en el quinto partido. En el primer semestre de este año fue retrocedido a la zaga después de que Matías Zaldivia se rompiera los cruzados, misión que conoció con José Luis Sierra. En el Transición, tras la venta de Esteban Pavez, retomó el trajín del mediocampo.

"Claudio corre bien la cancha, desahoga y lee bien el juego, acierta en todo. Aprendió a jugar muy simple, y para eso se necesita destreza técnica. Debe ser el mejor volante de contención del país junto a Lorenzo Reyes", sostiene Rodrigo "Kalule" Meléndez, que puede hacer un libro sobre la función.

Baeza, que hoy les cuida las espaldas a Jaime Valdés y a Jorge Valdivia, llegó a los 14 años desde Los Ángeles a Macul. Atrás quedaron la población Santiago Bueras y el club barrial Juventud Bolsón. "Claudio jugaba de '10', tenía gran riqueza técnica, siempre fue poco expresivo para mostrar emociones, muy cerrado con la gente que desconoce, me cautivó su humildad para escuchar", aporta Pedro Jaque, ex defensor de Cobreloa, que promovió al muchacho en Santiago.

Baeza debutó en el primer equipo con Omar Labruna al mismo tiempo que jugó el Mundial Sub 20 de Turquía. También compitió en Toulon, bajo las órdenes de Claudio Vivas. En las menores hizo fama con su pegada, que reflotó este semestre cuando Guede le entregó todas las pelotas detenidas, hábito que luego modificó.

Pablo Contreras lo apadrinó en el vestuario, y el vínculo perduró. "Claudio es como mi hermano chico. Tiene una ubicación brillante, sabe meterse entre los centrales, es inteligente para entender el juego, no tiene mucha estatura, pero siempre gana por arriba. Es simple, algo muy difícil en el fútbol, y tiene pase entre líneas, que es lo más buscado en Europa. Tiene hambre, porque la mayoría de los futbolistas venimos de lugares precarios y queremos entregarles algo mejor a nuestras familias, y su caso no es la excepción".

'' Claudio es como mi hermano chico. Es simple, algo muy difícil en el fútbol, y tiene pase entre líneas, que es lo más buscado en Europa". PABLO CONTRERAS, ex compañero.

'' Siempre lo llevamos de a poco, y no nos equivocamos. Juega bien en todos los puestos, pero para mí es un volante mixto". HÉCTOR TAPIA, ex técnico de Colo Colo

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia