Dólar Obs: $ 683,41 | -0,11% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.869,94
IPC: 0,60%
María Teresa Ruiz

lunes, 04 de diciembre de 2017

Economía y Negocios



En un fichero de la Universidad de Chile, cuando todavía estudiaba ingeniería civil, encontró una práctica de verano en el cerro Calán. Fue allí donde le dieron una pincelada de conocimiento sobre astronomía pero solo al final, cuando pudo ir a cerro Tololo a hacer observaciones con el telescopio decidió su futuro. “Miré el cielo en una noche sin luna, y estaba la vía láctea en todo su apogeo, fue como un flechazo. Siempre he sido copuchenta y pensé: de todo esto no sé nada y nosotros somos parte de esto. Fue un momento que puedo recordar la hora y el día en que dije, que si me daban los talentos, iba a poner todo el esfuerzo necesario para ser astrónoma”, cuenta María Teresa Ruiz.

En 1971 se obtuvo la Licenciatura en Astronomía por la Universidad de Chile y posteriormente continuó sus estudios en la Universidad de Princeton, donde obtuvo un doctorado en astrofísica.

En 1997 fue la primera mujer en recibir el Premio Nacional de Ciencias Exactas. Actualmente preside la Academia Chilena de Ciencias, donde fue electa por unanimidad.

Este año, además, fue destacada con el Premio L"Oréal-Unesco a Mujeres en Ciencia (Women in Science Award), por el descubrimiento de la primera estrella enana café en las proximidades del sistema solar, llamada Kelu -rojo en mapudungún-, además de su trabajo en la comprensión de estrellas tenues, y en el final de su evolución.

Fue directora del Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (CATA), profesora titular del Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile y directora del Departamento de Astronomía entre 2001 y 2005. Hoy ocupa su tiempo liderando la Academia e investigando con un equipo en el radiotelescopio ALMA, buscando planetas extrasolares en distintos ambientes para entender qué tipo de planeta es más común en cierto tipo de estrella.

“Cuando estudiaba miraba a las mujeres jóvenes conversando o jugando con sus niños y me preguntaba si estaba haciendo lo correcto. A estas alturas de la vida, estoy pasándolo muy bien. La astronomía, la ciencia, es como estar resolviendo puzzles permanentemente: te maravillas cuando encuentras un secreto que antes no habías entendido y eso pasa todos los días”, concluye.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia