Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.026,12
IPC: 0,20%
Eliana Ceruti, Pediatra Broncopulmonar

lunes, 04 de diciembre de 2017

Economía y Negocios



Brillante alumna de la carrera de medicina en la Universidad de Chile, Eliana Ceruti menciona con orgullo haber sido formada en la misma casa de estudios donde su padre impartía clases. “Les debo mucho a mis padres porque no era habitual que las mujeres entraran a la universidad entonces. Desde muy chiquitita, salía a caminar con mi papá y me decía ‘las mujeres son tan inteligentes o más que los hombres. Fíjate que la única persona que tiene dos premios Nobel en el mundo es una mujer que se llama Marie Curie, y me contaba su historia. Con un estímulo así, era fácil entrar a la universidad… Ya lo creo que tuve suerte”, afirma la doctora.

Finalizada la carrera, inmediatamente continuó su formación de postítulo en el Hospital Manuel Arriarán, donde conoce al que probablemente se constituirá en su más importante mentor en su carrera académica, el Premio Nacional de Medicina, Julio Meneghello. Ceruti recuerda que en esa época la mortalidad infantil era tan alta que todos los días tenía que decirle a una madre que su hijo había muerto. “Era muy llorona, no me da vergüenza decirlo. De hecho prefirieron designar a otro doctor que informara a los padres. Era tremendo, cuando uno compara con lo que está pasando hoy día, no tiene nada que ver”, señala.

Posteriormente estuvo dos años en Estados Unidos, becada en el Cardiovascular Research Institute, en San Francisco, uno de los mejores centros para aprender sobre enfermedades respiratorias. Allí participó de programas pioneros para estudiar la temperatura y ambientación de los recién nacidos. De vuelta en Chile tomó el centro como modelo para formar el primer laboratorio de congestión pulmonar en el país. Se creó también la primera especialidad de enfermedades respiratorias pediátricas, cuando por fin se empezó a erradicar la tuberculosis, y ayudó a crear la primera beca en esta especialidad, que recibió doctores de todo Latinoamérica.

Dice que lo que más ha disfrutado en su carrera es la docencia. Hoy, dos de sus hijas son médicos y también lo es su nieta mayor. “Creo que es una carrera en que uno entrega mucho pero también recibe mucho. Lo que uno recibe de la madre y los niños, creo que no se da en otra parte. Ver que ese niño lo puedes dar de alta y entregarlo a su mamá, para mí eso es una maravilla”, concluye.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia