Dólar Obs: $ 698,72 | 0,35% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.814,42
IPC: 0,60%
Carolina Carrasco, Directora, Bendito Teatro

lunes, 04 de diciembre de 2017

Economía y Negocios



Carolina Carrasco egresó como actriz de la Universidad de Chile fascinada con trabajar sobre las tablas, pero una invitación a participar en una obra junto a un grupo de estudiantes con síndrome de down hizo que le diera un nuevo sentido a su vocación. Partió siendo asistente de dirección del taller de actuación a directora de una compañía profesional que llamó Bendito Teatro. Hue hoy cuenta con un elenco estable, compuesto por jóvenes con discapacidad cognitiva, que tienen entre 18 y 32 años, y ya suman más de diez años de estrenos.

Carolina Carrasco cuenta que los actores tienen que hacer audiciones para entrar a la compañía y se someten a la rigurosidad que exige el teatro. Ensayan tres veces a la semana por cuatro horas seguidas durante todo el año. “El trabajo tiene que ser constante. Hay algunos procesos que son un poco más lentos por la discapacidad intelectual, pero la fuerza está en trabajar desde esa discapacidad, con su forma particular de hablar y su forma de mirar la vida”, señala.

El contenido de las obras que realizan surge de improvisaciones que realizan a lo largo del año, que se recogen y arman con la lógica de una historia dramática. “La gente ve los montajes que hacemos y ve actores y actrices dándolo todo arriba del escenario, contando una historia de ficción, y a veces hablando de su propia vida. Ahí pasa que se quedan con el contenido y con lo hermoso o fuerte del montaje, y se les olvida que tienen síndrome de down”, dice.

Dice que varios de los actores han capturando nuevos espacios al descubrir sus capacidades en la compañía. Cuenta que una de las actrices inicialmente era incomprensible en su hablar y se negaba a ir al fonoaudiólogo, pero le pidió a su mamá que la llevara para poder decir un monólogo en una de las obras. “Yo no hago asistencia social, no soy psicopedagoga, pero el teatro —como trabajas con tu cuerpo, personalidad y espíritu— es inevitablemente terapéutico”, concluye.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia