Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.026,12
IPC: 0,20%
En un documento enviado a "El Mercurio" acusa "torpeza y deslealtades".

Eduardo Aninat renuncia a la DC: "Empieza a apagarse inexorablemente la llama de la opción humanista de centro"

viernes, 24 de noviembre de 2017

Camila Miranda
Economía y Negocios
El Mercurio




Siguen los coletazos al interior de la DC tras el magro resultado electoral en primera vuelta de su abanderada, Carolina Goic, la merma de votación en las elecciones parlamentarias y las posteriores recriminaciones.

El ex ministro Eduardo Aninat renunció antenoche a su militancia de más de 30 años en el Partido Demócrata Cristiano. Si bien el economista había congelado su participación meses atrás, ahora tomó la decisión de renunciar definitivamente al partido, ante lo que calificó como "torpeza y deslealtades" al interior de la colectividad, que no ayudan a la unión y renovación que el partido necesita, según explica en un documento que envió a "El Mercurio".

El miércoles 22 de noviembre, Aninat fue personalmente a la sede de la DC en la Alameda a dar cuenta de su decisión. Al estar el secretario del partido en Valparaíso, lo llamó por teléfono para informarle, tras lo cual se retiró caminando, no sin antes tomar fotos de recuerdo de las imágenes de los líderes emblemáticos de la decé.

El siguiente es el escrito textual en que el economista y ex titular de Hacienda del gobierno de Eduardo Frei Ruiz-Tagle explica las razones de su renuncia.

Ayer fue un día triste y a la vez solemne.

Triste, porque interrumpí treinta años de militancia continua en el Partido Demócrata Cristiano, y me fui.

Solemne, porque el sustantivo peso de las razones profundas que me llevaron a retirarme -pensando en el futuro largo de Chile- superó esta vez a la nostalgia, las memorias amables o la simple inercia.

Meses atrás había congelado mi militancia, pero lo había hecho con la esperanza de que la limpia y valiente campaña de Carolina Goic fuese el baño de unidad y renovación del PDC que todos necesitábamos.

Nada de eso ocurrió: hubo torpeza y deslealtades.

Hoy en día asistimos a un espectáculo negativo: proliferan y vocean los faccionalismos; cunden el disenso y el pesimismo.

Algunos parlamentarios recién elegidos sacan cuentas interesadas y alegres.

Otros corren hoy día a sumarse, apresurados, al candidato de la Nueva Mayoría.

Con mucha tristeza y directa honestidad personal, debo afirmar que todo ello es el comienzo del fin. Empieza a apagarse lenta, accidentada e inexorablemente la llama de la opción humanista de centro, que tanto contribuyó al país. Aquella que le dio a Chile estabilidad y progreso social decidido con líderes de la talla de Manuel Bustos, Bernardo Leighton, Eduardo Frei, Patricio Aylwin.

Es una hora triste y muy compleja, en un país que, perplejo, permanece expectante.

Eduardo Aninat Ureta

Ex Ministro de Estado.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia