Dólar Obs: $ 634,82 | -0,14% IPSA 0,00%
Fondos Mutuos
UF: 26.699,16
IPC: 0,60%
Compañía de Música Contemporánea:

Sonidos actuales

martes, 14 de noviembre de 2017

Jaime Donoso A.
Cultura
El Mercurio




Desde hace 27 años, el Instituto de Música de la Universidad Católica nos trae en el mes de noviembre su Festival de Música Contemporánea. Instancia ya convertida en tradición, nos permite calibrar el estado actual de la composición en Chile y su cotejo con las obras de autores consagrados, nacionales y extranjeros. El sábado se le dio el vamos con un concierto de guitarra, otro de piano y percusión y, al final del día, en el Salón de Honor de la universidad, la Compañía de Música Contemporánea de la Universidad de Chile ofreció un programa con obras de Miguel Letelier (1939-2016), Christian Vásquez (1969), Macarena Rosmanich (1981) y Witold Lutoslawski (1913-1994).

La mezzo Claudia Godoy, junto a ocho músicos, dieron vida a la "Fantasía" (1970) de Letelier. Como su nombre lo indica, las ideas del compositor vuelan libremente, sin ataduras, y la voz se inserta en el ensamble, sin textos, con vocalizaciones que van desde el murmullo al alarido alcanzando un clímax estremecedor. Claudia Godoy, cuya presencia es garantía de calidad, una vez más demostró su profesionalismo con su voz generosa y de atractivo timbre.

El programa continuó con obras de dos compositores chilenos residentes en Alemania: Christian Vásquez y Macarena Rosmanich. De Vásquez, "Triángulo X2" y de Rosmanich, "Sombras".

La obra de Vásquez oscila entre estáticos pedales e irrupciones estentóreas del piano y la percusión y despliega un verdadero catálogo de "efectos especiales" para desembocar al final en una inundación sonora muy extensa y con una intensidad llevada al límite de lo soportable. "Sombras", de Rosmanich, se inicia con un muy atractivo "barullo" de pizzicati y a través de un exhaustivo uso de glissandi da origen a un "coro de plañideras" que confiere a la obra una identidad particular.

El polaco Lutoslawski es un clásico del siglo XX. De él se estrenó en Chile su obra "Slides", que dedicara al compositor Elliot Carter con ocasión de su octogésimo cumpleaños. Compuesta para 11 ejecutantes (flauta, oboe, clarinete, fagot, trombón, piano, percusión, violín, viola, chelo y contrabajo), revela claramente los procedimientos aleatorios característicos del compositor (el "azar controlado"), a través de una estructura de varios episodios puntuados y separados por las señales de la percusión que va colocando los hitos del discurso.

Los integrantes de la Compañía de Música Contemporánea, bajo la conducción sobria y certera de Carlos Valenzuela, exhibieron un excelente y riguroso trabajo, y el público, aunque exiguo, supo valorar la calidad del grupo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia