Dólar Obs: $ 761,34 | 0,57% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.664,66
IPC: -0,10%
Los colegios y sus alumnos demandan cada vez más ancho de banda:

Los problemas de conectividad en las escuelas aumentan las brechas educativas

domingo, 15 de octubre de 2017

Alexis Ibarra O.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Lo digital permite que un niño en Mulchén acceda a los mismos recursos educativos que uno de un Liceo Bicentenario de Santiago. Pero una internet de mala calidad impide usarlos. Las licitaciones de planes datan de 2011 y algunos colegios no los han renovado. Urge un cambio acorde a la evolución tecnológica, pero también inversión en infraestructura, porque en algunos lugares la red simplemente no llega.



"Hemos trabajado en incorporar contenido educativo digital. En cada aula tenemos un televisor inteligente (Smart TV) que el profesor controla con su tableta. Los alumnos de séptimo a segundo medio tienen una tableta que usamos con aplicaciones y otros recursos", dice Daniel Portilla, jefe de UTP del Colegio Santa Isabel de Hungría, de La Cisterna, un establecimiento particular subvencionado donde el 60% de sus alumnos es considerado vulnerable.

Sin embargo, la internet que se les proporciona por el "Programa de Conectividad para la Educación" se hizo insuficiente y frena ese impulso digital. "Con varios dispositivos conectados teníamos problemas".

De ahí que decidieran emplear fondos de la Subvención Escolar Preferencial para contratar dos conexiones. La original era de tan solo 1 Mbps multiusuario ($43.732). Ahora tienen una de 12 Megas ($23.658), que usan para temas administrativos, y otro plan de fibra óptica de 36 Mbps ($ 485.340), que es el que les da la conectividad para los alumnos y profesores.

Atraso digital

Victoria Marshall conoce de cerca la realidad de la conectividad en las escuelas. Es directora de Compumat, que provee un software multimedia para aprender matemáticas. Lo usan 200 establecimientos. "Muchas veces nosotros tenemos que hacer el rol de técnico y solucionamos los problemas. En algunos colegios, simplemente la internet no sirve para conectarse a aplicaciones que requieren que en un curso cada alumno use un computador".

Hay casos en que se ha hecho la inversión para contar con el programa, pero recién se comienza a trabajar en agosto, por problemas técnicos. Otras veces tienen que usarlo offline porque la internet no da (requieren de 10 Mbps). "Los colegios tienen muy poco conocimiento de su realidad tecnológica. Dicen 'tenemos seis megas', pero apenas tienen dos", aclara.

Según Marshall, a comienzos de la década sí hubo una preocupación por dotar a las escuelas de laboratorios y conectarlos, pero ese impulso se detuvo. "Lo que era suficiente en 2010, ya no alcanza ante las necesidades de niños que están acostumbrados a los multimedios. Es una constante actualización, y en tecnología si no se avanza, se retrocede", agrega.

Comparte su opinión Hugo Martínez, ex director de Enlaces y director académico de Colegium, quien acusa un contrasentido en las políticas del Estado. "Se les pide a los proveedores de contenido que generen más recursos digitales y en séptimo básico se les entrega a los niños un computador o tableta. Pero no se saca nada con eso si no pueden conectarse en el aula. Una escuela que tiene una internet de mala calidad, es una escuela que tiene menos oportunidades".

Los colegios particulares tienen más recursos y están en zonas donde la infraestructura de conectividad es buena, dice Martínez, "pero no es así en escuelas básicas que no pueden acceder a planes de calidad, y esto provoca que las brechas se reproduzcan", advierte.

En pleno centro de Santiago, el Instituto Superior de Comercio Eduardo Frei Montalva (1.300 alumnos) tiene problemas similares. "El uso que los profesores y alumnos le dan a la red ha crecido y hay colapsos cuando dos cursos trabajan en los laboratorios, que es común que suceda. Cuando usamos plataformas de evaluación yo les digo a mis alumnos que por precaución escriban las respuestas en una hoja, por si se cae el sistema", cuenta Pedro Figueroa, jefe de UTP.

Comunas sin internet

En 2011 se creó el "Programa de conectividad para la educación", en que el Estado se hace cargo del costo de la conexión tras un llamado a licitación entre las empresas de telefonía para que ofrezcan planes para cada escuela. Ellas eligen la mejor oferta.

"El proyecto cuenta con una herramienta de seguimiento y control, llamada Administrador de Banda Ancha (ABA), cuya función es verificar que los servicios de conectividad contratados sean los que efectivamente se están entregando. Adicionalmente, atienden y hacen seguimiento a las consultas de los establecimientos, generando una solución en conjunto con los operadores", dice Marcelo Vera, director de Enlaces.

Según explica, por cada 100 alumnos hay disponibles 3 Mbps. Los liceos urbanos de matrícula alta tienen soluciones del orden de 100 Mbps por fibra óptica (ver infografía). Sin embargo, en algunos casos, por situación geográfica, solo se permite una conexión limitada. Aunque cree "que la conectividad provista permite el uso de herramientas que son de gran utilidad para estudiantes como para profesores".

El ABA recibe mensualmente un promedio de 290 reclamos, dice la Subsecretaría de Telecomunicaciones, Subtel. "Lo que sí hay son muchas solicitudes de aumento de la velocidad, porque la que tienen no les sirve para sus requerimientos", dice el subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez.

Esta herramienta también monitorea el uso que se le da a la red para sugerir incrementos en las velocidades, pero es resorte del Ministerio de Educación solicitar los recursos a la Dirección de Presupuestos (Dipres). "Nosotros podemos decirle al Mineduc que se necesita más velocidad, pero muchas veces no existe la infraestructura para brindarla. A 10 km de Concepción, por ejemplo, una escuela simplemente no tenía conectividad", advierte.

Según el subsecretario, el 80% de la infraestructura y la inversión se concentran en 26 ciudades. "Hay tres millones de conexiones fijas en Chile y el 49% de ellas está en la Región Metropolitana. Diez comunas no tienen conectividad fija y 92 no superan los 10 Mbps".

Un nuevo Plan Nacional de Infraestructura Digital en construcción establece que el Estado deberá entregar la infraestructura necesaria en lugares que no son negocio para las empresas. Para ello se incluye la realización de un levantamiento de las necesidades de conectividad de Educación, como un área prioritaria. Otro punto es ampliar la cobertura de fibra óptica, necesaria para entregar internet de calidad.

"El plan de conectividad para la educación se diseñó en 2011. En ese entonces, el foco era dar conectividad a las escuelas. Ahora se demanda más ancho de banda y es un escenario totalmente distinto. La conectividad que se contrató en 2011, efectivamente, se está quedando corta para las necesidades actuales de los estudiantes", dice Catalina Vera, asesora en Regulación e Infraestructura TIC en Subtel, quien aclara que hay escuelas que tienen la misma conexión de 2011, pero a otras se les actualizó en 2015.

''Hoy día, más que nunca, es imperativo dotar de buena conectividad a las escuelas, para que los niños tengan mejores oportunidades y se puedan desarrollar, independientemente del lugar en que vivan. Esto va de la mano de inversión en infraestructura". CATALINA VERA ASESORA EN REGULACIÓN E INFRAESTRUCTURA TIC, SUBSECRETARÍA DE TELECOMUNICACIONES

''Cuando se planifica una escuela, se sabe con exactitud qué dimensión debe tener una sala para 45 alumnos o cuál es la infraestructura sanitaria necesaria para su funcionamiento. Ya es hora de que comencemos a garantizar una infraestructura digital mínima para los colegios". HUGO MARTÍNEZ DIRECTOR PEDAGÓGICO DE COLEGIUM

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia