Dólar Obs: $ 619,68 | -0,39% IPSA 0,00%
Fondos Mutuos
UF: 26.658,99
IPC: -0,20%
Acostumbrados a los éxitos futbolísticos:

La frustración por no clasificar al Mundial afecta más a los jóvenes

jueves, 12 de octubre de 2017

AMALIA TORRES
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Al ser más exitistas, les cuesta aceptar la derrota. Sin embargo, a diferencia de las generaciones mayores, también son capaces de dar vuelta la página con mayor rapidez, dicen los especialistas.



Una persona de 17 años tenía 10 cuando Chile jugó en el Mundial de Fútbol de Sudáfrica y 14 cuando la Roja llegó al Mundial de Brasil. Ya había cumplido 16 años cuando la Selección se coronó bicampeona de América y hace solo tres meses vio a los jugadores salir subcampeones de la Copa Confederaciones.

Una persona de 17 años puede tener una mayoría de recuerdos de triunfos futbolísticos y por eso la derrota del martes ante Brasil -que dejó a Chile fuera del Mundial de Rusia-, tiene para ellos otro sabor que para las generaciones mayores, para quienes clasificar a un Mundial era un hecho extraordinario.

"Efectivamente vivenciamos una socialización distinta. Nosotros no teníamos la inmediatez de ahora. Los jóvenes, por ejemplo, si mandan un correo y no tienen respuesta al poco rato, se sienten frustrados. Nosotros teníamos más paciencia. Eso, que apunta a la globalización y que va más allá del fútbol, sí incide en que estas generaciones estén más acostumbradas a que las cosas se muevan con mayor dinamismo y que les cueste más aceptar cuando las cosas no son como quieren", dice Marcela Aravena, directora de carrera de Psicología de la U. del Desarrollo.

Con ella coincide el académico de la Escuela de Psicología de la U. los Andes, Nicolás Labbé: "Si a estos jóvenes nunca se les explicitó que se trataba de una generación dorada (de futbolistas), de una generación fuera de la norma, es probable que entiendan que en Chile estamos acostumbrados al triunfo. Puede haber una percepción poco realista de nuestra condición futbolística a lo largo de la historia".

Además, al tratarse de jóvenes acostumbrados a los logros inmediatos y orientados a los éxitos, cuando la realidad no se comporta como quieren, puede sentir mayor frustración. "La realidad está muy lejos de que los deseos se cumplan siempre como uno quiere. Entonces, en la medida que no haya un trabajo en eso, se genera frustración que se puede manifestar en impaciencia, ansiedad, irritabilidad, y en aspectos más graves, conductas agresivas e impulsividad. Así, este partido les puede ayudar a representar que a veces se gana y otras se pierde", dice Labbé.

Según el psiquiatra y ex futbolista León Cohen, si bien es cierto que es una generación con menor tolerancia a la frustración, para él tienen una habilidad distinta: "Cambian fácilmente de foco. Es probable que después del partido se hayan puesto a jugar PlayStation o a ver una película en Netflix. En cambio la gente más adulta nos quedamos dándole vueltas, pensando en el tema. Es diferente la forma de vivir el duelo".

Eso sí, Cohen agrega que muchas de estas personas mayores están intentando recordar los éxitos pasados para superar la derrota ante Brasil. "Ayer (martes) ya había gente que decía, 'Ahora me voy a ver el partido contra España (Chile ganó 2-0 y eliminó del Mundial de Brasil al antiguo campeón del mundo)'. Es como decir: me voy a refugiar en la nostalgia. Eso probablemente no lo hagan las personas más jóvenes".

Sin embargo, sería bueno que lo hicieran, dice Aravena. "Hay que permitir que se expresen, dejar que se conecten con sus emociones, pero también ayudarlos a valorar lo logrado. Hay que ver los aprendizajes que nos dejó esta Selección. Apuntar a perseverar y a esforzarse, pero saber que a pesar de eso, la vida, como el fútbol, es absolutamente incontrolable".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia