Dólar Obs: $ 674,04 | -0,55% IPSA -1,24%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
"Nos decían que no se justificaba producir línea blanca en Chile"

martes, 22 de enero de 2008

CLAUDIA RAMÍREZ y GUSTAVO ORELLANA
Economía y Negocios

Tras más de 20 años en la empresa que desarrolla las emblemáticas marcas Somela, Fensa y Mademsa, el ejecutivo planea su salida de la gerencia general para que ejecutivos jóvenes se dediquen al día a día de la compañía. No sin nostalgia, repasa los desafíos del grupo para el futuro y explica cómo llegó a vencer los cientos de obstáculos que se le presentaron en el camino.



Cirilo Córdova (64) no sólo es el gerente general de CTI (Compañía Tecno Industrial, dueña de las marcas Mademsa y Fensa, entre otras), también es socio accionista y ha participado en los grandes saltos de la empresa.

Un buen ejemplo son las negociaciones que hizo con SigdoKoppers en 1987. En esa época se acercó al grupo SK -o "los Sigdo", como los llama- para recuperar la compañía, intervenida por la banca después de la crisis de 1982. Esto dio origen a una "exitosa" relación de más de 21 años, en la que el grupo SK tiene un poco más del 50% de las acciones, y Córdova con sus socios Juan Elgueta y Wayhi Yousef promedian el 20%.

La experiencia que ha acumulado en más de 20 años de gestión, el momento que vive el sector exportador por la baja del dólar y los desafíos de CTI para este año son algunos de los temas que toca poco antes de su partida en abril próximo.

-Con tanta historia a cuestas, ahora toma la decisión de "no más"

"Es que depende de lo que se llame "no más", porque he estado muchos años ligado a CTI y tengo una parte importante de mi patrimonio en la empresa".

"Mi decisión es muy pacífica, conversada y cordial. Manifesté que quería retirarme de la línea ejecutiva, del día a día de la empresa, que es muy desafiante y exigente, porque la empresa debe seguir el ritmo que impone el mundo".

-Hay que saber adaptarse para seguir ese ritmo.

"Claro. Es entretenido y desafiante, pero ocupa energías".

"Es un ritmo demandante y uno se pregunta ¿por qué no puedo dedicarme a labores más directivas? A lo mejor ahora es más válido para la empresa que maneje el día a día gente con 15 años menos, pero eso no quiere decir que no siga relacionado con CTI ni sus filiales".

-¿Pretende integrarse al directorio?

"Puede ser eso o no, pero siempre con el compromiso de aportar know how y conocimiento en el área metalmecánica. Voy a seguir aportando exactamente igual porque quiero a esta compañía y tengo una parte importante de mi patrimonio en ella".

-Precisamente, ¿cómo compatibiliza los roles de ejecutivo y socio?

"Es muy fácil, es un problema de disciplina mental. En las funciones ejecutivas reporto a un directorio, como cualquier otro gerente general. Por otro lado, si tengo una opinión como accionista, busco el momento adecuado para manifestarlo".

-Ser ejecutivo y accionista a la vez, ¿es un plus?

"Obvio, hace muchos años, cuando fuimos a hablar con "los Sigdo", le dije a Ramón Aboitiz: "no sé cuánto patrimonio de ustedes invertirán en esto, pero yo voy a aportar todo lo que tengo, salvo mi casa, todo el resto de lo que tengo, lo aportaré".

"Es un plus siempre y cuando uno no se confunda, porque hay gente que cree que esto da más libertad. Yo no me tomo ninguna licencia extra, no entro con cara de dueño a la empresa".

-Una vez fuera de CTI, ¿considera que se va a aburrir?

"Por naturaleza no me voy a aburrir, pero, aunque lo piense, otra cosa es con guitarra. Tengo actividades directivas en otras empresas a las que estoy relacionado, y tendré que ver mis otras inversiones. Si me ven de vuelta acá, es porque me aburrí (risas)".

Competir con China

-¿Cómo deja CTI?

"Creo que la dejo fantástica, porque es una empresa que constituye un ejemplo. Muchos analistas decían que es muy difícil que en Chile se justificase la existencia de una empresa de línea blanca, es algo que escuchamos por muchos años, pero hoy CTI es absolutamente competitiva a nivel internacional".

-Pero no todos los momentos habrán sido como éste.

"No digo que hoy no haya problemas, porque de repente vienen corrientes de competitividad. Por ejemplo, preferiría mil veces no tener que competir con productos de China, pero la realidad es ésa. Pero, ¿qué empresa puede decir hoy que camina sobre una autopista pavimentada, con buen clima y con poco tráfico? No, hay buenos y malos momentos. De hecho, digo esto hoy que el tipo de cambio no puede ser más bajo y eso toca en la médula a una empresa del sector, y directamente, a la vena y en tiempo real a las exportaciones".

-En ese sentido, ¿llegó el momento de que el Banco Central intervenga el mercado cambiario?

"Uno puede desearlo, pero eso no va a pasar. ¿Qué puede hacer? Desde el punto de vista de CTI, el tipo de cambio es un factor fundamental, el valor agregado es distinto, la rentabilidad es mayor. Pero si sale a comprar, le venden todo. Y volverá a bajar".

-¿Cuáles son los desafíos para la compañía que deja?

"El desafío es cómo seguir creciendo hacia afuera y mantener nuestra posición relativa al interior del mercado chileno, que es bastante maduro. Somos un actor relevante en América del Sur, y el único país al que no hemos entrado es Brasil".

-¿Es otro desafío?

"Siempre ha sido difícil entrar a Brasil porque todavía es una economía protegida y tiene ciertas diferencias. Sin embargo, no hemos dedicado mucho tiempo en eso porque hemos privilegiado los países del Pacífico".

"Mi decisión es muy pacífica, conversada y cordial. Manifesté que quería retirarme de la línea ejecutiva, del día a día de la empresa, que es muy desafiante y exigente porque hay que seguir el ritmo que impone el mundo".

"Uno puede desear (que el Banco Central intervenga el mercado cambiario, dado el bajo dólar), pero eso no va a pasar. Si sale a comprar, le venden todo. Y volverá a bajar".

‡ Próximos pasos: las fichas en Argentina

Con un mercado interno con poco espacio para crecer, las apuestas de CTI están puestas en el mercado externo. Y si se trata de elegir un país, Cirilo Córdova no duda: Argentina.

"Allá tenemos una posición muy relevante. Hay un fuerte mercado interno y, además, estamos exportando incluso a Chile", dice el ejecutivo, aunque declinó señalar si hay en carpeta aumentos productivos o nuevas inversiones en el país donde son dueños de Frimetal.

-¿Cuál es el próximo salto que dará CTI?

"No sé cuál es el más grande, pero la empresa tiene que seguir creciendo en su capacidad instalada. Siempre los saltos tienen que venir por el lado de las exportaciones o abastecer mercados externos".

"Hasta el momento todo el crecimiento ha venido de Chile; pero, evidentemente, uno tiene que pensar, para el futuro, en salir a otras partes. No digo que salgamos en el corto plazo, pero sí digo que, cuando lo decidamos, tiene que venir desde afuera".

-¿Es más barato producir en Argentina?

"No es eso, pero allá los precios internos son mayores, no obstante hay controles de precios; es una realidad completamente distinta".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia