Dólar Obs: $ 638,37 | -0,42% IPSA 2,25%
Fondos Mutuos
UF: 26.784,32
IPC: 0,10%


Educación técnica: El futuro ya está aquí

lunes, 02 de octubre de 2017


Opinión
El Mercurio




Celebramos la relevancia que ha cobrado la educación técnica y profesional en el debate. Esto se debe en parte a las políticas de la Reforma Educacional. Entre ellas, el impulso de proyectos público-privados, la conformación por parte de la Presidenta de la República del Consejo de Formación Técnico-Profesional, que está elaborando una Estrategia Nacional 2017-2030, integrado por el gobierno, organizaciones empresariales y de trabajadores e instituciones educativas, entre otras; lo que se complementa con 15 Consejos Regionales que, a partir de la visión de desarrollo regional, orientarán la formación.

El gobierno busca así dejar atrás el enfoque desarrollista que ha dominado el debate desde los 60, y que lamentablemente aún no es superado: hoy es clave priorizar el desarrollo económico en forma armónica con la equidad y sustentabilidad, en una sociedad fuertemente globalizada y con una economía basada en el conocimiento.

Esto es incluso más urgente ahora que el acceso a la educación superior técnica ha mejorado considerablemente, gracias al aumento de becas y la política de gratuidad: un 40% de los beneficiados proviene de liceos técnicos y un 64% de los nuevos beneficiados 2017 ha optado por el sector. Y, por supuesto, con la creación de un centro de formación técnica estatal en cada región del país.

Por otra parte, la Reforma Educacional ha considerado fundamental desarrollar un sistema que articule la educación técnica y profesional con la capacitación y certificación de competencias, para el desarrollo de trayectorias educativas y laborales. En ese sentido, el Marco de Cualificaciones que desarrollamos es un gran primer paso.

Eso sí, requerimos que estos desafíos sean abordados también desde la empresa. Por ejemplo, un estudio reciente señala que en Chile más de un 40% de las variaciones en salarios se deben a diferencias entre factores de productividad, distintos al nivel formativo. Es aquí donde el diálogo entre Estado, empleadores y trabajadores cobra aún mayor relevancia.

Respecto de los hallazgos preliminares de la Comisión Nacional de Productividad, coincidimos en la necesidad de promover las habilidades para el siglo XXI en el sistema educativo: esto es urgente e imprescindible. Por esto es que el Gobierno las ha incorporado en su propuesta de bases curriculares para 3° y 4° medio.

Sin embargo, la propuesta de expandir la educación obligatoria dos años nos parece que requiere de mayor análisis en función de la experiencia internacional: los esfuerzos en el mundo apuntan más bien a mantener o incluso reducir los tiempos de formación.

Además, una revisión de los ingresos de egresados de educación técnica superior da cuenta de una enorme variabilidad en función de carreras e instituciones, poniendo en entredicho el aumento de salarios solo por el incremento de los años formativos. Más que eso, creemos necesario desarrollar en los jóvenes y trabajadores, capacidades que les permitan aprender a lo largo de su vida.

La buena noticia es que, si bien queda mucho por hacer, hay consenso sobre los desafíos de futuro que enfrentamos y sobre lo mucho que ha logrado la Reforma Educacional para este sector.

Valentina Quiroga C. Subsecretaria de Educación

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia