Dólar Obs: $ 677,00 | 0,44% IPSA -1,18%
Fondos Mutuos
UF: 27.565,79
IPC: 0,00%
La agenda pro ética requiere una pro crecimiento al interior de cada empresa

lunes, 25 de septiembre de 2017

Economía y Negocios


Patricio del Sol
PhD Stanford University

¿Cómo ser ético? se preguntan los empresarios que quieren colaborar con la agenda pro ética que están promoviendo sus líderes para recuperar la reputación de cara a los chilenos.

Un criterio práctico es que ser ético requiere que las ganancias de los negocios se logren beneficiando simultáneamente a los otros, no a costa del resto.

Una colusión para subir el precio no es ética porque la empresa gana más a costa de los consumidores, sin aumentar el tamaño de la torta. Tampoco lo es ganar pagando bajos salarios o descuidando la capacitación, la seguridad o la salud de los empleados.

De acuerdo a este criterio no es ético ganar a costa de los proveedores o socios minoritarios. Tampoco lo es ganar a costa del medio ambiente, de los recursos naturales no renovables, de la energía y del agua, o bien perjudicando a la comunidad en general.

Menos riesgos de ser ilegítimas tienen las ganancias de empresas innovadoras de alto crecimiento como Crystal Lagoons, que inventó una tecnología única que le está permitiendo crecer explosivamente operando lagunas cristalinas de tamaños ilimitados en todo el mundo.

Para ganar éticamente hay que hacerlo creando nuevas tortas, no usurpándole tajadas a otros.

Michael Novak plantea que el Papa Juan Pablo II logró conciliar la religión y la economía tomando la perspectiva de Joseph Schumpeter, un economista de la primera mitad del siglo pasado que postuló que la esencia de la economía de mercado son la invención y el descubrimiento. Como el Creador, los hombres y mujeres están llamados a ser cocreadores también en el plano económico. “Al volcarse a la historia de la Creación del Génesis como una guía para su reflexión en economía, el Papa Juan Pablo II encontró una manera de cerrar la brecha entre la religión y la economía que Occidente había sufrido por doscientos años. Esto le permitió enfatizar la creatividad de la persona humana, en esencia, la prioridad del capital humano sobre el capital material”, plantea Novak.

Así ser ético requiere cada vez más creatividad. Crecientemente desafiadas por la competencia, los proveedores, los clientes, los reguladores…, las utilidades deben originarse en una búsqueda incesante de innovaciones, que generan valor agregado nuevo para la sociedad, que alcance para que todos ganen: empleados, consumidores, proveedores, socios, medio ambiente y comunidad.

De acuerdo a este enfoque, para ayudar a revertir la creciente percepción en Chile que los empresarios logran prosperidad a costa de la comunidad, las empresas deben comenzar priorizando la innovación en el modelo de negocios que conduzca al crecimiento no solo de la empresa sino que del país.

La agenda pro ética requiere de una agenta pro crecimiento al interior de cada empresa. El gobierno también puede colaborar con la agenda pro ética si descontinua su agenta pro estancamiento, cuyo último resultado fue el rechazo de una inversión de US$ 2.500 millones en el proyecto Dominga.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia