Dólar Obs: $ 770,45 | -0,66% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.833,07
IPC: 0,60%
Concepto llama a confusión:

El llamado "gordo saludable" tiene un riesgo mayor de que su corazón falle

martes, 19 de septiembre de 2017

Sebastián Urbina
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Investigación demuestra que aunque la persona obesa haga actividad física y tenga un metabolismo normal es más probable que sufra un infarto o una falla cardíaca, comparado con alguien activo que tiene peso normal.



Desde finales de los años 90, a raíz de un trabajo pionero del doctor Steven Blair, del Instituto Cooper de Estados Unidos, se viene hablando del "gordo saludable". Se trata de personas obesas, pero que al ser activas tienen un buen metabolismo, es decir, su glicemia, colesterol y presión arterial se mantienen completamente normales. Esto al compararlas con individuos que son delgados aunque sedentarios, por lo que tienen alterado su metabolismo y están más propensos a sufrir diabetes, colesterol alto e hipertensión.

Por eso Blair estableció que era más importante recomendar a las personas con exceso de peso que hagan ejercicio, en lugar de ponerlas a dieta o darles medicamentos para adelgazar.

El problema es que el concepto de "gordo saludable" se ha prestado para confusión, porque si bien es alguien que está más sano que el delgado sedentario, no lo está comparado con quien tiene un peso normal y es activo físicamente. Es con este último con el que se tiene que hacer la comparación, según advierte un grupo de investigadores de la Universidad de Birmingham, Reino Unido.

Ellos analizaron los registros médicos electrónicos de tres millones 500 mil adultos británicos, mayores de 18 años, los cuales al iniciarse el estudio tenían buena salud cardíaca. Todos fueron seguidos durante un promedio de entre 5 y 6 años.

Los resultados del trabajo fueron publicados por la revista Journal of the American College of Cardiology.

Tres variables

El equipo investigador comparó a las personas con peso normal y con buen metabolismo, respecto de las obesas que también tenían un metabolismo saludable. Así encontraron que este último grupo tenía un riesgo de infarto cardíaco 49% mayor, un riesgo de enfermedad cerebrovascular 7% mayor, y un riesgo de falla cardíaca 96% mayor.

"En nuestro estudio vemos que los individuos obesos sin problemas metabólicos, siguen teniendo un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular comparado con quienes tienen su peso y su metabolismo normales", dice el doctor Rishi Caleyachetty, epidemiólogo del Instituto de Investigación de Salud Aplicada de la U. de Birmingham y autor del trabajo. "Entonces la 'obesidad metabólicamente saludable' claramente no es una condición inocua y el término no se debería seguir usando, para evitar confundir a las personas con que la obesidad puede ser saludable", agrega.

"Este trabajo rompe con el mito del 'gordo saludable', el cual le permite a algunas personas escudarse en esto de que la actividad física les va a proteger la salud, aunque estén excedidos de peso", advierte el doctor Mauricio Fernández, cardiólogo de Clínica Alemana. El problema es -agrega- que la grasa visceral que está en el abdomen ayuda a producir inflamación, la que en el largo plazo produce problemas metabólicos.

"Incluso si la persona obesa está sana, la grasa es muy activa en producir factores que son inflamatorios", dice Soledad Reyes, directora de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Ella advierte que muchas veces los obesos sanos son personas que se premian mucho. "Hacen actividad física y después comen mucho, y a veces comida que no es sana para nada", advierte.

"Nosotros concluimos que los pacientes obesos, sin importar cual sea su estatus metabólico, deben ser animados a bajar de peso, lo que ayudará a prevenir muchos problemas cardiovasculares", afirma el doctor Krish Nirantharakumar, coautor del trabajo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia