Dólar Obs: $ 911,49 | -1,41% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 33.047,39
IPC: 1,20%
Servicios básicos en Chile son los más caros de Sudamérica

sábado, 22 de diciembre de 2007

Gustavo Orellana y Danilo Bustamante
Economía y Negocios, El Mercurio

Tarifa del agua potable en Santiago triplica a la de Ecuador o Uruguay. En Venezuela y Argentina, las tarifas están congeladas, y Brasil es el único que se acerca.

Los hogares de Santiago son los que más pagan por los servicios básicos. Tanto, que la diferencia con otras ciudades de la región es de hasta el doble o incluso el triple.

Según un sondeo de Economía y Negocios entre las empresas concesionarias de las mayores ciudades de Sudamérica, la cuenta del agua llega en la capital de Chile a $11.088 (US$ 22,3), más del doble de lo que se paga en Uruguay (US$ 10,1), Ecuador (US$ 7,8) o Argentina, donde la cuenta llega a US$ 13. Ello, considerando el cargo fijo y otros cargos más un consumo promedio de 30 m{+3} por mes.

En la capital de Venezuela, Caracas, la cuenta del agua llega a US$ 6,3 por mes, la más baja de la región. Esto, debido al congelamiento de las tarifas, que rige al menos hace cinco años, y a los subsidios que aplica el gobierno.

La misma situación sucede en países como Argentina o Ecuador. Además, la gran mayoría de las empresas sanitarias (con excepción de Chile, Brasil y Uruguay) no logran márgenes mínimos de rentabilidad, lo que paraliza la construcción de nuevas obras.

Subsidios
Gran parte de la diferencia se explica por los subsidios que aplican otras naciones de la región. En Argentina, por ejemplo, la cuenta del agua llega cada dos meses y los usuarios tienen derecho a usar el servicio hasta 20 m{+3} por período de manera gratuita.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que uno de los principales factores que inciden en estas diferencias es la dispar calidad de servicio.

Existen ciudades de la región donde todavía no hay 100% de cobertura de agua potable o alcantarillado y, adicionalmente, la cobertura de tratamiento de aguas servidas es altamente insuficiente.

Por ende, la mayor cobertura, calidad y servicios anexos explican gran parte de la diferencia. En Santiago, por ejemplo, se encuentra en construcción la tercera planta de tratamiento de aguas servidas, la que hará que la capital del país tenga el 100% de proceso para estos fluidos.

Además, se debe considerar que el tipo de cambio eleva las cuentas medidas en dólares.

Es lo que sucede, por ejemplo, en Brasil, donde la cuenta del agua se ve relativamente elevada en la región ante la fuerte apreciación que ha tenido el real. En el caso de las tarifas eléctricas, la situación es similar a lo que sucede con las cuentas de agua. Santiago lidera los cobros de la región -para cuentas promedio de 150 KWh de consumo mensual-, con valores cercanos a los US$ 31.

Le siguen Montevideo (US$ 24,9) y Lima (US$ 22).

Alza anual
Los altos valores en la capital del país consignan un alza acumulada entre enero y diciembre de este año, del 46%, incremento que se pronunciará en 8% más cuando entren en vigencia los nuevos valores derivados del decreto tarifario de octubre.

En la vereda opuesta están los mismos países en el caso de la industria sanitaria.

Las cuentas más bajas de electricidad se pagan en La Paz (capital de Bolivia), Caracas (Venezuela) y Quito (Ecuador).

En el caso de Argentina, el cobro, al igual que por el agua, es bimensual; el precio de una cuenta tipo llega a US$ 12,58.

Pese a lo beneficioso que puede parecer este dato, cabe recordar que el país trasandino atraviesa por una severa crisis energética, que desde hace un par de años ha provocado racionamiento eléctrico y una constante incertidumbre en el suministro durante los meses de mayor demanda.

En Chile, Antofagasta y Rancagua tienen cuentas mucho más caras que Santiago

Pese a que Santiago es la capital con los servicios básicos más caros de toda América del Sur, al interior de Chile es relativamente una ciudad barata. Mucho más que, por ejemplo, Antofagasta, Rancagua y Concepción. En general, los habitantes de regiones pagan mucho más que los de Santiago, aun tomando en cuenta las diferencias de los niveles de consumo. En esto tienen incidencia las disponibilidades de los distintos recursos y las eficiencias de escala que le genera a una empresa el entregar servicios en lugares más poblados.

En efecto, un mismo consumo de gas, luz, agua y teléfono cuesta en Antofagasta e Iquique 36% más que en Santiago, empinándose a casi $100 mil por mes considerando estos cuatro servicios.

El agua más cara -y por muy lejos- se paga en Antofagasta. En la denominada "perla del norte", un consumo de 15 m3 mensuales más el cargo fijo cuesta $19 mil, según datos a agosto entregados por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).

Más atrás se ubican ciudades extremas como Punta Arenas ($15.351) e Iquique ($15.220).

En las cuentas de electricidad, las diferencias alcanzan el 22%. En Puerto Montt, 150 KW/h mensuales cuestan $17.274, mientras que en Santiago se pagan $13.369 por el mismo consumo cada 30 días.

Le siguen La Serena, con un pago mensual de $16.700; Osorno, con $15.800, y Lo Barnechea, donde los usuarios deben desembolsar, mes a mes, $15.400. Y también han habido alzas, porque durante este año los servicios, sobre todo el eléctrico, se dispararon. Si en enero pasado una familia de la capital gastaba $22.300 en la cuenta del agua más la luz (tomando en cuenta 30 m3 mensuales de servicio sanitario y 150 KW por electricidad), hoy su desembolso llega a casi $27 mil.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia