Dólar Obs: $ 713,23 | -0,76% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.065,35
IPC: 0,00%
Interés se extiende a países europeos y asiáticos:

Al Assad invita a naciones amigas a reconstruir Siria

sábado, 19 de agosto de 2017

Hannah Lucinda Smith The Times
Internacional
El Mercurio

En una señal de que la cruenta guerra civil estaría llegando a su fin, esta semana se inauguró la Feria Internacional de Damasco, evento comercial suspendido desde 2012.



La Feria Internacional de Damasco abrió esta semana sus puertas, tras cinco años sin actividad debido a la guerra civil en Siria, en una muestra de confianza del régimen de Bashar Al Assad en cuanto a que ha recuperado el control del país.

La exhibición cuenta con la participación de empresarios, intelectuales, artistas y representantes de medios de 43 países, interesados por "conocer más acerca de las actividades económicas y culturales en Siria", según detalló la agencia de noticias estatal SANA.

La feria, cuya primera edición tuvo lugar en 1954, fue inaugurada por el Primer Ministro sirio, Imad Jamis.

La verdad, ha habido poco para atraer a los visitantes al enorme recinto ferial, al costado de la carretera que lleva al aeropuerto, desde que estalló la guerra civil, en 2011. La estratégica vía, que corre al sureste de Damasco, ha sido a menudo foco de batallas feroces con los rebeldes o de bombardeos israelíes.

Ahora, por primera vez desde que comenzó la feria, se permitirá a las empresas extranjeras vender los productos que exhiben, evitando las estrictas normas de importación de Siria. Además, se esperan inversiones y contratos de reconstrucción por miles de millones.

La semana pasada, el mismo Primer Ministro Jamis anunció que se daría prioridad a "los países amigos y hermanos que apoyaban a Siria en su guerra contra el terrorismo". Irán y Rusia, dos aliados de Assad, ya están haciendo rentar su política de apoyo a Assad.

Este año, Rusia ha ganado una serie de contratos petroleros y de construcción en el país devastado por la guerra, mientras que un acuerdo de libre comercio abrió el año pasado el camino para que Siria pueda exportar sus productos agrícolas.

Irán también ha aumentado sus intereses económicos. Se le ha concedido una licencia para operar una red de telefonía móvil, así como permiso para bombear crédito en el país, para mantener su economía a flote.

Individuos y las compañías iraníes han estado comprando porciones enormes de tierra, así como empresas y residencias en áreas controladas por el régimen.

Pero otros países también están ganando contratos para ayudar a reconstruir el país. En 2014, la India consiguió un acuerdo por el valor de 1.000 millones de dólares, para levantar y reequipar los hospitales sirios, mientras que este año el régimen discutió acuerdos de inversión con China en los sectores de energía, farmacéutica, telecomunicaciones y construcción.

Japón suspendió sus donaciones al país en 2011, pero las reanudó dos años después, con proyectos de ayuda centrados en la reconstrucción de la infraestructura. Bielorrusia, un país muy cercano a Moscú, está en conversaciones para establecer una fábrica de automóviles en Siria.

Varios estados miembros de la Unión Europea siguen negociando con Siria, a pesar de la condena por parte del bloque de la represión violenta de Assad.

La República Checa, por ejemplo, ha mantenido relaciones diplomáticas con Damasco y ha propuesto una serie de proyectos de reconstrucción.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia