Dólar Obs: $ 683,27 | 0,23% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.953,42
IPC: 0,00%
Miedo al fracaso cae a 26% en Chile, impulsado por el descenso en las mujeres

lunes, 14 de agosto de 2017

Pablo Tirado
El Mercurio

Según datos del GEM, en dos años, el indicador en las emprendedoras que perciben el miedo al fracaso como un obstáculo cayó seis puntos porcentuales, hasta llegar a 28%, mientras que en el caso de los hombres, la cifra se elevó a 25%.

La lógica podría indicar que mientras más robusta está la economía de un país, menor sería el temor de sus habitantes a fracasar en un emprendimiento. Pero no, los datos muestran exactamente lo opuesto y es justamente cuando las economías pasan por momentos de estancamiento cuando menos miedo a emprender existe. Eso se puede inferir, por ejemplo, de la situación chilena, donde según datos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el temor a emprender viene decayendo, justo en momentos en los que el país crece a un ritmo menor.

"El miedo al fracaso está asociado a cuánto se está perdiendo o qué es lo que estoy sacrificando al tomar la decisión de emprender, lo que es reflejo del dinamismo de la economía. Vemos en los datos que mientras menos dinámica la economía, disminuye el miedo al fracaso; esto puede deberse a que hay "menos que perder" en ese contexto", explica Vesna Mandakovic, directora académica de GEM Chile, de la Universidad del Desarrollo (UDD).

Más allá de si es bueno o malo, lo cierto es que la tasa de población adulta que percibe el miedo al fracaso como un obstáculo en Chile llega al 26% y es una de las más bajas del mundo. Asimismo, las que están impulsando la caída en el temor son las mujeres, quienes están cambiando su tradicional "mayor aversión al fracaso" respecto de los hombres. Así, por ejemplo, si en 2014 la tasa de mujeres que declaraban tener miedo al fracaso a la hora de emprender llegaba a 34%, en la última medición de 2016 esta cayó a 28%, mientras que en los hombres, dicho porcentaje se elevó de 24% a 25%. "En el caso de Chile, las mujeres emprenden en mayor medida por necesidad, por lo que se esperaría que el miedo al fracaso no sea un obstáculo para emprender, ellas se ven forzadas a hacerlo por un tema de subsistencia", apunta Mandakovic.

Quien conoce de cerca la evolución que han tenido las mujeres en el mundo del emprendimiento es Francisca Valdés, directora ejecutiva de Mujeres Empresarias, organismo que apoya el liderazgo empresarial femenino en distintas etapas. "Hemos notado que las mujeres cada vez más se atreven a emprender y van perdiendo el miedo al fracaso. Esto se debe a varios factores, pero principalmente, a que en nuestro país el ecosistema se ha desarrollado y hemos ido creando una cultura favorable para emprender, equivocarse y atreverse a crear cosas nuevas", explica la ejecutiva.

Agrega también que la gran diferencia entre hombres y mujeres a la hora de emprender no está en sus modelos de negocios, sino que en factores más bien internos, como el hecho de que ellas tienen un mejor manejo de relaciones interpersonales, lo que facilita la captación, retención y fidelización de clientes. "Los hombres, por su lado, tienen una mejor habilidad para crear oportunidades a partir de sus redes", afirma Valdés.

Tema tabú

Pese al bajo nivel de miedo al fracaso que existe entre los chilenos en relación con otros países, el tema sigue siendo tabú. Así lo cree Josefa Villarroel, desarrolladora en Chile de las charlas FuckUp Nights, encuentros en los que destacados empresarios y emprendedores reflexionan y recuerdan los fracasos que han pavimentado su éxito. "Para muchos es un momento de catarsis, donde no solo relatan una experiencia, sino donde expresan lo que emocionalmente les ocurrió, transparentando cómo en algunos momentos se sentían solos, perdidos y frustrados", explica Villarroel.

Desde 2014 a la fecha, estos eventos -que también se realizan en países como México y EE.UU.- han contado con más de 300 relatores en Chile, los que mayoritariamente recuerdan fracasos relacionados con temas contables o de orden financiero, problemas con los socios, falta de foco en el " core " del negocio o soberbia al momento de tomar decisiones. "En relación con países más desarrollados estamos a años luz, ya que el fracaso no tiene esa connotación de tabú o estigma, como lo que ocurre aquí y en Latinoamérica", explica Villarroel, dejando en claro que no pretenden "aplaudir los fracasos porque sí". Por el contrario, buscan destacar la capacidad de sobreponerse, la experiencia y el aprendizaje.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia