Dólar Obs: $ 619,68 | -0,39% IPSA 0,46%
Fondos Mutuos
UF: 26.660,71
IPC: -0,20%
Trump hablaría con Xi Jinping sobre la crisis:

China no defendería a Norcorea si ataca a EE.UU. e intenta desactivar la confrontación

sábado, 12 de agosto de 2017

Alicia Tagle Crichton
Internacional
El Mercurio

Medio estatal sostiene que, en cambio, si Washington agrede a régimen en Pyongyang, Beijing lo detendrá.



El nerviosismo de la comunidad internacional y los mercados no deja de agudizarse a medida que las amenazas cruzadas entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el Presidente estadounidense, Donald Trump, no se detienen y delinean con mayor precisión un escenario de guerra.

Este clima bélico obligó a Japón a desplegar esta mañana su sistema de defensa antimisiles Patriot en Shimane, Hiroshima y Kochi, localidades que podrían ser sobrevoladas por misiles norcoreanos.

En un intento por dejar más clara la posición de China, el único socio que le queda a Norcorea, el diario estatal chino Global Times advirtió ayer en su editorial que Beijing debe mantenerse neutral en caso de que su socio en Pyongyang lance un ataque inicial contra territorio estadounidense.

"China debería dejar en claro que si Corea del Norte lanza misiles que amenacen primero el suelo estadounidense y EE.UU. toma represalias, China permanecerá neutral", dijo en su editorial el diario. En cambio, "si EE.UU. y Corea del Sur llevan a cabo ataques e intentan derrocar al régimen norcoreano y cambiar el patrón político de la península coreana, China evitará que lo hagan", agregó la publicación, que destacó que Beijing quiere principalmente dejar claro que "responderá con mano firme" en caso de que las partes pongan en riesgo sus intereses o quieran alterar el statu quo .

China -el mayor aliado político y socio comercial de Pyongyang- manifiesta cada vez de manera más notoria su cansancio ante la dinastía comunista de los Kim, y recientemente aseguró que aplicará en 100% el nuevo paquete de sanciones que el Consejo de Seguridad de la ONU acordó contra Corea del Norte.

"En los últimos cinco años, China ha estado frustrada con Corea del Norte. Beijing está insatisfecha con las políticas y el comportamiento de Kim Jong-un (en el poder desde 2011), a quien considera innecesariamente provocativo y poco fiable", explicó a "El Mercurio" Timothy R. Heath, experto de la Rand Corporation. El analista destacó que no sorprenden las cada vez menos amistosas acciones por parte del gobierno de Xi Jinping hacia su hermético vecino, aún más cuando el enfrentamiento retórico crea "riesgo de un error de cálculo".

Es por eso que, tal vez escuchando las inquietudes de los expertos, el propio Mandatario estadounidense aseguró que se pondría en contacto con Xi para abordar la crisis.

"La contienda retórica es cada vez más intensa. Trump ha cometido un error al intentar igualar a Kim llegando al filo del peligro en el juego verbal. Espero que alguien en el gobierno de EE.UU. esté en contacto con China, de manera que Beijing entienda qué significan y no significan las declaraciones de Trump", dijo a este diario Richard Bush, director del Centro de Estudios del Este Asiático de The Brookings Institution.

La advertencia de Beijing se produce precisamente mientras Trump, desde sus vacaciones en New Jersey, contestaba ayer al joven Kim (33) que si ataca la isla de Guam -como el norcoreano aseguró que podría hacerlo- o cualquier otro territorio estadounidense, "lo lamentará rápidamente". Agregó que Washington está listo para usar la fuerza y resolver la crisis nuclear con Pyongyang, y es eso lo que realmente podría estar asustando tanto a chinos, rusos o alemanes, quienes llamaron a bajar las tensiones: saben que desde la Guerra de Corea (que terminó con un armisticio en 1953), EE.UU. tiene 28.500 soldados estacionados en Corea del Sur, así como escuadrones de cazas F-16 y aviones de ataque a tierra A-10.

En Japón -donde tiene una masiva presencia desde el fin de la Segunda Guerra Mundial- mantiene unos 50.000 militares, mientras que en Guam, un territorio estadounidense en el Pacífico, hay otros 5.000 soldados y una base aérea que cuenta con bombarderos B-1 y cazas F-16. A eso se suma el portaaviones "USS Ronald Reagan", que está en la región, y la flota de submarinos nucleares de ataque cuyas locaciones son secretas, pero probablemente estarían en la zona.

"Las soluciones militares están ahora totalmente en marcha, cargadas y listas, así que Corea del Norte debería actuar sabiamente", amenazó Trump en Twitter. "¡Ojalá que Kim Jong-un encuentre otro camino!".

La vía diplomática

La retórica del Mandatario chocó con la moderación expresada por su secretario de Defensa, general (r) James Mattis, quien dijo que Washington prefiere un enfoque diplomático, ya que una guerra sería "catastrófica". En todo caso, destacó que el país "está listo" para reaccionar ante un acto hostil de Pyongyang, que en julio realizó con éxito dos pruebas de misiles balísticos intercontinentales y advirtió que su Ejército completaría este mes sus planes para disparar cuatro misiles de alcance intermedio sobre Japón, los cuales aterrizarían cerca de Guam.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dijo que los riesgos de un conflicto militar son muy altos, y agregó que Moscú está muy preocupado, por lo que pidió a las partes que acepten el plan elaborado por Rusia y China para bajar la tensión, que contempla la renuncia de Corea del Norte a nuevas pruebas de misiles a cambio de que EE.UU. y Corea del Sur dejen de realizar maniobras militares en la región.

Sin embargo, el Pentágono anunció que junto con Seúl llevarán a cabo los ejercicios militares combinados ya planificados.

Las maniobras, llamadas "Ulchi-Guardián de la Libertad", entre el 21 y el 31 de agosto, contarán con decenas de miles de soldados surcoreanos y estadounidenses por tierra, mar y aire.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia