Dólar Obs: $ 688,76 | 0,48% IPSA 0,13%
Fondos Mutuos
UF: 27.474,24
IPC: 0,30%
José Pablo Arellano: "No estoy aquí para ser más o menos popular"

domingo, 16 de diciembre de 2007

Sandra Novoa Fernández
Enfoques, Economía y Negocios

El ejecutivo plantea que este tema no tiene por qué llegar al gabinete, ya que las diferencias técnicas deben resolverse con los mecanismos institucionales.



El presidente ejecutivo de Codelco descarta de plano que la instrucción de la Presidenta, en boca del ministro Francisco Vidal, respecto de que "cuando se toma una decisión, todos los subsecretarios y jefes de servicios se ajustan a ella", tuviera un tono de reproche a su decisión de recurrir a los tribunales de justicia para revertir un informe de la Dirección del Trabajo (DT). Éste obliga a la empresa a pasar a planta a 4.934 trabajadores de contratistas.

"Tengo clarísimo que eso es así", afirma José Pablo Arellano.

Este es el segundo conflicto que protagoniza este año a raíz de la polémica ley que regula la subcontratación y que ha levantado polvareda al interior del oficialismo. De hecho, connotados personeros del conglomerado lo han criticado públicamente y lo sindican como responsable de costos políticos para el Gobierno. Pero él asegura que hasta la fecha nadie le ha sugerido dejar el cargo.

Y a pesar de las complicaciones que le ha generado esta normativa, no cree que su aplicación lleve a que las mineras vuelvan a tener hasta pulperías, como ironizan en el sector privado, porque afirma que su objetivo nunca fue terminar con la externalización de servicios.

-¿Bachelet le quitó algo de piso al exigirle continuar con el proceso de internalizar trabajadores?
"No, lo que dijo es que si las cortes acogen lo que planteamos, la empresa seguirá en el proceso de internalización de funciones en que estaba. Nunca hemos dicho lo contrario: tenemos que cumplir la ley".

-¿Para usted cumplir la ley no significa necesariamente acatar las instrucciones de la Dirección del Trabajo?
"No. Porque ellos han hecho una interpretación respecto de la aplicación de la ley y están diciendo con nombre y RUT quiénes son trabajadores nuestros. Lo que objetamos ante la justicia es esa facultad".

-¿Cree que esos trabajadores se van a quedar tranquilos si no los integra?
"Si las cortes establecen que eso no procede, no hay nada que hacer. Por eso, lo mejor es que esto se resuelva luego para que no se creen falsas expectativas".

-¿Es efectivo que para calmar los ánimos políticos tendrán que hacer un "gesto" e incorporar un número determinado de subcontratados?
"Nosotros no hacemos gestos. De lo que estamos hablando es de cumplir la ley, y estamos examinando si hay relación de subordinación y dependencia en lo que la DT ha fiscalizado. No tenemos un número estimado, hemos internalizado funciones que alcanzan a unos 300 trabajadores y seguiremos en eso".

-¿Incorporar 4.900 trabajadores es factible para la empresa?
"Lo que cuestionamos son los criterios con los que se está interpretando la ley. Creemos tener contratos de prestación de servicios, incluso con equipos externos, y no suministro".

-Dentro del propio Ejecutivo se escuchan críticas de que Codelco es incapaz de prever escenarios de conflicto y que no se preocupa de los problemas políticos que puede generar su gestión. ¿Qué dice a eso?
"Depende de lo que uno entienda por problemas políticos. Preocuparnos por la gestión de la empresa y anticipar escenarios es parte de nuestra responsabilidad; en esta actividad nadie toma decisiones mirando el día siguiente. Pero siempre dentro de nuestro ámbito de acción".

-Para un sector de la Concertación y del Gobierno, la Ley de Subcontratación se impulsó con un espíritu, que es el que quieren imponer el ministerio y la Dirección del Trabajo. Y sienten que Codelco lo está traicionando...
"Esta es una ley que tiene dos grandes objetivos. Uno es la responsabilidad solidaria de las empresas mandantes respecto del cumplimiento de las obligaciones de las empresas contratistas con sus trabajadores en materia de seguridad, obligaciones laborales y previsionales, que hicimos. El segundo es terminar con el suministro, y es respecto de este tema que se ha producido una diferencia con la fiscalización que ha hecho la DT; como en eso no concordamos, recurrimos a los tribunales. Lo que pasa es que se ha fiscalizado el suministro a través de las relaciones de subordinación y dependencia y en esta empresa lo que hay son relaciones de coordinación técnica o de otro tipo, pero que no configuran el suministro que la ley busca eliminar".

-¿Antes de judicializar la controversia no solicitaron otros informes para confrontar la opinión de la DT?
"Hace meses solicitamos una auditoría externa para examinar en qué grado estábamos cumpliendo la norma y hubo un trabajo de los equipos nuestros con los de la DT, donde se intercambiaron antecedentes y criterios".

-¿Es efectivo que el Comité Político le propuso a la Presidenta que Codelco acelerara y publicitara su proceso de reincorporación de trabajadores?
"Yo no participo del Comité Político. Los antecedentes que tengo son los que dio a conocer ayer el vocero".

-¿Al parecer, el problema es que ni en el gabinete están de acuerdo en cómo debe interpretarse esta ley?
"Yo no llevaría este tema a nivel de las autoridades superiores. Cuando surgen este tipo de diferencias técnicas hay mecanismos institucionales para resolverlas. Nosotros tenemos juicios tributarios con el SII y el ministro de Hacienda es el jefe del SII, pero eso no implica que eso lo tenga que resolver él".

-Pero ahí no hay tema ideológico de por medio...
"Éste no es un tema ideológico, sino de una regulación de relaciones laborales".

-¿No cree que la historia reciente demuestra que la regulación laboral es un tema ideológico en Chile y que la reacción del PS en este episodio así lo confirma?
"Hubiéramos querido que esto no llegara a los tribunales, pero hubo distintas opiniones. Espero que tengamos la oportunidad de informales a los parlamentarios los criterios de la empresa. Nos reuniremos con la comisión de Minería".

-¿Seguiría en el cargo si a futuro el Gobierno decide manejar la empresa con criterios más políticos y al son de las presiones sindicales?
"Nadie me ha planteado esas condiciones. Esta es una empresa demasiado importante para el país, que está siendo mirada por inversionistas, financistas y clasificadores de riesgo y la manera en que la administremos tiene consecuencias para el costo del financiamiento y todas nuestras relaciones internacionales".

"Cada minera va a actuar de manera independiente"
-¿Cuánto afecta la imagen de la principal empresa del país el estar en permanente tensión con las autoridades del Trabajo?
"Lo que pasa es que estamos ante una ley nueva, diseñada para otros sectores y que al aplicarse a la minería genera estas diferencias de interpretación".

-¿Es entendible que al Gobierno le moleste que una empresa del Estado oponga más resistencia que las privadas para someterse a una ley que él mismo promulgó?
"No veo por qué se habla de más resistencia, cuando en la minería Codelco es la primera empresa a la que se le aplica esta normativa, seguida por Escondida. En otros sectores más de 20 han recurrido a tribunales, cuando ha habido diferencias insalvables".

"Tomamos este camino porque varias firmas, que habían sido fiscalizadas y notificadas en forma análoga, recurrieron a los tribunales en los mismos términos y éstos les dieron la razón".

-¿Tiene algún indicio de cómo van a actuar las demás compañías del sector?
"En la última sesión del Consejo Minero se trató el tema, pero básicamente las empresas informaron de su situación y cada minera va a actuar de manera independiente".

-Eugenio Heiremans dijo que se están adulterando las normales relaciones del mercado laboral, ¿Comparte esta percepción?
"No, porque tenemos una institucionalidad que regula esto, y hay mecanismos para zanjar las diferencias".

-¿El actuar de organismos como la Dirección del Trabajo justifica las críticas del empresariado al Gobierno?
"Al menos las que escuché en un discurso de Enade no guardan relación con la realidad del país" .

"No estoy aquí para ser más o menos popular"
-A raíz de este episodio, desde la Concertación advierten que a usted se le olvida que Codelco es una empresa del Estado y que no es autónoma.
"Esta es una empresa del Estado, con obligaciones y derechos como todas y mi obligación es administrarla de manera especialmente responsable, porque es de todos los chilenos".

-Pero una de las cosas que más preocupan a la izquierda es que una empresa pública aparezca como mal empleador.
"Codelco cumple las normativas y quiere ser ejemplo de eso. Pero de lo que estamos hablando aquí es de las complejas consecuencias que puede tener la aplicación de una normativa específica en la minería".

-Camilo Escalona le criticó falta de previsión. ¿Se hace alguna autocrítica en el manejo de esta coyuntura?
"No he tenido oportunidad de comentar el tema con él. Desde antes que se promulgara esta ley empezamos a adecuarnos a las nuevas obligaciones en cada división, lo que significó modificar bases de licitación y poner nuevas exigencias a los contratistas".

-Según el presidente del PS, acudir a los tribunales es una "decisión impopular". ¿Le advirtieron cuando asumió el cargo que debía tomar "decisiones populares"?
"No estoy aquí para ser más o menos popular, sino para administrar bien".

-Según Ricardo Solari, la preocupación por los costos no puede ser una razón para que Codelco incumpla las leyes laborales...
"Toda la razón. Las leyes se cumplen sin calculadora en la mano, por mucho que estemos preocupados de los costos. Pero ese nunca ha sido el motivo por que recurrimos a los tribunales".




 Imprimir Noticia  Enviar Noticia