Dólar Obs: $ 635,72 | -0,16% IPSA -1,14%
Fondos Mutuos
UF: 26.688,51
IPC: 0,60%
Economía y Literatura

martes, 08 de agosto de 2017

Economía y Negocios


Arturo Cifuentes
Profesor Adjunto, División de Finanzas y Economía, Columbia University
Investigador Asociado, CLAPES UC

Recientemente Juan José Price, un amigo que hace un curso de economía cultural en la Universidad Católica, me recomendó un libro que no conocía: The Literary Book of Economics de Michael Watts. Y a raíz de esto me acordé del episodio del economista que consideraba aburridos a los MBAs (no daré ninguna pista para identificarlo pues esto le crearía enemigos).

No creo que a una persona aburrida se le pueda transformar en entretenida. Pero sí creo que tal vez los cursos que Watts hacia podrían contribuir a transformar—no solo a un MBA sino a cualquiera que los tomara—al menos en una persona más interesante o con un perfil más balanceado (well-rounded es el término en Inglés).

Michael Watts enseñaba economía en la Universidad de Purdue (murió en 2015), y estaba fuertemente comprometido con darle un giro distinto a la enseñanza de esta disciplina. Específicamente, Watts creía que muchos conceptos económicos se podían ilustrar en forma más vívida apelando a la literatura, lo cual haría los cursos más interesantes. De hecho, Watts cuenta en su libro que una de sus experiencias más satisfactorias fue un curso que hizo donde la mitad de los alumnos eran de economía y la otra mitad de literatura. Inicialmente ambos grupos se miraban con desconfianza, y tuvieron que hacer un esfuerzo grande para subsanar sus debilidades en la disciplina “del otro” y familiarizarse con un lenguaje y terminología que les resultaba ajeno. Pero el balance fue positivo y enriquecedor para ambos.

Una queja recurrente entre los economistas es que en general las novelas tienden a presentar a los grandes empresarios o firmas multinacionales con características negativas, en tanto que los personajes vinculados a pymes o negocios familiares aparecen siempre con atributos más positivos (si bien con frecuencia se les muestra como ingenuos, cuando no abiertamente tontos). Y los grandes demonios, son casi siempre los banqueros. Esta visión me parece un poco superficial. Lo cierto es que en la literatura hay de todo, y la variedad y complejidad de los temas es amplia. Basta con una simple inspección a los temas que cubre el libro de Watts para darse cuenta.

Los autores que Watts cubre--es cierto, un poco cargados al mundo de habla inglesa--van desde Shakespeare hasta Arthur Miller, y desde Milton hasta contemporáneos como David Sedaris y Arundhati Roy. Y los temas son muy variados: desde derechos de propiedad e incentivos hasta desempleo y políticas fiscales, pasando por temas de mercados laborales, sindicatos, oferta y demanda, economías de trueque, inflación, y desigualdad.

Debo admitir que a veces las sugerencias de Watts me parecen un poco exageradas o controversiales, pero al menos son imaginativas. Por ejemplo: analizar el matrimonio de Catherine en Cumbres Borrascosas de Emily Bronte, en términos del interés propio. Es decir, en términos del gran motor social identificado por Adam Smith como el impulsor de resultados socialmente deseables.

Por otro lado, analizar el poema de Robert Frost (El Camino No Tomado) desde una perspectiva de costo de oportunidad me pareció genial, y confieso que nunca se me había ocurrido. Como tampoco se me había ocurrido considerar un episodio de Un Yanqui en la Corte del Rey Arturo de Mark Twain como una discusión sobre valores reales y valores nominales.

No pretendo insinuar que se deba enseñar economía haciendo constantemente referencia a obras literarias. Pero creo que hay suficiente material literario como para ofrecer un curso interesante (electivo) sobre la interacción entre economía y literatura, ya sea para los MBAs, o estudiantes de ciencias sociales. Al menos, en teoría, esto podría contribuir a mitigar el pánico del atormentado economista cuyo nombre tendrán que contentarse con tratar de adivinar, pero sin poder confirmar.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia