Dólar Obs: $ 674,68 | 0,69% IPSA -0,43%
Fondos Mutuos
UF: 27.397,67
IPC: 0,30%
La investigación fue pedida por Contraloría en 2012, por irregularidades en el Departamento de Tesorería de la Dirección de Finanzas

Carabineros: Los vaivenes del sumario de tres años que absolvió al líder del fraude

jueves, 20 de julio de 2017

José Joaquín Suzuki V.
Nacional
El Mercurio

El hoy detenido ex general Flavio Echeverría debió declarar tres veces. Uno de los fiscales internos dijo que "efectuó una inadecuada administración en el uso correcto de recursos fiscales", planteamiento que desestimó el general Ricardo Cartagena.



Entre mayo de 2012 y junio de 2015, Carabineros realizó la única investigación sumaria a la Dirección de Finanzas, la misma repartición donde se fraguó el millonario fraude que alcanza un monto de $25.500 millones y que tendrá, a mediados de agosto, a 105 personas formalizadas por el Ministerio Público.

La indagatoria administrativa fue pedida por la Contraloría, luego de que llevaran a cabo una auditoría entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2011, en el Departamento III Tesorería y Remuneraciones, donde se detectaron dos irregularidades: arriendo de estacionamientos con dinero fiscal y "pagos improcedentes" a una empresa de TV por cable.

Solo tres oficiales fueron sancionados: el teniente coronel Carlos Cárcamo y los capitanes Diego Valdés y Randy Maldonado, a quienes se les aplicaron sanciones menores, como "amonestación" o "reprensión". También, tuvieron que reintegrar $6.221.024 a la institución.

Sin embargo, uno de los investigados fue el jefe de ese departamento, el entonces coronel Flavio Echeverría, quien después fue encargado de la Dirección de Finanzas. Este sumario administrativo, a cuyos cinco tomos tuvo acceso "El Mercurio" vía Transparencia, finalizó con que no le asistía responsabilidad administrativa en los hechos, absolviéndolo de todos los cargos.

Tanto Echeverría como los ex oficiales Cárcamo, Valdés y Maldonado están en prisión preventiva y formalizados por malversación de caudales públicos, asociación ilícita y lavado de activos, en el millonario fraude de la policía uniformada, del cual al primero se sindica como uno de sus líderes.

La primera declaración

El 12 de julio de 2012, el fiscal administrativo, coronel Miguel Ángel Rivas, cerró el sumario y estableció que a Echeverría le "podría asistir algún tipo de responsabilidad".

Ante esto y por otras diligencias pendientes, el 25 de julio se reabrió nuevamente la investigación. Todo este proceso ocurriría en otras cinco oportunidades.

Sin embargo, al terminar por segunda vez el sumario -en agosto de 2012- se mantuvo la sanción a los tres oficiales y se determinó que no le asistía "responsabilidad administrativa a ningún otro miembro de la institución".

En septiembre de 2013, el Alto Mando reabrió nuevamente el sumario y se ordenó tomar declaración a Echeverría. En su primer testimonio -el 27 de septiembre de 2013- dijo que a él no le correspondía hacer un "examen de legalidad" sobre los servicios que habían sido contratados, ya que era algo que venía desde antes que llegara y no era responsabilidad de su departamento.

Tras esto, el 1 de octubre de 2013, se informó que no había "mérito para deducir alguna responsabilidad administrativa, como tampoco pecuniaria, a ningún otro miembro de la institución".

Inadecuada administración

La segunda vez que Echeverría declaró fue después de que el sumario se reabriera por cuarta ocasión, en mayo de 2014. Fue el entonces jefe de la Zona Metropolitana, general Bruno Villalobos (actual general director de la institución), quien asignó al general Alejandro Olivares como fiscal.

"El director de Finanzas de la época podría haber dispuesto la cancelación de los contratos existentes (...), pero debo insistir que en la época dichos convenios no se celebraron de mala fe y nunca fueron observados por los estamentos contralores internos o externos a la institución", dijo el entonces general Echeverría, el 30 de mayo de 2014.

En el cierre del sumario, dos meses después, el general Olivares estableció -por única vez en todo el proceso- que "le asiste responsabilidad en los hechos investigados al entonces coronel (I) don Flavio Echeverría Cortez". Esto, porque mientras ejerció el cargo "efectuó una inadecuada administración en el uso correcto de recursos fiscales destinados a satisfacer necesidades institucionales".

Sin responsabilidad

Sin embargo, en diciembre de ese año, la Subdirección e Inspectoría General de Carabineros reabrió nuevamente la indagatoria. Es allí donde Echeverría declaró por última vez, el 9 de marzo de 2015, ante el general Ricardo Cartagena.

Allí, volvió a repetir lo que dijo anteriormente. "La Dirección de Finanzas, en ningún momento objetó y observó la continuidad de la cancelación de los servicios", explicó. También comentó que, debido a que los organismos fiscalizadores internos nunca lo observaron, se siguieron usando los estacionamientos y el TV cable, pero que terminó todo cuando la Contraloría lo objetó.

Un día después de este testimonio se finalizó el sumario, donde el general Cartagena estableció que a Echeverría no le "asistía responsabilidad administrativa", debido a que "recibió tanto el calzo externo como el decodificador (...) tal como lo habían hecho sus antecesores".

Después de una última reapertura, de abril de 2015, el proceso finalizó en junio de ese año.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia