Dólar Obs: $ 672,41 | -0,90% IPSA 0,29%
Fondos Mutuos
UF: 27.481,56
IPC: 0,30%
El vaso medio lleno:

Cinco factores para mirar con optimismo a la Unión Europea

lunes, 26 de junio de 2017

GASPAR RAMÍREZ
Internacional
El Mercurio

Cohesión al interior del bloque, un liderazgo renovado e índices económicos favorables son algunos de los elementos que muestran que no todo es terrorismo y Brexit.



Economía a favor

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció el 15 de junio una posible revisión al alza de las proyecciones de crecimiento para 2017 y 2018 en la Eurozona, los estados miembros de la Unión Europea (UE) que tienen el euro como moneda oficial (19 de los 28 países del bloque).

Las razones de la reevaluación del panorama que ya venía en recuperación, tras tocar fondo en la crisis global de 2008, de las posteriores medidas de austeridad, de los rescates financieros a países como Grecia y Portugal y de las posibles consecuencias negativas de la salida de Reino Unido del bloque, las dio la directora del FMI, Christine Lagarde: "Vemos claramente, en términos amplios e impulsada de forma predominante por la demanda doméstica y la creación de empleos, una recuperación fortalecida que se consolida en la Eurozona".

Para Josef Janning, experto del European Council on Foreign Relations, "el crecimiento económico y el aumento del empleo en particular son fundamentales para el cambio en la atmósfera política. La prosperidad económica es el argumento más fuerte en favor de la integración, y siempre ha sido así, desde el principio en la década de 1950".

Un ejemplo claro de recuperación es Portugal. El gobierno socialista del Primer Ministro António Costa revirtió los recortes, volvió a subir sueldos y pensiones estatales, y repuso las horas de trabajo a los niveles anteriores al rescate, con un resultado de tres años seguidos de crecimiento (2% en 2016) un déficit bajo 2%, y un desempleo menor al 10%.

Janning añade que para países como España "las perspectivas económicas significan regresar a los niveles previos a la crisis, la primera indicación de que se está saliendo de la recesión profunda. La economía alemana ya estaba funcionando a buen ritmo durante los últimos años, el empleo está en un nivel récord y no ha sido tan bueno desde la unificación del país en 1990".

Liderazgo renovado

"Mi elección es el inicio de un renacimiento francés y espero que europeo", dijo el miércoles pasado el Presidente de Francia y nueva estrella de la política mundial, Emmanuel Macron, en una entrevista con ocho diarios europeos, la primera desde que llegó al Elíseo el 14 de mayo y desde que su partido, La República en Marcha, arrasara en las legislativas.

Con Macron, un político de 39 años ajeno a los partidos tradicionales, la UE recupera la esperanza en un liderazgo fuerte y renovado que parecía perdido en Francia bajo el mandato del socialista François Hollande.

"La elección de Macron tiene varios efectos. Creo que se renueva la posición de Francia como una fuerza de liderazgo en la UE, en particular trabajando con Alemania en estrategias políticas y económicas, y para lidiar con el Reino Unido y el Brexit. Pero también, por ejemplo, para lidiar con el EE.UU. de Donald Trump", dice Scott Lucas, profesor de Ciencias Políticas y Estudios Internacionales de la Universidad de Birmingham. "Estamos buscando que la UE sea más independiente, incluso de Washington y de Londres", añade.

A la llegada de Macron se suma el panorama positivo que tiene Angela Merkel de cara a las elecciones del 24 de septiembre, después de que a comienzos de año los socialdemócratas amenazaran con sacar a la Canciller alemana del poder después de 12 años.

Bloque unido

El aislacionismo de EE.UU. bajo el mandato de Donald Trump -que se ha resistido a comprometerse con el principio de defensa colectiva de la OTAN y se ha retirado de pactos comerciales y medioambientales- sumado al terremoto de la salida del Reino Unido han tenido como contraparte la cohesión al interior de la UE.

Una encuesta publicada por el Centro de Investigaciones Pew, la semana pasada, mostró que la UE es más popular que hace un año, cuando Reino Unido optó en un referéndum por dejar el bloque: la mayoría de los encuestados en 9 de 10 países del bloque tienen una opinión favorable de Bruselas, con un mayor apoyo en Polonia (74%), Alemania (68%) y Hungría (67%). En 2016, el apoyo a la UE fue del 72% en Polonia, del 50% en Alemania y del 61% en Hungría.

En Reino Unido, el 54% ahora dice tener una visión positiva sobre Europa, en comparación con el 44% en 2016. Solo los griegos consideran a la UE más negativamente ahora que hace un año.

Los europeos más jóvenes suelen ser más positivos respecto de Bruselas, con un promedio del 73% entre los de 18 a 29 años que apoyan a la UE, en comparación con un promedio del 58% de los mayores de 50 años.

Además, ante el alejamiento de Washington, la UE adoptará políticas comunes en Defensa: la Comisión Europea -el órgano ejecutivo del bloque- anunció a comienzos de mes su plan para crear un fondo común para investigación y desarrollo militar, con el que movilizará 5.000 millones de euros anuales a partir de 2021, un proyecto que podría hacer que Europa dependa menos de la OTAN para su defensa.

Inmigración

Uno de los temas que más han complicado a Europa los últimos años es la inmigración irregular a través del Mediterráneo desde países africanos. Los expertos destacan algunos avances en un problema difícil de controlar, por la cantidad de gente y las razones por las que viajan.

La cumbre euro-africana de octubre de 2015 sobre migraciones concluyó con la creación del Fondo Fiduciario de Emergencia para África -o "Trust Fund"-, un instrumento fuera del control del Parlamento Europeo que tiene como objetivo financiar con rapidez iniciativas para "afrontar las causas profundas de las migraciones irregulares". El "Trust Fund" cuenta hoy con 2.820 millones de euros de presupuesto y en 2016 contabilizó 106 proyectos aprobados.

"Lo que la UE está intentado es llegar a acuerdo con países de origen y de tránsito en África para que se comprometan a impedir la salida de inmigrantes irregulares", dice Carmen González Enríquez, investigadora en temas de migraciones del Real Instituto Elcano. La experta agrega que es una estrategia que está en sus comienzos, que se concentra sobre todo en la zona del Sahel, que incluye a países como Mali, Nigeria o Senegal , y por ahora con buenos resultados en países como Níger, "pero no en todos".

La inmigración irregular es el tercero de los tres grandes temas migratorios en Europa. El primero es la atracción de migración cualificada, aspecto en el que Europa ha ido perdiendo terreno frente a potencias como China. González critica la falta de una política común del bloque, pero destaca la experiencia de Holanda.

El segundo tema es la integración de los inmigrantes en suelo europeo, un aspecto que "funciona bien para la mayoría; en general hay mucha mayor integración de la que había hace 20 años, excepto para los grupos que proceden de países árabes, ahí se concentran los problemas", dice.

En paz

El miércoles pasado, dos días después del inicio de las negociaciones para el Brexit, la UE ganó el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2017 por, según el jurado, la contribución al "período de paz más largo de la Europa moderna", y por difundir "valores como la libertad, los DD.HH. y la solidaridad", que "proyectan esperanza hacia el futuro, en tiempos de incertidumbre".

Los presidentes del Consejo Europeo, Donald Tusk; del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, calificaron el premio de "reconocimiento excepcional en un año marcado por el 60° aniversario del Tratado de Roma", el acuerdo fundacional del bloque.

El diario El Mundo destacó que, pese a "las enormes controversias y de las evidentes divisiones, (los países de la UE) discuten sus diferencias en reuniones y no en campos de batalla". Este premio se sumó al Nobel de la Paz de 2012 para la UE.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia