Dólar Obs: $ 642,73 | -0,59% IPSA 0,00%
Fondos Mutuos
UF: 26.588,67
IPC: 0,20%
Almirante Julio Leiva asumió como autoridad máxima de la institución:

Nuevo jefe de la Armada preparará renovación de las fuerzas navales

lunes, 19 de junio de 2017

MAURICIO SILVA
Nacional
El Mercurio

Otro de sus objetivos, según destacó, será actualizar programas formativos del personal y mejorar su calidad de vida.



Énfasis en la formación profesional de oficiales y gente de mar y mejorar su calidad de vida tendrá la gestión que inició ayer al frente de la Armada su nuevo comandante en jefe, Julio Leiva Molina. Este buscará también preparar la renovación de las fuerzas navales como parte de la obligación constitucional de mantenerlas operativas y disponibles en todo momento.

A sus 57 años, Leiva recibió el mando del ahora retirado almirante Enrique Larrañaga Martin, quien es, además, su cuñado. La ceremonia fue realizada en el Patio de Buque de la Escuela Naval, en Valparaíso, en una ceremonia que encabezaron la Presidenta Michelle Bachelet y el ministro de Defensa José Antonio Gómez.

Previo al cambio de mando, la subsecretaria para las Fuerzas Armadas, Paulina Vodanovic, leyó los decretos en los cuales el almirante Larrañaga se acoge a retiro y se designa como nuevo comandante en jefe de la Armada, hasta el año 2021, al almirante Julio Leiva.

Luego del cambio de las insignias de mando, la Presidenta Bachelet impuso la condecoración Presidente de la República en el grado de "Collar de la Gran Cruz" al almirante Leiva.

En sus primeras palabras a la prensa en su nuevo cargo, Leiva señaló que sus objetivos al frente de la Armada, como los de todo comandante en jefe, serán "la defensa de nuestra integridad territorial, el apoyo al desarrollo económico ligado al ambiente marítimo y el apoyo al servicio exterior cuando se demande la presencia de fuerzas militares, donde sea, en el mundo".

"El énfasis va a estar en la formación militar y profesional de nuestra gente, actualizando los programas y los procesos educativos", señaló. "Quizá lo más importante es el mejoramiento en la calidad de vida de nuestra gente. En la medida que nuestras dotaciones tengan una adecuada calidad de vida van a cumplir de mejor forma sus labores diarias", agregó.

El almirante Leiva enfatizó también que para cumplir sus tareas fundamentales, la Armada requiere tener sus fuerzas "operativas y disponibles en todo momento, preparando la renovación de nuestras fuerzas navales ya sea de superficie, submarinas y aéreas cuando sea necesario".

"Los procesos de renovación toman mucho tiempo. Si bien la última compra de material de superficie fue hace más de 10 años, hay que mirar a futuro en vista a los próximos 20 años. En alguna medida van a ir cayendo algunos buques en obsolescencia logística y eso nos obliga a ir pensando a futuro cuál va a ser esa renovación", aseveró.

Leiva fue consultado por los acosos a personal femenino a bordo de los buques. "Son situaciones que no toleramos", dijo. "Estamos revisando nuestros procesos de difusión de las obligaciones y derechos de las personas en materia de privacidad", afirmó, asegurando que "vamos a adoptar medidas de prevención y control" para que estos hechos no se repitan.

En su discurso de despedida, el saliente comandante en jefe, almirante (r) Larrañaga, destacó los "avances decididos" en sus objetivos de gestión: "Completar la recuperación de la Base Naval de Talcahuano, que hoy tiene el 100% de sus capacidades operativas, y el posicionamiento de la fuerza; la regionalización de la logística institucional; y mejorar la calidad de vida del personal, con el fin de tener una Marina eficiente y feliz".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia