Dólar Obs: $ 625,03 | 0,48% IPSA -0,63%
Fondos Mutuos
UF: 26.655,55
IPC: -0,20%
Comandante del Ejército brasileño, Eduardo Dias da Costa Villas Bôas:

"Las instituciones funcionan y demuestran la solidez de la democracia brasileña"

domingo, 11 de junio de 2017

Amanda Marton Ramaciotti
Internacional
El Mercurio

El general defiende que, independientemente de lo que ocurra en el país, las Fuerzas Armadas actúen en conformidad con la Constitución.



Para el general Eduardo Dias da Costa Villas Bôas no hay atajos fuera de la Constitución brasileña. Comandante del Ejército desde febrero de 2015, Villas Bôas está a cargo de los 287.600 soldados del país, y es reconocido entre los militares por proteger con ahínco los tres principios básicos de las Fuerzas Armadas: legitimidad, legalidad y estabilidad.

Aun en la tormentosa crisis política, económica y social que vive Brasil, con el Presidente Michel Temer investigado en el Tribunal Superior Electoral y acusado de corrupción, asociación ilícita y obstrucción a la justicia, Villas Bôas asegura que las instituciones funcionan.

El índice de confianza de la población en el Ejército brasileño es de 80,1%, según la última encuesta de la Fundación Getúlio Vargas, del 5 de junio. Se trata de la institución más respetada por los ciudadanos.

En esta entrevista por escrito con "El Mercurio", el comandante explica la posición del Ejército en la crisis, y qué rol jugó cuando 1.500 militares fueron desplegados en Brasilia el mes pasado a pedido del Mandatario brasileño.

-¿Cuál ha sido el papel del Ejército brasileño durante los gobiernos de la ex Presidenta Dilma Rousseff y del actual Mandatario Michel Temer?

"El Ejército brasileño es una institución del Estado que basa sus acciones en absoluta conformidad con la Constitución, haciendo esfuerzos para cumplir sus competencias previstas en la Carta Magna.

Naturalmente, acompaña la conjuntura y siempre actúa basado por estos tres pilares, que orientan sus acciones.

Legitimidad: el Ejército obedece rigurosamente los dispositivos y los principios legales que rigen el Estado Democrático de Derecho, respaldado en la legislación que lo subordina y también lo fortalece como instrumento de protección de la sociedad.

Legalidad: la Fuerza participa de la imprescindible estabilidad del Estado, tan necesaria al ejercicio civilizado de los pesos y contrapesos inherentes a las instituciones democráticas. En ambientes exacerbados, el Ejército brasileño se manifiesta en un equilibrio firme, exento de disputas ocasionales.

Estabilidad: la legitimidad del Ejército va más allá del posicionamiento legal de sus acciones. Tiene respaldo en elevados índices de credibilidad de la población, construido con actitudes siempre en línea con los caminos elegidos por el país. Los comandantes, en todos sus niveles, debemos promover los valores que guían la institución, los vínculos colectivos y la eficiencia operacional.

La Fuerza Terrestre se ha empeñado en pasar para la tropa, en sus actividades diarias, la instrucción militar, la preparación y entrenamiento de operaciones militares previstas en manuales, y dar continuidad al adiestramiento y preparación, especialización y perfeccionamiento de sus cuadros mediante la realización de diferentes cursos, en diversas áreas".

-El Ejército acostumbra ser un protagonista silencioso en medio de la crisis política, económica y social en la que Brasil está inmerso. Sin embargo, en mayo, miles de soldados fueron desplegados en Brasilia a pedido de Temer. ¿Qué piensa usted sobre eso?

"No fue una intervención militar. El empleo de las Fuerzas Armadas en Operaciones de Garantía de Ley y del Orden está previsto en la Constitución Federal y cabe al Presidente la decisión de emplearlas.

El empleo se da amparado en el artículo 142 de la Constitución y en los términos de la Ley Complementar Nº 97/1999 y del Decreto Nº 3.897/2001, en carácter episódico y temporal, para preservar el orden público, incolumidad de las personas y del patrimonio. También puede ocurrir por iniciativa de uno de los poderes constitucionales.

El empleo del Ejército en la Explanada de los Ministerios, en mayo, tuvo como objetivo la preservación del patrimonio público (ese sector de Brasilia, proyectado por el arquitecto Oscar Niemeyer, es patrimonio de la humanidad de la Unesco), preservación del orden y de las vidas de las personas que participaban de las manifestaciones (contra Temer) y de los funcionarios públicos que en aquel momento ejercían sus actividades en los edificios de los órganos del gobierno que estaban siendo depredados e incendiados".

-Usted entregó este año una medalla de honor al juez que encabeza la investigación de la red de corrupción de Petrobras, Sergio Moro. ¿Qué mensaje quería transmitir con eso?

"El proceso de selección para el otorgamiento del Orden de Mérito Militar es de responsabilidad del Ejército y sometido a la sanción del Presidente. Personalidades destacadas en la sociedad y que hayan prestado notorios servicios al país son sometidos al consejo y aprobados".

-Usted ha defendido que las instituciones democráticas brasileñas funcionan. Sin embargo, el país está inmerso en una profunda crisis política. Cuando dice que las instituciones funcionan, ¿se refiere a la justicia?

"Me refiero a todas las instituciones, en los tres niveles de poder. Son las mismas instituciones que se mantienen en pleno funcionamiento y producen resultados para buscar una solución para la crisis por la cual Brasil viene pasando, dentro de la normalidad democrática".

-¿Qué rol puede asumir el Ejército en el futuro si el Presidente Temer es destituido?

"Independientemente de las decisiones que serán tomadas, ellas siempre estarán amparadas en la Constitución Federal y en otras leyes vigentes, instrumentos que rigen todos los procedimientos que son adoptados en las esferas políticas y gubernamentales.

Aun con la crisis por la cual el país viene pasando, las instituciones nacionales permanecen en pleno funcionamiento, demostrando la solidez de la democracia brasileña.

El Ejército brasileño, institución nacional permanente y regularmente organizada en base a la jerarquía y disciplina, bajo la autoridad suprema del Presidente, continuará cumpliendo su papel previsto en la Constitución".

"El empleo de las Fuerzas Armadas en Operaciones de Garantía de Ley y del Orden está previsto en la Constitución Federal, y cabe al Presidente la decisión de emplearlas".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia