Dólar Obs: $ 971,14 | -1,19% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 34.244,61
IPC: 1,20%


Operación Patagonia

lunes, 12 de junio de 2017


Reportajes central
El Mercurio




Más al sur del seno del Reloncaví, la fiebre por comprar también es intensa, pero el interés está más bien en la conservación.

Sebastián Galilea, miembro de la empresa Patagonia Brokers, dedicada al corretaje de propiedades, cuenta que en Aysén existe enorme interés, sobre todo de norteamericanos, por comprar tierras. Actualmente él maneja un portafolio de más de 70 propiedades y cuenta que la gran mayoría de los inversionistas llegan a comprar para la conservación natural, algo que se observa con fuerza desde hace unos 10 años. Agrega que en general se trata de terrenos baratos, debido a que son de muy difícil acceso.

Las compras acá son a gran escala. Galilea menciona el caso de Warren Adams, un norteamericano que llegó a la zona de visita el año 2000, se enamoró del lugar y creó un fondo -Patagonia Sur- para invertir en la compra de tierras en sociedad con otro norteamericano, Steve Reifenberg. Invirtieron cerca de US$30 millones en paños entre Palena y Villa O'Higgins, de los cuales han puesto en el mercado más de la mitad. También el multimillonario norteamericano Kenneth Dart ha comprado grandes extensiones en la zona de lago Azul y lago Desierto en los últimos 10 años.

Y el caso de Margaret Hillenbrad, una conocida ganadera estadounidense de Dakota del Sur, tomó mayor notoriedad debido a que parte de la película de Kevin Costner, Danza con lobos, se filmó en su rancho The Triple Seven. Puntualmente la grandiosa escena de los bisontes. Según Galilea, ella compró unas 600 hectáreas para ganadería. "Actualmente está haciendo engorda", dice, y agrega que ella es líder mundial en el manejo holístico.

En la zona de Aysén, la compra de terrenos corre también para inversionistas chilenos. Sebastián Galilea, dueño del Lodge Cinco Ríos, cuenta que las tierras son muy baratas, pero no tanto a como hace algunos años. Dice que 20 o 30 años atrás, una hectárea podía costar $20 mil, dependiendo de donde estuviera. En el sector de Villa O'Higgins el valor era de $70 mil, agrega. Pero hoy, en la zona de Coyhaique "no hay nada por menos de un millón de pesos la hectárea. Puede haber campos con mal acceso de más de mil hectáreas que se vendan a 500 mil la hectárea o 300 mil, pero es raro".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia