Dólar Obs: $ 724,26 | 1,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.098,42
IPC: 0,30%
Primera reunión entre ambos mandatarios:

Macron enfrenta a Putin por la crisis siria y la supuesta injerencia rusa durante las elecciones

martes, 30 de mayo de 2017

Nicolás García de Val
Internacional
El Mercurio

El Presidente francés dejó clara su postura de que cualquier uso de armas químicas provocaría una "respuesta inmediata" de su país y cuestionó la labor de las agencias de noticias rusas, a las que calificó de "órganos de propaganda".



Fue descrito oficialmente como un encuentro "franco" y "abierto", pero la primera reunión entre el Presidente francés, Emmanuel Macron, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, estuvo cargada de evidentes tensiones, por la negativa del galo de ceder ante Moscú.

Recibido por Macron en el Palacio de Versalles, Putin escuchó de su anfitrión un desafío directo, que incluyó la promesa de represalias militares por parte de Francia en caso de que algún aliado de Rusia utilice armas químicas en Siria, cuyo gobierno es apoyado política y militarmente por el Kremlin. Y aunque se comprometieron a unir fuerzas contra el terrorismo yihadista del Estado Islámico y a encontrar una salida pacífica a la guerra en Siria, los gestos revelaban una cierta incomodidad y el tono confrontacional de la cita se hizo evidente en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron después.

El uso de armas químicas en Siria, insistió Macron, es "una línea roja". La inteligencia francesa ha atribuido al gobierno sirio el ataque con gas sarín que dejó 87 muertos en ese país el 4 de abril pasado. "Francia no mostrará debilidad", subrayó, sin especificar qué tipo de represalia tomaría. Aviones militares franceses participan de los bombardeos contra objetivos del Estado Islámico en Siria e Irak, en el marco de las operaciones de la coalición internacional que combate a los yihadistas. El líder ruso no respondió.

Macron también presionó a su invitado por las denuncias sobre la situación de los derechos de los homosexuales en Chechenia y por los rumores en contra de su candidatura que medios afines al Kremlin difundieron durante la campaña presidencial francesa.

"Russia Today y Sputnik difundieron falsedades sobre mi persona y mi campaña. Esos dos no se comportaron como órganos de prensa, sino de propaganda mentirosa", exclamó al ser interrogado sobre el veto que impuso a estos medios en su carrera al Elíseo, uno de los momentos más tensos de la conferencia de prensa. "No cederé en esto".

La polémica por la supuesta campaña de desinformación impulsada por los medios rusos, durante todo el ciclo electoral francés, adquirió especial relevancia dos días antes de la votación, cuando el equipo de Macron dijo haber sido víctima de un ataque informático, que analistas de seguridad atribuyeron a grupos cercanos a Rusia.

Putin desestimó ayer la controversia, asegurando que la supuesta intervención rusa en los comicios "no existe".

La temperatura volvió a subir cuando Putin dejó claro que Macron no era su favorito en las pasadas elecciones, al elogiar a su contrincante, la populista Marine Le Pen, con quien se reunió poco antes de los comicios. "Las ideas de Le Pen sobre la identidad nacional y la soberanía de los estados no están desprovistas de fundamento", dijo de la líder del Frente Nacional, que "siempre ha actuado por el desarrollo de las relaciones entre Rusia y Francia". "Esto no significa que nosotros hayamos intentado influir en los resultados electorales", se apresuró a precisar el Mandatario.

El encuentro fue cuidadosamente organizado en el Palacio de Versailles, el antiguo epicentro del poder monárquico francés, algo que los expertos interpretaron como un esfuerzo de Macron por proyectar la imagen de una Francia fuerte. El escenario perfecto para que el nuevo Presidente dejara en claro que quiere jugar un rol relevante a nivel global y que no se dejará intimidar por otros líderes. Además, el equipo de Macron organizó todo para que la visita de Putin coincidiera con una exposición que conmemora el tricentenario de la visita de otro líder ruso a París, el zar Pedro el Grande, admirado por la Rusia soviética y por el propio Putin.

"Este fue el 'bautizo de fuego' diplomático de Macron, y tenía que evitar a toda costa mostrarse débil ante Putin. El solo hecho de invitarlo ya le ha traído fuertes críticas internas", dijo a "El Mercurio" Paul Bacot, analista del Sciences Po de Lyon.

Pese a las tensiones, los líderes intentaron -muchas veces en vano- mostrar cierta cercanía.

"No se puede tratar ningún tema esencial sin hablar con Rusia", dijo Macron, al destacar su interés de retomar el diálogo después de dos años de distanciamiento, debido a las diferencias por la injerencia de Rusia en el conflicto en Ucrania, donde Moscú ha apoyado a los grupos separatistas prorrusos del este del país. Aunque ese alejamiento debilitó los lazos comerciales con Francia, los intercambios siguen siendo relevantes, con un volumen total de 11 mil millones de euros al año.

Precisamente respecto del conflicto ucraniano, coincidieron en la necesidad de reactivar las conversaciones de paz, bajo el formato de Normandía, un grupo informal que incluye también a Berlín y a Kiev, anunció Macron. Tanto París como Moscú buscan una distensión en el marco de los acuerdos de Minsk, firmados en febrero de 2015 bajo mediación del entonces Presidente francés, François Hollande, y de la Canciller alemana, Angela Merkel. Sin embargo, aun no se han implementado por completo ni el alto el fuego ni la retirada de armamento pesado contemplados en el acuerdo.

Según los asesores del Presidente francés, su idea es evitar que las tensiones con Occidente impulsen a Rusia a buscar aliados en Asia. "Por eso no vamos a jugar la carta aislacionista", aseguró un asesor del Presidente francés al sitio Politico.eu.

Pero si la conferencia de prensa de ayer fue un inicio, fue uno bastante frío. "Lo único caluroso del encuentro fueron las altas temperaturas de la sala", resumió el diario El Mundo.

''Si se usan armas químicas (en Siria) sería objeto de represalias y de una respuesta inmediata por parte de Francia". 
Emmanuel Macron PRESIDENTE DE FRANCIA

''Si (Marine) Le Pen nos pidió ser recibida, por qué no íbamos a hacerlo, tanto más cuando ella misma siempre ha trabajado por las relaciones entre nuestros países".
 Vladimir Putin PRESIDENTE DE RUSIA.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia