Dólar Obs: $ 638,37 | -0,42% IPSA 2,25%
Fondos Mutuos
UF: 26.784,32
IPC: 0,10%
El Presidente defendió su decisión de compartir datos codificados con Rusia y contradijo así a sus asesores.

Caos en la Casa Blanca por manejo de Trump de la información confidencial

miércoles, 17 de mayo de 2017

Francisca Maturana Torres
Internacional
El Mercurio




La Casa Blanca de Donald Trump parece hundirse en el caos. Una semana después de sorprender con el despido del director del FBI, James Comey, el Presidente reconoció y defendió su cuestionada decisión de compartir información confidencial con altos funcionarios rusos, socavando los esfuerzos de sus asesores que trataban de contener el daño.

"Como Presidente, quise compartir con Rusia (en un evento abiertamente agendado en la Casa Blanca), como es mi derecho, hechos sobre terrorismo y seguridad aeronáutica", escribió Trump en Twitter, refiriéndose a su reunión del viernes pasado con una delegación rusa liderada por el canciller Serguei Lavrov.

El problema es que -según reveló The Washington Post- Trump entregó información secreta y de la que ni siquiera estaban al tanto los aliados de EE.UU. Los datos, que habrían sido entregados por Israel, tenían relación con el Estado Islámico (EI) y la posibilidad de que los yihadistas utilicen computadores portátiles para realizar algún tipo de ataque en vuelos comerciales. Trump también habría indicado el nombre de la ciudad donde se estaba desarrollando el plan.

El Presidente justificó sus acciones y aseguró que lo hizo por "razones humanitarias", porque quiere que "Rusia intensifique su lucha contra el EI y el terrorismo".

Con esto, Trump contradijo a sus asesores -que habían dicho que los reportes de prensa eran "falsos"-, y ellos tuvieron que volver a defender al Presidente. En una conferencia de prensa, el teniente general H.R. McMaster, asesor de Seguridad Nacional, subrayó que la conversación mantenida con Lavrov fue "completamente apropiada". McMaster había salido a hablar con la prensa de la primera gira al extranjero de Trump. Pero le fue imposible eludir la controversia. Luego, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, trató de seguir conteniendo la polémica en una conversación fuera de cámara con la prensa.

Las dudas persistieron, e incluso pusieron en riesgo la relación con otras naciones: se supo que un país europeo estaría dispuesto a suspender el trabajo conjunto en inteligencia. Es que a pesar de que el Presidente tiene la autoridad para revelar información confidencial, los datos habrían sido compartidos sin el consentimiento del socio que los proporcionó. Trump habría puesto en peligro fuentes y métodos utilizados para recoger información.

No solo la entrega de información fue cuestionada, sino también el destinatario. Moscú ha sido por décadas un adversario para Washington, y ahora es cuestionado por su supuesta injerencia en la campaña electoral estadounidense, tema por el cual están siendo investigados los asesores de la campaña de Trump. Además, es un aliado de Irán (un poder antagónico a EE.UU.) en Medio Oriente.

Las críticas llegaron desde ambos sectores políticos. Mientras el líder de la minoría demócrata del Senado de EE.UU., Chuck Schumer, exigió que se publiquen las transcripciones de la reunión de Trump con Lavrov, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, pidió "menos drama" a la Casa Blanca para "centrarse en la agenda", como la reforma tributaria y la derogación de la reforma a la salud del ex Presidente Barack Obama, el Obamacare.

"Los congresistas, republicanos y demócratas, están profundamente preocupados por las acusaciones. Esto pone a muchos en el Partido Republicano en la incómoda posición de explicar cómo la divulgación del Presidente Trump es diferente de lo que ellos denunciaron a Hillary Clinton de supuestamente hacer durante la campaña", dijo a "El Mercurio" Mark Harkins, profesor de la Universidad de Georgetown. Clinton ha sido criticada por arriesgar información clasificada al usar una cuenta de e-mail privado cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

Pese a que aún falta para los comicios de mitad de período, "los republicanos empiezan a sentirse ansiosos y preguntarse cuándo se estabilizará la trayectoria de crisis a crisis de la Casa Blanca de Trump", agregó.

El Kremlin, por su parte, rechazó y ridiculizó las informaciones y recomendó no leer diarios de EE.UU., ya que, según dijo, es algo que "ya no es solo perjudicial, sino peligroso".

Presión sobre el FBI

El desoncierto en los pasillos de la Casa Blanca aumentó con un nuevo golpe periodístico: The New York Times reveló que el Presidente habría pedido en febrero al entonces director del FBI, James Comey, que pusiera fin a una investigación sobre los nexos con Rusia del ex asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn.

La petición estaría contenida en un documento que escribió Comey -responsable de investigar los contactos entre Moscú y la campaña del republicano- para resumir lo que había hablado con el Mandatario. "Espero que pueda dejar pasar esto", dijo Trump a Comey, según el texto. "Él es un buen tipo", insistió sobre Flynn, quien tuvo que renunciar luego que se conociera que discutió asuntos de Estado con diplomáticos rusos previo a que Trump asumiera.

Esta revelación llevó al Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes a pedir al FBI todos los documentos que Comey elaboró sobre sus conversaciones con Trump. La petición, firmada por el presidente del comité, el republicano Jason Chaffetz, incluye "memorandos, notas, resúmenes y grabaciones" en poder del FBI a entregar antes del 24 de mayo.

La existencia de la solicitud presidencial es la evidencia más clara de que Trump ha tratado de influir directamente en la investigación del Departamento de Justicia y el FBI sobre los vínculos entre sus cercanos y Rusia.

Las acusaciones contra Trump llegan en su peor momento. El Presidente emprenderá este viernes su primer viaje al extranjero, y aunque hay muchos temas en la agenda, ahora la prioridad será tranquilizar a los aliados y asegurarles que aún es seguro compartir información con EE.UU.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia