Dólar Obs: $ 799,23 | -0,01% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 31.156,54
IPC: 0,80%
Efectos del contacto físico:

Abrazar le hace bien al cuerpo, baja el estrés y mejora la inmunidad

domingo, 07 de mayo de 2017

Andrea Manuschevich
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Quien lo da y quien lo recibe se benefician por igual, aunque es mayor su efecto cuando se trata de personas cercanas y significativas.



El abrazo de una madre a su hijo, entre amigos o pololos. No importa quién lo dé ni quién lo recibe; el gesto de abrir los brazos y con ellos cobijar a otro, siempre, o al menos gran parte de las veces, genera sensación de bienestar. Pero no solo eso. Los estudios demuestran que los abrazos también son beneficiosos para el organismo.

"La expresión física del amor, como son los abrazos, provee ciertos beneficios biológicos, además de unir a las personas, generar complicidad entre ellas y brindar seguridad", explica Solange Anuch, psicóloga de la Clínica Alemana.

"Cuando existe un contacto físico afectivo se libera oxitocina, hormona que no solo genera una sensación de agrado, cercanía y placer, sino que también disminuye la liberación de cortisol, hormona asociada al estrés", explica la terapeuta. Por otra parte, quienes viven con apatía y aislamiento suelen andar más tensos y estresados.

Es lo que reveló un estudio realizado por la Universidad Wisconsin-Madison (Estados Unidos), con niñas de entre 7 y 12 años, las que debían resolver una serie de problemas matemáticos frente a un grupo de extraños, situación que les generaba ansiedad y estrés. Previo a solucionar los ejercicios, un porcentaje de ellas recibió un abrazo de su mamá, mientras que el resto no. Las niñas del primer grupo tuvieron un menor nivel de cortisol y se mostraran más tranquilas y seguras que el segundo grupo."Esto demuestra que podemos apoyarnos mutuamente para regular nuestra respuesta emocional frente al estrés", afirma Jaime Silva, psicólogo e investigador del Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad.

"Además, el sistema inmune está muy conectado con el estrés. Quienes tienen períodos de estrés muy intensos están más expuestos a tener enfermedades", dice el investigador. Y los abrazos, agrega, también mejoran el sistema inmune.

Mejor comunicación

Al dar un abrazo, no solo se libera oxitocina, sino también endorfinas y dopamina. "Se secretan hormonas que quitan el dolor y mejoran el estado de ánimo. La liberación de dopamina influye, además, en lo cognitivo, por ende mejora la atención y la memoria", explica Lucía Graterón, neuróloga y docente de la Escuela de Psicología de la Universidad de los Andes.

La sensación de seguridad que provocan los abrazos hace que baje la frecuencia cardíaca. "Las personas se relajan e inmediatamente les baja la presión", agrega Graterón.

Otros beneficios de un abrazo es que quien lo da y aquella que lo recibe logran una mejor comunicación entre ambos y manejan mejor los conflictos.

Solange Anuch aclara que para que el contacto físico logre tales efectos es necesario que se trate de personas cercanas y significativas. "Cuando el abrazo es con personas desconocidas también se generan beneficios y se liberan sustancias, pero en menor magnitud. Lo importante es que no sea un abrazo cínico o con una persona amenazante".

"La recurrencia de estos episodios también marca una diferencia; mientras más seguido, mejor", añade Silva. "Cada vez damos menos abrazos. Nos hemos ido transformando en una sociedad muy individualista y el contacto físico se ha ido sancionando", advierte la psicóloga.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia