Dólar Obs: $ 655,74 | 0,03% IPSA 0,42%
Fondos Mutuos
UF: 26.781,73
IPC: 0,10%
La provincia del sur de Argentina tiene un déficit de US$ 448 millones:

La crisis terminal de Santa Cruz enfrenta al Presidente Macri con el kirchnerismo

miércoles, 26 de abril de 2017

GASPAR RAMÍREZ
Internacional
El Mercurio

Mientras el Mandatario llamó a no convertir al Estado en una "aguantadera política", la gobernadora K dijo que no habrá despidos.



Por un lado, el Presidente argentino Mauricio Macri que llama a terminar con el clientelismo, y por el otro, la gobernadora Alicia Kirchner que dice que no despedirá empleados públicos pese a la crisis económica que vive su provincia, el bastión kirchnerista de Santa Cruz. La disputa es una que se arrastra hace años y que explotó al mundo el fin de semana cuando la ex Presidenta Cristina Fernández fue atacada.

"Viendo lo de Santa Cruz, y tantos otros lugares, tenemos que alejar esta idea de que el Estado se parezca a un aguantadero de la política", dijo ayer el Mandatario. Macri pidió que haya "dinamismo" y "modernización" en el sector público.

Macri se refería a la crisis que vive la provincia patagónica con parte de los sueldos de los 86 mil empleados públicos impagos y con el año escolar aún en pausa.

La gobernadora Kirchner descartó llevar adelante un "plan serio" de ordenamiento de las cuentas públicas si ese programa consiste en "echar gente". El gobierno de centroderecha de Macri dice que ayudó con fondos millonarios a Santa Cruz -fuentes oficiales estiman que han transferido unos 25 millones de pesos por día (US$1,6 millones) desde que asumieron en diciembre de 2015- y culpa del desastre fiscal a una plantilla de empleados públicos que la propia Kirchner, de centroizquierda, admitió que es "desmesurada".

La provincia que vio surgir el poder político de los Kirchner hace 25 años hoy agoniza en medio de la crisis financiera y la disputa entre el gobierno de Macri y Cristina Fernández, quien el sábado sufrió ahí, en su bastión, su primera protesta: la residencia oficial de la gobernación fue atacada a piedrazos mientras la ex Presidenta cenaba con su hija, su nieta y su cuñada, la gobernadora Kirchner, hermana del fallecido ex Presidente Néstor Kirchner (2003-2007).

Fernández acusó al gobierno de Macri de buscar el ahogo financiero de Santa Cruz y de estar detrás de las protestas. El jefe de Gabinete de Macri, Marcos Peña, respondió ayer: "La ex Presidenta no concurrió siquiera a la ceremonia de traspaso de poder. Ese fue el mayor acto de violencia institucional de los últimos tiempos", dijo Peña durante su informe sobre la marcha del gobierno ante la Cámara Alta.

Alicia Kirchner admitió que la provincia que conduce desde diciembre de 2015, y que su hermano gobernó dos veces antes de llegar a la presidencia en 2003, está quebrada, con un déficit de 6.713 millones de pesos (US$ 448 millones).

La caída de las obras públicas el último año y medio golpeó a esa provincia, la menos poblada de Argentina con 320.000 habitantes.

Durante el kirchnerismo, Santa Cruz fue la provincia que recibió más inversión estatal en obras públicas, y en ese ítem surgen también algunas de las investigaciones contra los K: Lázaro Báez, un empresario cercano a Néstor desde los 90, se adjudicó más del 80% de las licitaciones públicas en Santa Cruz. Un juez procesó en diciembre pasado a Cristina por asociación ilícita en la causa que investiga el direccionamiento de la obra pública a favor de Báez.

En el caso Hotesur, Fernández es investigada por supuesto lavado de dinero con los empresarios Báez y Cristóbal López, quienes habrían arrendado, por sumas millonarias, habitaciones de los hoteles de la familia Kirchner sin ocuparlos.

Una empresa de Báez construyó el mausoleo de Kirchner en Río Gallegos, capital de la provincia.

Las polémicas anteceden a la llegada a la Casa Rosada. Antes de la crisis económica de 2001, Kirchner puso US$ 507 millones de la provincia en bancos suizos y se jactaba de haber evitado el corralito. Los fondos fueron reintegrados en 2005.

"Santa Cruz es una provincia quebrada, aunque debiera ser la más desarrollada y autónoma del país por sus escasos habitantes y abundantes recursos" petroleros, pesqueros y turísticos, dice el analista político Patricio Giusto. La gobernadora reclama que la caída en los precios mundiales del crudo hizo que la provincia perdiera al menos 17% de ingresos por esas regalías. Según ella, de los US$ 65 millones que recibieron en ingresos petroleros en 2015, este año obtendrá menos US$ de 39 millones.

Desde que llegó al poder, Macri ha impulsado el ajuste de la estructura del Estado con el despido de 11.000 personas.

Para el experto en conflictividad social, el Presidente, "inteligentemente", ha insistido sobre ese punto, uno de sus ejes discursivos: "Hay que modernizar y racionalizar el Estado que había sido convertido en aguantadero de la política. Y el caso de Santa Cruz le viene como anillo al dedo, aunque también es un serio dolor de cabeza político (la situación está desmadrada) y financiero (solo con ayuda nacional podrá sostenerse en el corto y mediano plazo la provincia)".

Giusto cree que el "ajustado triunfo" de Alicia Kirchner en 2015 quedó, de alguna forma, desfasado en el contexto del cambio que se dio a nivel nacional y que era esperable se diera también en Santa Cruz: "Alicia es una figura que asumió debilitada políticamente, cargando sobre sus espaldas un kirchnerismo en decadencia y heredando una gestión calamitosa de su antecesor Daniel Peralta. Solo alguien muy desprevenido puede sorprenderse con lo que está pasando en Santa Cruz, símbolo del modelo K que los Kirchner plasmaron a nivel nacional".

Washington

Macri viajó ayer a Estados Unidos, donde se reunirá con el Presidente Donald Trump y con empresarios.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia