Dólar Obs: $ 810,20 | 0,05% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.434,32
IPC: 0,60%
Proyecto de US$ 60 millones está en evaluación ambiental:

Segundo oleoducto inquieta a alcaldes de Maipú y Pudahuel

martes, 25 de abril de 2017

Pamela Gutiérrez
Nacional
El Mercurio

Si bien la empresa Sonacol plantea que, de no construirse, 300 camiones diarios tendrían que abastecer el terminal aéreo, los jefes comunales tienen dudas.



La ampliación del aeropuerto de Santiago trae otra, aunque paralela e independiente: la instalación de un segundo oleoducto para transportar combustible aeronáutico, que cruzará las comunas de Maipú y Pudahuel.

La dueña del proyecto es la Sociedad Nacional de Oleoductos (Sonacol), que opera desde 1957. La compañía traslada el 98% de los combustibles refinados y la totalidad del gas licuado desde Valparaíso y Biobío hasta los centros de distribución en la Región Metropolitana.

El primer oleoducto que abastece al aeropuerto fue instalado en Maipú en 1994. Según Sonacol, esa tubería evita el paso de 90 camiones diarios por la comuna. Gran parte de esa estructura va paralela a las autopistas Américo Vespucio Sur y Américo Vespucio Norte.

"Jamás hemos tenido problemas en su funcionamiento, ni siquiera para el terremoto de 2010", asegura Pablo Gómez, gerente de operaciones de Sonacol.

Según cálculos de la empresa, ante la creciente demanda de combustible del aeropuerto, este oleoducto llegará al tope de su capacidad a fines de 2018.

Con poco más de 27 kilómetros de extensión, un diámetro de 32,4 centímetros y enterrada a 1,8 metros de profundidad, la nueva tubería usa servidumbres de Sonacol y de la Autopista del Sol (ver infografía), describe el trazado propuesto en el Estudio de Impacto Ambiental.

Hoy, el proyecto está en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. El proceso exigió participación ciudadana, por lo que hubo 10 reuniones con la comunidad (siete en Maipú y tres en Pudahuel). Sonacol tiene hasta el 25 de septiembre para responder cerca de cien observaciones de instituciones y personas naturales.

La alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, ha expresado su rechazo al proyecto: "Es riesgoso para los vecinos de Maipú y solo podría acarrear efectos negativos". La edil asegura que la empresa no se hace cargo de posibles emergencias ambientales.

Su par de Pudahuel, Johnny Carrasco, valora que la iniciativa evite 600 viajes diarios de 300 camiones con combustible al aeropuerto, con la consiguiente contaminación.

Tras una evaluación con una empresa externa, sin embargo, "encontramos algunos aspectos débiles. Uno que nos llama la atención es que hay un impacto en la calidad del aire, que el titular del proyecto no reconoce y lo estaría abordando a través del Plan de Descontaminación de la Región Metropolitana".

El profesor de Derecho de la U. de Chile Ricardo Camargo, que ha trabajado con vecinos de Villa El Abrazo de Maipú, afirma que "la oposición no es contra el oleoducto mismo, sino por su trazado, que pasa por zonas densamente urbanas, especialmente en Maipú, y en parte de Pudahuel".

Desde Sonacol, el gerente de operaciones reconoce que el ducto pasa por zonas residenciales, pero asegura que "los oleoductos son compatibles con la vida urbana", y que cuentan con un sistema de monitoreo las 24 horas.

Dimensiones El ducto tendrá 27 km de largo, un diámetro de 32,4 cm y estará enterrado a 1,8 m.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia