Dólar Obs: $ 661,72 | -0,34% IPSA 0,19%
Fondos Mutuos
UF: 26.661,54
IPC: 0,10%
Investigación abarcó a directores de escuelas, niños, apoderados y profesores de 6° básico:

La violencia en la sala de clases es el factor que más impacta en el rendimiento escolar

domingo, 16 de abril de 2017

Paula Leighton N.
Educación
El Mercurio

Dentro de los 15 países latinoamericanos analizados por un estudio de Cepal y Unicef, en Chile se ve la relación más fuerte entre ambiente de aula violento y caída de puntaje en pruebas de ciencia, matemáticas y lectura.



En la sala hay burlas entre compañeros y temor a ser golpeado o dañado por uno de ellos; en el entorno de la escuela hay robos, vandalismo y venta o consumo de drogas. Estas son algunas de las percepciones que evaluó entre estudiantes de sexto básico, profesores, directores y apoderados de 15 países de América Latina el estudio "Las violencias en el espacio escolar".

Realizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el estudio, recién publicado, analiza datos recolectados en 2013 por el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (Terce). Este incluyó a 95 mil niños de 6° básico y 5.037 profesores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, México, Paraguay, Panamá, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Derechos vulnerados

El estudio revela que la violencia declarada por los estudiantes al interior de la sala de clases es el factor que se asocia en forma más consistente con una reducción en el rendimiento, medido en los puntajes de las tres asignaturas evaluadas por la prueba Terce. Chile, subraya el informe, es el país donde esta relación se aprecia en forma más fuerte.

"En las escuelas donde más niños perciben un ambiente de aula violento, se observa una reducción de más de 20 puntos en los resultados de lectura y matemática, y de 33 puntos en ciencias, que en educación básica privilegia el trabajo en grupos pequeños, lo que puede afectar a estudiantes que se sienten excluidos", dice Daniela Trucco, oficial de Asuntos Sociales de Cepal y coautora del estudio junto a Pamela Inostroza, consultora de la División de Desarrollo Social de Cepal.

Trucco destaca que preocupa además que "un espacio escolar violento vulnera derechos de la infancia, como el derecho a la protección contra el abuso y la discriminación y, al afectar su aprendizaje, el derecho a la educación".

Intervenciones

Los datos del estudio muestran que los estudiantes de grupos discriminados -como inmigrantes, indígenas, estudiantes de hogares de nivel socioeconómico bajo y niños que trabajan- perciben mayores niveles de agresión entre pares.

Asimismo, son los estudiantes hombres quienes perciben y se involucran más en actos de violencia.

"Visibilizar los tipos y magnitudes de la violencia ayuda a diseñar mejores estrategias para romper estas dinámicas", explica Trucco. Esto, ejemplifica, implica generar espacios de socialización que promuevan la construcción de una identidad masculina más positiva y favorecer el que los hombres se involucren en la creación de espacios escolares pacíficos.

"Los resultados del estudio son consistentes con otros que muestran que en Chile la alta segregación de los establecimientos educacionales y la consiguiente homogeneidad de sus estudiantes llevan a que estos no sepan relacionarse con gente distinta, generando tensiones que se pueden expresar en algún grado de violencia", analiza Álvaro Miranda, investigador asociado del Centro de Microdatos de la U. de Chile y autor de estudios sobre consecuencias del matonaje en el desempeño escolar.

Coincide María Isabel Toledo, académica de la U. Diego Portales e investigadora de violencia escolar: "Lo que hay que hacer es cambiar la lógica disciplinaria que hay en la escuela, donde la autoridad tiene el rol de sancionar y castigar". En cambio, señala, "se deben generar formas de convivencia que refuercen la tolerancia, y el reconocimiento y valor de la diversidad y de relaciones más igualitarias y respetuosas".

Isidora Mena, directora del programa de convivencia escolar Valoras UC, destaca que la violencia escolar es resultado de la falta de un ambiente de aprendizaje propicio. "Para lograrlo es fundamental hacer un acuerdo de escuela y sacar el foco del currículum para orientarlo hacia los niños, sus cualidades, características y necesidades". Además, añade, es importante que los estudiantes definan metas comunes para que todos aprendan y se sientan bien tratados, y elaboren acuerdos o normativas para alcanzarlas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia