Dólar Obs: $ 780,59 | -0,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.036,37
IPC: 0,10%
Con la relicitación, nuevos operadores aportarían 1.500 buses nuevos

Transantiago: 28% de la flota cumplió vida útil y advierten riesgos de postergar licitación

martes, 11 de abril de 2017

Manuel Valencia
Nacional
El Mercurio

Casi dos mil máquinas completaron 12 años de operación o un millón de kilómetros recorridos. Autoridad plantea que concesionarios pueden invertir en renovaciones.



En 2005, cuando Transantiago aún era un proyecto, los primeros buses articulados que comenzaron a circular por la ciudad eclipsaban la vieja flota de ocho mil micros amarillas. Lo hacían con sus paneles informativos digitales, circulación silenciosa, validadores, pisos bajos, rampas y sistemas de baja emisión de contaminantes que los mostraban limpios y modernos.

Doce años más tarde, buena parte de los casi 6.500 buses del Transantiago muestra algún nivel de deterioro. Según cifras proporcionadas a "El Mercurio" por las empresas operadoras, de la actual flota, 1.836 máquinas (28%) alcanzaron su vida útil porque ya suman 12 años de operación o porque han recorrido un millón de kilómetros. En este último caso hay 534 buses de Alsacia y 53 de Subus.

"Estos buses fueron pensados para tener una vida útil más prolongada en el tiempo, pero por la intensidad (del uso) se les ha acortado, implicando que existe una tasa de falla más alta, que va más allá de la mantención", reconocía en noviembre Álvaro Saavedra, gerente de flota de Alsacia, cuando las primeras 27 máquinas del Transantiago alcanzaban su vida útil.

Al respecto, el director de Transporte Público Metropolitano, Guillermo Muñoz, dice que los operadores cuentan con mecanismos, como el contrato de provisión de flota, para renovar buses que alcanzan su vida útil. "Permite prorratear las cuotas asociadas a la inversión por la vida útil del bus y no por el contrato", detalla. Así, un nuevo licitante puede seguir pagando las cuotas del bus comprado por otro que dejó de operar.

Relicitación tensionada

La situación límite de la flota es uno de los aspectos que coloca más presión a la necesidad de realizar la relicitación comprometida por el Gobierno. Este proceso ya ha sido retrasado por la nueva ministra de Transportes, Paola Tapia: según el itinerario de su antecesor, Andrés Gómez-Lobo, las bases debían ingresar antes del 31 de marzo a la Contraloría y ahora -si se decide proseguir- recién entrarían a fines de abril. Según fuentes del sector, "existe alto riesgo de que no se alcance a tener a tiempo y quede para el próximo gobierno. Si la Contraloría se demora más de cuatro meses en revisar, no dan los plazos".

Según la secretaria de Estado, la revisión de la licitación también contempla las distintas alternativas: "Hoy existe un marco normativo que es bastante amplio y claro en las distintas opciones que tiene la autoridad para establecer la continuidad de los servicios. Y dentro de ello, especial énfasis tiene la revisión del estado, mantención y, por ende, la antigüedad de los buses. Todo eso es lo que estamos revisando dentro de este proceso".

Para el académico de la UC e investigador del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable Ricardo Hurtubia, "es menor el costo de pasar un año más con buses en mal estado que licitar sin resolver temas clave. Hay un costo alto en licitar con temas no bien resueltos".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia