Dólar Obs: $ 665,41 | 0,17% IPSA 0,25%
Fondos Mutuos
UF: 26.554,35
IPC: 0,40%
Startup Games: El concurso con el que Reino Unido busca los mejores emprendimientos

lunes, 10 de abril de 2017

Pablo Tirado
El Mercurio

Tras su paso por ciudades como Sydney y Río, hace unos días aterrizó en Santiago el certamen en el que startups compiten por el dinero ficticio que les pueden aportar una serie de inversionistas.

En 2012, como parte de las actividades de los Juegos Olímpicos de Londres, el entonces primer ministro británico, David Cameron, les pidió a sus asesores desarrollar algún tipo de actividad a través de la cual se pudiera mostrar al mundo el robusto crecimiento del ecosistema de startups británico.

El resultado se llamó Startup Games, y no era otra cosa que una competencia en la que un grupo de compañías emergentes competía por recibir inversiones de un puñado de inversionistas ficticios. La actividad resultó un éxito.

Cuatro años después, la idea se replicó en Río y el resultado fue aún mejor. Así, con la misión de atraer a los mejores emprendedores y startups del mundo al Reino Unido, en marzo pasado, el Departamento de Comercio Internacional del gobierno británico decidió replicar la iniciativa en cuatro ciudades: Sydney, Singapur, Buenos Aires y Santiago.

El turno de la capital chilena fue el 30 de marzo. Ese día, la residencia de la embajadora británica recibió a 44 emprendedores de compañías como Diagnochip, Kappo y Allride. Junto a ellos llegaron 25 inversionistas ficticios, un grupo que incluía a expertos en materia de innovación, gerentes de empresas, además de uno que otro venture capital real. La premisa era simple: los emprendedores tenían cinco horas para conseguir que los inversionistas compraran acciones en sus compañías.

Cada inversionista tenía en su poder 1 millón de libras que podía usar libremente, siempre que pagara como mínimo 50 mil libras por acción. Las transacciones se realizaban a través de una aplicación en la que los emprendedores establecían el precio de sus acciones, las que iban subiendo en la medida que había más interesados. Al final, ganaba la startup que consiguiera levantar más capital y valorizar más alto su compañía y, por otro lado, el inversionista que lograra el mayor retorno.

London calling

La jornada partió a eso de las 9:30 de la mañana, y tras las presentaciones de Andrew Humphries y Sheetal Walsh, dos embajadores del ecosistema de startups británico, comenzó la batalla.

Rápidamente, los fundadores de empresas comenzaron a acercarse a los posibles inversionistas con los detalles de sus proyectos, tal como si se tratara de una reunión real. Modelos de negocios, rentabilidad, cantidad de ventas y otras métricas eran explicadas en pocos minutos, con la esperanza de recibir una inversión.

Finalmente, el ganador de la jornada fue Diagnochip, un dispositivo médico que puede determinar, en unas pocas horas, la manera más efectiva para tratar las infecciones urinarias. La compañía, fundada por Mario Soto y Sara Droguett, fue valorada en 314 millones de libras. Como premio viajará a Londres, donde podrá participar de la London Tech Week. La idea es que durante una semana tenga reuniones con el equipo del Global Entrepreneur Programme (GEP), el organismo que busca captar e incentivar a los emprendedores a instalarse en Reino Unido.

De hecho, tanto Andrew Humphries como Sheetal Walsh son parte de la iniciativa y recorren el mundo identificando posibles empresas que tengan potencial para crecer desde Reino Unido. Dicho eso, Diagnochip podría no ser la única startup local con pasaje a Europa, ya que al finalizar la actividad ambos dealmakers -concepto con el que se describe su labor de cazatalentos- comentaron que había varias firmas chilenas que tenían potencial.


Andrew Humphries: "Para que en Chile crezcan startups , no se puede descansar en el financiamiento público"


The Bakery es una aceleradora de emprendimientos pero no en el sentido tradicional. No cuenta con un proceso de selección, no entrega dinero y tampoco pide equity . De paso por Chile, Andrew Humphries, uno de sus fundadores, explica que esta entidad -apoyada por el gobierno británico- busca conectar al mundo corporativo con las startups . "Muchas empresas grandes quieren estar incorporadas en el mundo de las startups , pero es un ecosistema extraño para ellos, no lo entienden. Las startups , por su lado, no saben como hablar con las grandes compañías. The Bakery es un ecosistema donde estos dos mundo trabajan juntos: recibimos las necesidades de las empresas y buscamos alrededor del mundo cuáles son las startups que pueden resolver sus problemas".

Humphries cuenta que su gobierno ha definido que para que el ecosistema emprendedor se desarrolle es clave la participación de las empresas. Por eso, han creado una serie de incentivos tributarios para las compañías que invierten en startups . "Como resultado hay un montón de dinero disponible que de otra manera quizás no habría sido invertido en estas compañías. Porque, tal como en Chile, el típico inversionista británico les tiene miedo a las inversiones de venture capital", dice.

-¿Qué opinión tiene del ecosistema chileno?

"He conocido a algunos inversionistas y en general están muy entusiasmados con las oportunidades que el ecosistema chileno ofrece. Pero también entiendo que la mayoría de los inversionistas chilenos son bastante reticentes al riesgo, son más tradicionales y consideran a las startups como una alternativa complicada para hacer dinero".

"Y mi visión es que para que en Chile realmente crezca el sistema de startups , no se puede descansar solo en el financiamiento gubernamental. Start-Up Chile es una iniciativa increíble, es conocida mundialmente, pero es muy importante también entender que además de los venture capital , se necesitan inversionistas corporativos y desarrollo de I+D en conjunto con las startups, porque ahí hay muchos beneficios. Esto no se trata solo acerca del dinero, es sobre apoyo y mentorías".

- ¿Cómo se puede cambiar la mentalidad de los inversionistas?

"Es un desafío difícil. Pero creo que lo que funciona es cuando puedes ver emprendedores exitosos creciendo, consiguiendo más inversiones de segunda ronda, logrando exits . Necesitas role models , casos de estudio".

"También necesitas que las grandes compañías se involucren y comiencen a compartir sus bases de clientes en beneficio de las startups , porque no son solo las firmas B2C las que conducen el ecosistema, son también las B2B. Creo que en esa área ustedes tienen una enorme oportunidad, porque tienen empresas mineras, grandes bancos, industrias y estas debiesen interesarse en el ecosistema Si hay algo que le puedo decir al gobierno chileno es que incentive que las grandes compañías apoyen al ecosistema de emprendedores".

Sheetal Walsh: "En un emprendimiento social hay que tener el foco en escalar y hacer dinero"


Madre, esposa, fundadora de startups , inversionista de venture capital y cabeza de una organización de beneficencia. Eso y mucho más es Sheetal Walsh, una de los 22 dealmakers que tiene el gobierno británico repartidos alrededor del mundo y que trabajan atrayendo talento emprendedor para el Reino Unido.

Esta canadiense de 44 años partió su carrera a principios de la década del 2000 creando la estrategia de venture capital de Microsoft en Estados Unidos. En 2003 se mudó a Londres para expandir el negocio a Europa, Medio Oriente y África y tres años después decidió independizarse.

Primero fundó Innovative Social Ventures, una compañía que ayudaba a startups a escalar globalmente y que, a cambio, les pedía que hicieran "algo" que tuviera un impacto positivo. En paralelo creó Metacert, una compañía de protección de datos para móviles y más tarde fundó Shanti Life, un emprendimiento social que ayuda con microcréditos a poblaciones pobres en India. "Hace tres años decidí vender mi casa en Londres y convertirme en inversionista. Ser emprendedor puede ser muy extenuante, tiene cosas muy buenas, pero también muy malas. Así que quise entender la otra perspectiva, la del inversionista", comenta durante una corta visita a Santiago.

Consciente de que es una privilegiada al poder compatibilizar su rol de madre con la enorme gama de proyectos que lidera, Walsh está también empecinada en que las mujeres sean capaces de colaborar más entre ellas en el mundo de los negocios. "Veo a los hombres de negocios ayudándose entre ellos, los veo yendo a tomar una cerveza y discutiendo temas, pero las mujeres no hacen eso, no necesariamente andan juntas y se apoyan. Y eso es un gran desafío, me gustaría ver a más mujeres trabajando con otras mujeres", dice.

- Chile es líder en emprendimiento social, pero es complejo para esas startups lograr rentabilidad ¿Es posible?

"Creo que incluso en un emprendimiento social hay que tener el foco puesto en cómo escalar y hacer dinero. Porque sin eso no hay herramientas para continuar. La gente siempre puede generar dinero y trabajos; y, por otro lado, siempre hay personas dispuestas a dar dinero a caridades. Pero el emprendimiento social es clave, porque es un puente entre los dos".

- ¿Cuáles son los sectores que están moviendo la innovación social?

"Tal como lo he visto en Chile, están destacando los proyectos relacionados con producción de alimentos, lo que creo que es muy importante, porque nos afecta a todos. También está lo relacionado con cuidados de la salud, como la producción de dispositivos médicos por ejemplo; los emprendimientos relacionados con el medio ambiente; y, si piensas en digital, creo firmemente que la educación está marcando la pauta".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia