Dólar Obs: $ 713,22 | 0,52% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
Mayor productor de petróleo de África:

Para defender su moneda, Nigeria recurre a una "policía cambiaria"

viernes, 03 de marzo de 2017

JOE PARKINSON y GBENGA AKINGBULE
The Wall Street Journal Americas
El Mercurio

Una escasez crónica de moneda extranjera, combinada con una alta demanda por dólares, ha hecho que el naira pierda alrededor del 45% de su valor en el mercado negro.



En una batalla que ya lleva dos años por defender el valor de su moneda, el mayor productor de petróleo de África está recurriendo a una nueva arma: la policía armada de divisas.

En los últimos meses, oficiales de policía y del Servicio de Seguridad del Estado iniciaron redadas a nivel nacional contra cambistas semioficiales quienes intercambian valiosos dólares estadounidenses por fajos de la moneda naira. Los que son atrapados pidiendo demasiado dinero por sus dólares son arrestados, se les confiscan sus dólares y se les revoca la licencia.

Esta "policía cambiaria" es la medida más reciente en un esfuerzo cada vez más desesperado de las autoridades nigerianas para detener la dramática declinación de su moneda a medida que se han ido agotando los ingresos provenientes de las exportaciones de petróleo. El Banco Central, en un principio, gastó miles de millones de dólares para mantener una paridad de 199 naira por dólar. En junio, el banco permitió oficialmente que el naira flotara, pero mantuvo su valor en torno a los 315 frente al dólar gastando más reservas.

La estrategia no funcionó. Una escasez crónica de divisas, junto con una alta demanda por dólares, ha hecho que el naira pierda el 45% de su valor en el mercado negro, convirtiéndolo en una de las monedas que se ha desvalorizado más rápido en el mundo. En febrero, un dólar compró 520 naira en el mercado negro por primera vez.

Los cambistas en Abuja han estado jugando al gato y al ratón con la policía monetaria, diseminándose para escapar de los golpes e instalando vigías para que les adviertan de potenciales redadas. Algunos han sido reclutados como informantes de las autoridades, entregando a los colegas que comercian por sobre la tasa que autoriza el gobierno. Hace poco, un batallón armado arremetió contra los cientos de cambistas que durante décadas han hecho su comercio frente al Hotel Sheraton de la capital.

"Cada vez que llegan, corremos en todas las direcciones", contó Yahaya Jibe, quien ha cambiado dólares por naira aquí durante más de 10 años. "Es un caos".

El Banco Central declaró que respalda las redadas autorizadas por el gobierno. "Las agencias de seguridad deberían mantener sus controles... para que vuelva la sensatez a ese segmento del mercado", manifestó el director del Banco Central Godwin Emefiele en febrero.

Mercado negro

Esta represión de la policía monetaria es una arista de una lucha más amplia por el valor del naira que según algunos economistas está agravando la crisis económica de Nigeria y poniendo en peligro la estabilidad de este país de África Occidental.

Los importadores nigerianos necesitan divisas para pagar las facturas, pero los dólares son escasos y pocas sucursales bancarias tienen moneda estadounidense para vender, lo que los empuja hacia los comerciantes del mercado negro. Aquellos con la suerte suficiente para tener divisas las están acumulando para sacar provecho de su valor creciente en el mercado negro.

"El mercado negro se está poniendo más negro", manifestó Bismarck Rewenee, director de Vetiva Capital Management, una consultora de estudios económicos en Lagos. Predijo que los controles monetarios no podrían durar: "Hay una reforma institucional o se derrumba todo".

El Presidente Muhammadu Buhari -arquitecto de la política y que está con licencia médica extendida en Londres- quiere un naira más firme para controlar la creciente inflación y construir una base industrial con el objeto de diversificar la economía para que no dependa solo del petróleo. Prometió castigar a todo aquel que comercie con las tasas del mercado negro. Pero la existencia de dólares se ha agotado después de la caída estrepitosa del precio del petróleo, haciendo subir incluso más el precio de los dólares restantes.

Cuando Buhari gobernó Nigeria en la década de 1980 antes de ser depuesto en un golpe de Estado, también adoptó un enfoque muy severo para restringir el uso de divisas, y encarceló a celebridades importantes que tuvieran en su poder dólares no declarados.

Las fuerzas de seguridad responsables de los recientes allanamientos anuncian que es inminente que haya más redadas. "Hacemos esto para asegurar la estabilidad de la moneda", declaró Muhammed Mustafa, comisario de policía de Abuja y comandante de la fuerza especial conjunta que algunos cambistas llaman "los policías de los dólares". "Haremos más, pueden estar seguros de eso", expresó.

Los controles monetarios han llegado a ser controvertidos incluso al interior del gobierno; algunos ministros prorreforma están pidiendo flexibilidad.

"El tema de las divisas es uno que claramente tenemos que abordar; hubo un avance pero la puesta en marcha no fue ideal", aseguró el ministro de Comercio, Okechukwu Enelamah.

Por ahora, continúa la represión monetaria.

Moneda
El Banco Central, en un principio, gastó miles de millones de dólares para mantener una paridad de 199 nairas por dólar.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia