Dólar Obs: $ 764,34 | 0,37% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.696,37
IPC: 0,10%
El gigante brasileño concentró sus operaciones en las décadas del ochenta y noventa

Los negocios de Odebrecht en Chile : mantiene una oficina sin ejecutar obras en 19 años

domingo, 26 de febrero de 2017


Reportajes
El Mercurio

La constructora, que hoy cuenta con solo dos funcionarias, deberá entregar sus documentos contables a la PDI este martes, en el marco de la investigación que conduce la fiscalía. Durante años operó en el país por medio de compañías que compraba y actuaban de intermediario en la realización de los proyectos, participando principalmente en el rubro energético. Jorge Enríquez y Aldo Lingua



Torres de cajas estrechan los pasillos, invaden las mesas y encierran el puesto de la secretaria. Pilas de casi un metro ochenta de altura, que en su interior contienen todos los documentos contables y contratos de la empresa Odebrecht Chile, desde que iniciara funciones en 1980. En algunas de ellas se leen fechas de la década de los noventa, en otras nombres de las empresas con las que ha trabajado, y en otras, nada. A simple vista parecen incontables. La oficina y la sala de reuniones han perdido la mitad de su espacio frente a la acumulación de papeles.

La sede de filial chilena de la constructora brasileña está ubicada en el centro de Santiago, cerca de la estación del metro Universidad Católica. Esta funciona manejada por dos mujeres: Mirza Órdenes, encargada de la administración y finanzas, y su secretaria. Desde hace un año que ambas trabajan rodeadas de la ruma de papeles, luego de que el Servicio de Impuestos Internos solicitara los documentos para una auditoría tributaria a la constructora.

"El costo de esta oficina no es muy alto, somos dos personas", dice Mirza Órdenes.

Hace veinte años que la constructora no se adjudica ningún proyecto nacional. Si antes tuvo una participación activa en grandes obras, como en la Central Colbún y la Pehuenche, ahora se dedican solamente a realizar estudios de factibilidad sobre la construcción de nuevos proyectos, los cuales no han tenido éxito. Lo más cercano a ello fue cuando, en 2016, ejecutivos de la filial argentina de Odebrecht cruzaron la cordillera para analizar la posibilidad de volver a tomar parte en alguna licitación. Las tratativas finalmente no prosperaron.

"Desde Argentina han venido a hacer algunos estudios, pero no han resultado exitosos por un tema de acuerdos económicos. Se está visualizando este año buscar más obras en Chile", agrega Mirza Órdenes.

Las cajas llevan un año esperando. Siguen todos los días los movimientos de las dos mujeres que conforman la totalidad de la filial chilena de una de las grandes constructoras latinoamericanas. Ya estaban ahí cuando Policía de Investigaciones contactó durante esta semana a la empresa para solicitar documentación tributaria del período 2010 a la fecha y que deberá entregarse este martes. Las mismas que reflejan la historia del trabajo en Chile de una de las empresas más cuestionadas del último tiempo.

Odebrecht se encuentra bajo investigación en distintos países del continente por casos de corrupción, luego de que en Brasil se reconociera el pago de sobornos asociados a políticos. El fiscal nacional, Jorge Abbott, viajó a Brasilia para reunirse con el procurador general Rodrigo Janot. En tanto, la jefa de la Unidad de Alta Complejidad de la Fiscalía Centro Norte, Ximena Chong, está a cargo de investigar irregularidades en Chile, en el marco del caso OAS.

La constructora se instala en suelo chileno

A pesar de tener una oficina abierta en el país, en su página web internacional Odebrecht.com, no aparece ninguna referencia a la entidad que figura con domicilio en Chile. Sin embargo, la información de una amplia labor en la década del ochenta y noventa están detalladas en el Registro de Comercio y en el Diario Oficial.

En la misma página web de la compañía se hace referencia a la internacionalización de la empresa. Chile y Perú se destacan como pioneros en 1980. "Se firman los primeros contratos fuera del país, en Perú (Hidroeléctrica Charcani V) y en Chile (obras de desvío del Río Maule para la Hidroeléctrica Colbún Machicura)", se explica en la página de la compañía, que se puede leer en varios idiomas.

En octubre de 1980 Norberto Odebrecht llega a Chile. Lo hizo a través de una sociedad junto a la Constructora Tecsa y forma la "Constructora Odebrecht Tecsa Limitada". Con ella operó en la construcción del "CM-Veinte Túneles de Desviación del Río Maule", proyecto Colbún.

Este era el modo de operar que instauró Odebrecht en Chile: se asoció con empresas nacionales para ejecutar proyectos y formó firmas que duraban el tiempo que se demorasen en realizar los trabajos.

Mientras concretaba su primera obra en suelo chileno, también en 1980, el holding Odebrecht incorpora en Brasil a la Compañía Brasileña de Proyectos y Obras (CBPO) -empresa responsable de las obras de grandes carreteras de Sao Paulo, como Imigrantes, Trabalhadores y Castelo Branco-. Con ello, el gigante brasileño entró en el segmento de hidroeléctricas y amplió su actuación en ingeniería y construcción en Brasil. Ocho años después CBPO abrió una agencia en Chile.

En diciembre de 1987, Odebrecht concretó su segunda obra de gran envergadura en Chile. La CBPO, Techint International Construction -con domicilio en Panamá-, y las argentinas Benito Roggio e Hijos, con operaciones en Córdoba y la Compañía Técnica Internacional en Buenos Aires, se asociaron para formar la Constructora Latinoamericana -que fue administrada por CBPO- y construyó las obras civiles del proyecto "El Pehuenche" para la Empresa Eléctrica Pehuenche, filial de Endesa.

Paralelo a la llegada de CBPO a Chile, en 1986 la Constructora Técnica Nacional de Engenhaira S.A. (Tenenge S.A.), otra de las grandes firmas de Brasil, se fusionó en su país con Odebrecht. Diez años antes, en 1976 Tenenge Limitada había inscrito su nombre como constructora en el país, la que en 1990 se modificó y se convirtió en sociedad anónima.

Ambas constructoras, Tenenge Chile SA junto a CBPO tuvieron participación en la mayoría de los proyectos que concretó Odebrecht en Chile.

Remodelación aeropuerto y construcción de termoeléctrica

En su paso por Chile, Odebrecht no solo se limitó a montaje industrial u obras asociadas a proyectos energéticos, también tuvo injerencia en la remodelación de 1992 del Aeropuerto Arturo Merino Benítez, a través de CPBO.

El consorcio chileno-brasileño CBBE, formado por la Constructora Belfi y CBPO, se adjudicó la mejora del terminal de pasajeros, que contó con una inversión de $12.113 millones.

Dos años después, en 1994 Odebrecht en conjunto con Tenenge Chile S.A. se asociaron para formar la Constructora Harten. Esta última participó en el montaje de una planta termoeléctrica en Huasco, Región de Atacama.

Luego, en 1995 la sociedad Constructora Odebrecht Limitada, pasa a sociedad anónima cerrada, por lo que sus acciones no se transaron en la Bolsa. De esta forma, la empresa comenzó a llamarse Cocsa.

También a mediados de los noventa, a través de la constructora Tenenge Chile S.A., Odebrecht trabajó en proyectos relacionados a la Celulosa Arauco (Santa Fe) y en la mantención de la planta ENAP refinerías Punta Arenas.

En 1998, Cocsa, Belfi (chilena), Attila Dogan (canadiense) y Dragados Internacional de Pipelines (española), constituyen una sociedad comercial de responsabilidad limitada que se llamó Constructora Gas del Biobío. Bajo esa denominación construyen el denominado "Proyecto Gasoducto del Pacífico", en el lado chileno.

Desde Odebrecht en Brasil aseguraron que esa fue la última obra que concretaron en Chile. Sin embargo, la encargada de administración y finanzas de la oficina en Chile, Mirza Órdenes, indicó que "los últimos trabajos fueron en 1998 en el norte para unas obras terrestres en Punta Patache (Iquique) y una Central Térmica de Collahuasi".

Para este martes está programada la visita de la PDI a la oficina de Odebrecht en Alameda para retirar la documentación tributaria de los últimos seis años. Tanto Mirza Órdenes como la casa matriz de la constructora en Brasil confirmaron que cooperarán con la investigación de la fiscal Chong. Sin embargo, se aseguró que no hay facturaciones de la empresa durante los últimos 19 años porque no han tenido contratos a cargo.

También se confirmó que desde Argentina -filial de la que depende la oficina chilena- este año se evaluará concretar la participación de Odeebrecht en una nueva obra en el país.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia