Dólar Obs: $ 649,90 | -0,89% IPSA 1,89%
Fondos Mutuos
UF: 26.782,59
IPC: 0,10%
En 2016 se reportaron 3.755 como extraviadas o robadas:

El "blanqueo" de armas de fuego inscritas legalmente que alimenta arsenales delictivos

domingo, 19 de febrero de 2017

Evelyn Tapia
Nacional
El Mercurio

De los 8.736 elementos incautados y destruidos en octubre pasado, 56% habían sido inscritos. Las autoridades advierten que se trata de "palos blancos" o testaferros que las venden al mercado negro.



La cantidad de armas de fuego que son usadas en hechos violentos en el país constituye una cifra negra y difícil de esclarecer. Lo reconoce el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy Peña.

De las 14.000 armas que la Dirección General de Movilización Nacional (DGMN) destruyó el pasado 6 de octubre, 8.736 correspondieron a armamento obtenido en decomisos dispuestos por los tribunales de justicia.

La cifra de cuántas armas están en manos de delincuentes podría ser de 2 millones, si se cita un informe que en 2014 difundió la ONG Activa y la Asociación Chilena de Municipalidades. También podrían ser 800.000, si se le pregunta a Patricio Rosas, fiscal adjunto de la Fiscalía Sur, pero no hay cifra oficial.

Las autoridades reconocen que el foco de las armas usadas en delitos violentos está en el armamento legal, porque de las 8.736 armas destruidas en octubre -luego de decomisos dispuestos por los tribunales de justicia debido a procesos judiciales finalizados-, un 56% estaban inscritas y solo 66 eran hechizas. Este tipo de elementos artesanales entregados voluntariamente con la campaña "Entrega tu arma" pasaron de ser 10 en 2014, a 0 en 2016.

Según el fiscal Rosas, el 70% de los homicidios en el sector sur de Santiago se cometen con este armamento. "De que se han incrementado las incautaciones de armas, sí, eso es efectivo. La mayoría son armas inscritas legalmente y sin novedad (en los registros de la DGMN)", asevera.

Los "palos blancos"

Pero para Paulina Hirsch, jefa del equipo investigativo del Departamento de Control de Armas y Explosivos OS-11 de Carabineros, lo que más preocupa de estas estadísticas es el auge de los "palos blancos". "Así como se compran más armas, se incautan más armas. La cantidad de procedimientos que se generan de armas y municiones es bastante alto. A las armerías va mucha gente a adquirirlas y no son blancas palomas, son palos blancos. Los delincuentes les pagan $200.000 a personas sin antecedentes penales, ellos hacen el trámite y obtienen el arma y luego la reportan como extraviada o robada", cuenta.

Aunque existe un registro de la cantidad de armas legales encontradas en procedimientos policiales de Carabineros, Hirsch asegura que se trata de información confidencial y añade que hace falta coordinación con la PDI. "Ellos tienen la obligación de oficiar a la DGMN o a la autoridad fiscalizadora de Carabineros cuando incautan armas, pero no lo hacen. Como no administran la Ley de Control de Armas, una incautación queda en un parte policial de ellos. No tenemos el sistema de partes policiales de Carabineros unidos con la PDI", dice.

Para Cristián Gamboa, presidente de la Asociación Nacional por la Tenencia Responsable de Armas (Antra), es inaceptable que la autoridad maneje hipótesis y no proporcione cifras exactas. Según el personero, las armas con número de serie borrado, hechizas; las robadas y extraviadas de las instituciones de uniformados, y las que ingresan de contrabando desde otros países, son las que engrosan las cifras del mercado negro. "A los civiles nos achacan todos los males del mercado. Hay muchos problemas con las armas de las instituciones armadas porque no hay control para las Fuerzas Armadas y Carabineros", dice Enio Mangiola, presidente de la Asociación de Armerías de Chile.

Hirsch se defiende, argumentando que inicialmente la unidad OS-11 de Carabineros hacía allanamientos por armas de fuego, pero dejaron de hacerlo por falta de recursos.

Desde 2010 se han reportado como extraviadas 10.465 armas y 9.631, como robadas o hurtadas. En la DGMN no poseen información de cuántas de estas se encontraron en operativos policiales o en manos de delincuentes. Mientras que, consultada sobre cuántas de las armas incautadas por la PDI eran legales, reportadas como robadas o extraviadas, Lorena Cuevas, jefa de la sección de Acceso a la Información Pública, informó que la PDI "no cuenta con una base de datos de dichos antecedentes". Aunque detalló que en operativos policiales realizados por esta institución, de enero a agosto de 2016, se incautaron 755 armas.

Según Macarena González, jefa del departamento jurídico de la DGMN, la cifra de armas extraviadas y perdidas no es tan alarmante si se compara con el universo de armas legales inscritas en Chile, que son 808.035, hasta diciembre de 2016.

Falta de recursos

Que en la Fiscalía Sur la mayoría de hallazgos corresponda a armas legales que no han sido reportadas con irregularidades -tales como robo o pérdida- enciende alertas. Hirsch señala que esto podría obedecer a que hay civiles que desconocen el procedimiento a seguir cuando un arma es sustraída o se pierde.

Pero según el gremio de armerías de Chile y Antra, esto da cuenta de que es necesaria una mejor fiscalización de parte de la unidad OS-11 de Carabineros. Ellos denuncian que la fiscalización de la policía uniformada es deficiente, si se toma en cuenta que el negocio de la venta legal de armas genera al menos $6.000 millones en permisos y trámites al año.

En la autoridad fiscalizadora de Carabineros en Santiago solo hay un vehículo para fiscalizar las 370.000 armas inscritas en la Región Metropolitana. "Solo tenemos una camioneta, quizá no debería decirle, pero sí, la cantidad de usuarios para la cantidad de personas que tenemos disponibles para fiscalización es muy baja. Es poco el recurso humano con el que se cuenta. Hay 36 personas, incluyendo lo administrativo, en el área de fiscalización, como tal, deben ser unas 10 personas para cubrir todo Santiago. Por eso ahora estamos solicitando recursos humanos, porque no se puede cumplir con todo", explica Hirsch.

Gamboa reconoce que la cantidad de usuarios sobrepasa las capacidades de la autoridad. "Hicimos un cálculo y en 20 años podrían fiscalizar todas las armas", dice.

Óscar Gatica recuerda que en el 2014 su armería, Armarket, fue víctima de una banda dedicada a la falsificación de documentos. Con órdenes de compra falsificadas, los presuntos delincuentes compraron dos armas de fuego, de $500.000 cada una. Las alarmas se encendieron cuando notaron que la dirección del domicilio de quienes compraban el arma realmente no existía.

"El sistema de la autoridad fiscalizadora no estaba conectado en línea con nosotros internamente. El cliente llegaba con una orden de compra y no teníamos cómo cotejar que la orden sea verdadera, porque era un papel cualquiera. A mí solo me pasó con esas dos armas, pero hubo 20 armas más que compraron en otra armería. Cuando notamos que eran papeles falsos, lo notificamos a las autoridades e hicimos la querella correspondiente contra quien resulte culpable. Hasta ahora, no se ha pillado ningún responsable", recuerda Gatica.

Cambios al sistema

A raíz de ese incidente, en 2015, Carabineros autorizó que los dueños de armerías verifiquen en línea si una orden de compra fue emitida por la autoridad, además, ahora antes de otorgar el permiso se realiza una visita al domicilio del solicitante.

En Antra critican, en cambio, medidas como la campaña "Entrega tu arma", que impulsa Carabineros y el Ministerio del Interior desde 2014. Según Carabineros, en 2014 se entregaron voluntariamente y de manera anónima unas 2.771; en 2015 fueron 6.132, y unas 3.075 en 2016.

Javier Laurido, experto en legislación, reprocha esta medida, pues asevera que las autoridades están descuidando el principal problema, la delincuencia.

Hirsch reconoce que pueden darse casos en que se destruya la evidencia de un asesinato, "pero era la única forma de desarmar a la gente. Mientras menos armas haya circulando, mejor. Fue una buena iniciativa, pero ha ido decantando con el tiempo", sostiene.

Cifra negra
No se sabe cuántas armas hay en el mercado negro, pero en 12 años se han reportado 19.668 armas como robadas.

Homicidios
El 70% de los homicidios se cometen con armas de fuego, según la Fiscalía Sur.

6.911
armas se inscribieron durante 2016 en la Dirección General de Movilización.

3.075
fueron entregadas voluntariamente en la campaña "Entrega tu arma".

14.000
elementos fueron destruidos por la DGMN en 2016.



 Imprimir Noticia  Enviar Noticia