Dólar Obs: $ 816,58 | -0,13% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.275,50
IPC: 1,20%
En el país hay 72 especies identificadas:

Las orquídeas chilenas son unas de las más antiguas del continente

martes, 14 de febrero de 2017

Richard García
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Al menos, dos linajes se remontan a entre 53 millones y 43 millones de años atrás. Esta planta herbácea se originó en lo que hoy es Australia hace 112 millones de años y, luego de colonizar la Antártica, llegó a la Patagonia, revela estudio internacional.



En Chile se han identificado hasta ahora 72 especies de orquídeas, una insignificancia frente a las 27 mil especies que habitan el planeta. Pero ese número toma importancia si se considera que, al menos, dos linajes locales de estas plantas herbáceas surgieron mucho antes que la mayor parte de las orquídeas tropicales del continente.

Así lo revela un estudio internacional que publicó la revista especializada Journal of Biogeography, encabezado por el botánico Tom Givnish de la U. de Wisconsin-Madison.

Givnish descubrió que las orquídeas no evolucionaron originalmente en los trópicos, aunque allí está hoy su mayor diversidad. Su origen hay que buscarlo en Australia, hace unos 112 millones de años. De allí unas se expandieron hacia el sudeste asiático y otras pasaron a la Antártica y, posteriormente, al extremo sur de Sudamérica. Desde este punto se dispersaron por América.

Esto explica por qué, al menos, dos géneros presentes en Chile, Codonorchis y Chloraea , son mucho más antiguos que la mayoría de los géneros de orquídeas que hoy abundan en los Andes tropicales.

Codonorchis data de hace 53 millones de años y en nuestro país está representado por una sola especie: Codonorchis lessonii , que se encuentra desde Radal, en la Región del Maule, hasta Tierra del Fuego. También está presente en Argentina.

En cuanto al género Chloraea , surgió hace 43 millones de años y hoy hay unas 43 especies presentes en el país distribuidas tanto en bosques y matorrales de la zona central y sur, aunque también hay algunas en Argentina y otros países de América del Sur.

"Aquellos ancestros de 53 millones y 43 millones de años podrían no ser semejantes a los miembros actuales de estos géneros, pero fueron los que les dieron origen. Como contraste, estimamos que solo tres especies de Chloraea que existen en la actualidad evolucionaron en los últimos 5,2 millones de años", explica Givnish.

La fresca y constante influencia de la corriente de Humboldt y otras corrientes que han fluido alrededor de la Antártica durante varios millones de años serían clave para su existencia. "Esto habría hecho el hábitat climático de estas especies chilenas estable durante un tiempo muy largo".

Amenazadas

Como ejemplo, cuenta que muchos de los linajes más antiguos de las plantas con flores hoy solo permanecen en Queensland (Australia) y en algunas islas del Pacífico. "Lo más probable es que esos linajes no evolucionaron solo allí, pero han persistido debido a unas condiciones climáticas muy estables".

Según Givnish, la gran subfamilia de orquídeas Epidendroideae , que comprende el 80% de todas las orquídeas (más de 15 mil especies), surgió hace unos 49 millones de años y el grupo más diverso de ellas -que incluye a la mayor parte de las orquídeas tropicales de América del Sur- apareció recién entre 30 millones y 25 millones antes del presente. "La diversidad de estos últimos grupos está íntimamente ligada a la elevación de los Andes del norte".

Según el estudio, las orquídeas se han multiplicado por el planeta porque producen millones de semillas parecidas a polvo fino, que se dispersan por el viento por cientos de kilómetros.

El estudio ratifica la importancia y el alto endemismo de las especies nativas, destaca el botánico de la U. Católica de Chile Jaime Espejo, quien es coautor de la "Guía de Campo de las Orquídeas Chilenas", junto a otros cuatro investigadores. "Si bien algunas traspasan las fronteras, hay otras que solo se encuentran en islas remotas o en zonas muy específicas del territorio, como bosques o el altiplano".

Espejo asegura que en el país hay más de las 72 especies que identificaron en la Guía de Campo, pero es necesario más expertos que puedan reconocerlas. "Como no sabemos realmente cuántas especies hay, menos podemos saber si están amenazadas o no. Lo más probable es que tenemos muchos problemas de conservación, pero carecemos de la información de base para saberlo".

Por ello, espera desarrollar pronto un proyecto de ciencia ciudadana, para que el público comparta imágenes y ayude a identificar posibles nuevas especies.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia