Dólar Obs: $ 649,90 | -0,89% IPSA 1,89%
Fondos Mutuos
UF: 26.782,59
IPC: 0,10%
Incendios de las últimas semanas:

Primer estudio satelital muestra que más de la mitad de lo quemado corresponde a plantaciones forestales

viernes, 10 de febrero de 2017

Lorena Guzmán H.
Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Comparando imágenes actuales con capturas de 2011, 545 mil hectáreas aparecen consumidas y casi 300 mil de ellas corresponden a plantaciones industriales.



Las llamas de las últimas semanas han dejado pérdidas históricas y los especialistas aseguran que urge comenzar el análisis de lo sucedido, como la única forma de iniciar la recuperación.

Por eso, investigadores del Laboratorio de Ecología de Paisaje de la Universidad de Concepción y de la Asociación Chilena de Ecología de Paisaje (IALE-Chile, en inglés) analizaron las primeras imágenes satelitales de las zonas afectadas.

La comparación se hizo con capturas de 2011 y el 2 de febrero pasado, y el panorama es desolador. Según estos datos, los incendios hasta comienzos de febrero consumieron 545 mil hectáreas (solo un poco menos que los datos actualizados hasta ayer por la Conaf, que superaban las 596 mil hectáreas). Y de ellas, casi 300 mil corresponden a plantaciones forestales y solo 15 mil a bosque nativo.

"En término de superficie, esta cifra es la más alta por lejos desde la historia moderna de Chile", dice Cristian Echeverría, director del Laboratorio de Ecología y Paisaje de la Universidad de Concepción y parte del equipo que analizó las imágenes.

"Ello, junto con la cantidad de hectáreas consumidas de bosque nativo versus plantaciones forestales, es fundamental para definir en qué se debe enfocar el plan nacional de restauración", agrega.

En las imágenes se identificaron 71 áreas incendiadas, siendo las regiones del Bíobío, con 21, y la Metropolitana, con 16, las que tuvieron más eventos. Aún así, es la Región del Maule la que suma la mayor superficie quemada, con 285 mil hectáreas, seguida por la del Biobío, con 103 mil.

Tipo de suelo

Si se desglosa el área quemada por tipo de uso, las más afectadas fueron las plantaciones forestales, con 295.082 hectáreas -más de la mitad del total-. Ellas se concentraron mayoritariamente en el Maule, superando las 180 mil hectáreas. Mientras que la pérdida de bosque nativo se focalizó en el Maule y O'Higgins, alcanzando 15.759 hectáreas en total.

El análisis que viene es determinar dónde se concentró el fuego, añade el especialista. Los focos se presentaron mayormente hacia la costa. Ahí las condiciones climáticas propician un ambiente más seco, lo que se suma a la presencia de plantaciones forestales en forma continua y de alta densidad, y que se traducen en una gran acumulación de combustible. Esto generó las condiciones ideales para la propagación y voracidad de los incendios.

"El paisaje, como tal, es la representación del hombre y la naturaleza", dice Cristian Echeverría. "Las plantaciones forestales no son el resultado del azar, sino de una serie de incentivos de producción que llevaron a la realidad que estamos discutiendo hoy", agrega.

Este es un problema no solo económico, sino también social, político y cultural, dice. "La necesidad de una planificación territorial ha sido un tema de discusión por décadas", advierte. Y asegura que es la hora de un cambio.

Susana Paula, ecóloga del fuego de la Universidad Austral, coincide: "Es cierto que venimos de un período prolongado de sequías, a lo que se suma que en enero hubo una anomalía climática que aumentó la temperatura promedio entre 4% y 10% en las zonas afectadas, pero hubo otros factores involucrados. Es momento de cambiar la planificación", dice.

Disminuir la continuidad de las plantaciones forestales, especialmente en la interfaz con la zona urbana es crucial. Pero también hay que pensar, agrega, "en los pequeños productores que perdieron sus campos por completo, en forma separada al problema que tendrán las forestales, que si bien tendrán un costo que asumir, no detendrán su actividad". Reconoce que las soluciones son complejas.

Echeverría cuenta que queda mucho por extraer de las imágenes satelitales. Por ejemplo, ya han encontrado que varios poblados están a solo 100 metros de plantaciones forestales, algo que deberá cambiar. La tarea es titánica.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia