Dólar Obs: $ 646,57 | 0,20% IPSA 0,10%
Fondos Mutuos
UF: 26.581,81
IPC: 0,20%
Libro del historiador Fernando Purcell analiza el fenómeno:

La impronta de los inmigrantes en la formación de California

lunes, 30 de enero de 2017

Paula Rielley Salinas
Cultura
El Mercurio

La investigación estudia la llegada de chilenos, mexicanos e irlandeses a esa región de Estados Unidos durante y después de la fiebre del oro, en el siglo XIX.



Escrito por el académico del Instituto de Historia de la Universidad Católica, Fernando Purcell, y publicado por el Fondo de Cultura Económica, "¡Muchos extranjeros para mi gusto! Mexicanos, chilenos e irlandeses en la construcción de California, 1848-1880" relata las aventuras de estos tres grupos migrantes durante la fiebre del oro en California y después, quienes tuvieron que lidiar con una sociedad racista -como la de Estados Unidos en el siglo XIX-, y debieron generar lazos para subsistir en un país extranjero.

Lo novedoso de la investigación es que aborda la historia de esa zona de EE.UU. a través de las relaciones horizontales que mantuvieron estos migrantes, más allá del vínculo que generaron con la sociedad que los recibía. "Al observar esta mirada horizontal, se ve una serie de disputas entre estos grupos por ubicarse en el escalafón racial, en un lugar más privilegiado. Y hay distintos mecanismos y formas de hacerlo, incluso con cierto recelo por parte de algunos", señala Purcell.

A pesar de ese esfuerzo, los angloamericanos no hacen distinción entre chilenos y mexicanos y los ven como iguales. "Me topé con noticias en la prensa que decían 'mexicano muerto: un mexicano, o chileno fue muerto...'. Eran considerados racialmente un grupo homogéneo", cuenta Purcell y agrega que ya en la década de 1860 se los identifica como miembros de la llamada raza latina o raza hispanoamericana. "Parte de su proceso de incorporación es asumir una identidad racial, que es colectiva y que va más allá de los orígenes nacionales", agrega el historiador.

Por el contrario, los irlandeses vieron una oportunidad de integración más fácil en la sociedad californiana. "Al viajar a la costa oeste se encuentran con un escenario donde hay otros sujetos más discriminados que ellos, por lo tanto elevan su condición y tratan de ocupar un sitial de 'privilegio'", relata Purcell. Estos irlandeses no vienen de su patria sino de la costa este de Estados Unidos y desde Oceanía.

Fuerzas transnacionales

Lo que une a estos tres grupos es la relación que mantienen con sus naciones de origen: chilenos y mexicanos se apoyaron mutuamente cuando sus países estaban en conflicto, en este caso, durante la guerra de Chile contra España (1865-1866) y la de México contra Francia (1862-1867). Por su parte, los irlandeses apoyaron a México en la guerra contra Estados Unidos (1846-1848). Esos lazos que siguen existiendo con sus países de origen es lo que el autor llama fuerzas transnacionales. "Cuando hablo de fuerzas transnacionales hablo de procesos históricos y de actores cuyas acciones trascienden los marcos territoriales de sus naciones. Hay que reconocer cuál es el aporte que procesos históricos desarrollados en otros países ejercieron en la sociedad californiana para darle forma".

El libro es una explicación analítica de la construcción de una sociedad a través de la historia de sus inmigrantes, lo que, según Purcell, no es un hecho aislado en Estados Unidos. "Se ve a lo largo de la historia de ese país cómo hay ciertas reiteraciones de dinámicas asociadas a períodos álgidos por asuntos relacionados a migrantes. Hoy, nuevamente, Estados Unidos vive un período de grandes migraciones, entonces, llama la atención que vuelvan a emerger fuerzas contrarias al multiculturalismo".

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia