Dólar Obs: $ 736,11 | 0,14% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 29.089,99
IPC: 0,30%
Hallazgo en caverna belga:

El canibalismo en los neandertales habría sido bastante frecuente

lunes, 02 de enero de 2017


Vida Ciencia Tecnología
El Mercurio

Evidencia de antropofagia hace 40 mil años se suma a otros descubrimientos similares en España y Francia.



Entre los neandertales la antropofagia habría sido una práctica habitual. Así lo revela un hallazgo realizado en las cuevas de Goyet, Bélgica.

Se trata de restos de cuerpos despedazados y huesos humanos que fueron fracturados para comer la médula. "Es irrefutable, aquí se practicaba el canibalismo", explica el arqueólogo belga Christian Casseyas mientras recorre el complejo de tres cavernas, situado en un pequeño valle cerca de las Ardenas.

Los restos datan de hace unos 40.000 años, cuando la presencia en la tierra de los neandertales estaba llegando a su fin. Faltaba poco para que dejaran paso al homo sapiens, con el que alcanzaron a cohabitar durante algunos años.

Los huesos humanos que pertenecieron a seis individuos: un recién nacido, un niño y cuatro adultos o adolescentes, según precisa un estudio internacional publicado recientemente en Scientific Reports. Algunos de los huesos sirvieron además como herramientas.

"De la misma manera que rompían los huesos de los renos y de los caballos que encontramos en la entrada de la cueva, rompieron los huesos humanos para sacarles la médula", añade el arqueólogo.

La evidencia se viene a sumar a descubrimientos anteriores en Francia y España, pero que habían sido considerados evidencia insuficiente.

"Quizás era sólo para alimentarse pero podría ser también una práctica simbólica. Las hipótesis están abiertas", dijo la antropóloga francesa Hélène Rougier, de la California State University Northridge (EE.UU.), quien encabezó el estudio.

Durante años, los hombres de Neandertal, con un cerebro un poco más grande que el del hombre moderno, fueron considerados seres salvajes a pesar de que cuidaban los cuerpos de los muertos, como demuestran algunas sepulturas de la época.

Las cuevas de Goyet, ocupadas desde el paleolítico, son galerías de piedra caliza de unos 250 metros de largo excavadas naturalmente por el Samson, un pequeño riachuelo que hoy está situado a unos pocos metros de las cuevas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia