Dólar Obs: $ 625,03 | 0,48% IPSA -0,63%
Fondos Mutuos
UF: 26.655,55
IPC: -0,20%
Premio es entregado por Economía y Negocios de "El Mercurio":

Juan Andrés Fontaine es elegido por sus pares Economista del Año 2016

domingo, 25 de diciembre de 2016


Economía y Negocios Domingo
El Mercurio

Su contribución tanto en lo macro como en lo microeconómico ha sido muy destacada para el desarrollo de Chile, reconocen profesionales de la plaza. Carlos Agurto L.



Juan Andrés Fontaine es uno de los mejores economistas de su generación". Así de categóricos son los cercanos al ingeniero comercial de la Universidad Católica y Máster en Economía de la Universidad de Chicago, con estudios de doctorado en la misma casa de estudios, que fue reconocido este 2016 con el premio al Economista del Año.

Este reconocimiento, que entrega Economía y Negocios de "El Mercurio" desde 2001, fue entregado anteriormente a Rodrigo Valdés, Francisco Rosende, Rosanna Costa, Rodrigo Vergara, José De Gregorio, Felipe Larraín, Cristián Larroulet, Klaus Schmidt-Hebbel, Sebastián Claro, Juan Pablo Montero, Andrés Velasco, Sebastián Edwards, Nicolás Eyzaguirre, Vittorio Corbo, Eduardo Engel y Ricardo Caballero.

Alumno del Colegio Sagrados Corazones de Manquehue durante la educación secundaria, desde donde egresó como uno de los mejores alumnos de su generación, ingresó a la Facultad de Economía de la UC, donde compartió aulas con otros destacados profesionales como Cristián Larroulet, Joaquín Lavín y Sebastián Edwards.

El actual profesor de la UCLA reconoce en él a uno de los pocos alumnos que lo recibió bien en medio de la situación de división que vivía el país en la década de los 70. "Conocí a Fontaine en 1974, cuando llegué exiliado (de la U. de Chile) a la Escuela de Economía de la Católica. Para nosotros, que habíamos sido partidarios de Allende y la UP, el ambiente era en general hostil, y él fue una de las pocas excepciones. Su mente abierta y su simpatía nos parecieron enormemente atractivas", relata.

Hijo de Valentina Talavera y del ex director de "El Mercurio", Arturo Fontaine Aldunate, el economista de 62 años está casado con María Inés Correa, con la que tiene cinco hijos: Juan Andrés, Gregorio, Amparo, Pedro y Antonio.

Juan Andrés es el segundo de los siete hijos de la pareja Fontaine Talavera. Multifacéticos, Arturo, el mayor de sus hermanos, es novelista y dirigió el Centro de Estudios Públicos (CEP) por más de 30 años. Hernán es abogado; María Valentina, diseñadora; María de la Paz, profesora de biología; Bernardo, economista y director de empresas; y Cecilia, periodista.

Luego de su matrimonio, en 1978, Juan Andrés Fontaine viajó a realizar sus estudios de posgrado a la Universidad de Chicago. Una vez en la casa de estudios en la que se desempeñaba Milton Friedmann, padre de los "Chicago Boys", siguió la especialidad de macroeconomía con el profesor Robert Lucas, uno de los más importantes exponentes de la disciplina en el mundo y ganador del Premio Nobel de Economía en 1995. "Juan Andrés fue el mejor alumno en sus cursos", sostiene Larroulet, con quien también compartió aula en Estados Unidos.

El ex ministro Secretario General de la Presidencia en el gobierno de Sebastián Piñera admite que el paso de Fontaine por la casa de estudios, donde tuvo de profesor a destacados economistas como Arnold Harberger y a los ganadores del Nobel, George Stigler y Gary Becker, sirvió para que hiciera un "gran aporte" en su vuelta al país.

Rol clave en el Banco Central

A su regreso a Chile, Fontaine se integró al grupo económico del empresario Manuel Cruzat, donde se desempeñó en su división de estudios. Allí se relacionó con José Piñera, con quien estrechó lazos que lo llevaron a participar en la revista "Economía y Sociedad". En paralelo dictaba clases de economía en la UC.

Después de su paso por el sector privado, entre 1984 y 1990 fue director de Estudios del Banco Central. Estando en dicho cargo, es reconocido como uno de los actores intelectuales de la Ley de Autonomía del ente emisor.

En el Banco Central trabajó con economistas como Gonzalo Sanhueza, Luis Óscar Herrera, Rodrigo Vergara y Rosanna Costa.

La ex directora de Presupuestos durante la administración Piñera da cuenta de algunos de sus atributos. "Él era director de Estudios y yo estaba en la parte monetaria; entonces, me tocaba ver los temas de la reunión de política monetaria. Siempre me impresionó su capacidad de análisis y para encontrar inmediatamente lo que estaba bien o mal en la minuta. Además, siempre es muy acucioso, haciendo las preguntas relevantes y poniendo el foco donde hay que ponerlo".

La ley que le entregó la autonomía al Banco Central fue publicada en octubre de 1989 y entró en vigencia el 9 de diciembre del mismo año. En marzo de 1990, Patricio Aylwin asumió el gobierno, hecho que marcó la salida de Fontaine del ente emisor, reemplazado en su cargo por Ricardo Ffrench-Davis. Una vez en democracia, su nombre ha sonado muchas veces para incorporarse como consejero del ente emisor. De hecho, actualmente figura en el listado que manejan la oposición y el Gobierno para reemplazar el puesto dejado por el ex presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara.

Con todo, su legado en el ente emisor es aún recordado y reconocido. "No hay ninguna duda de que el BC es la institución más respetada del Estado en Chile, y Juan Andrés jugó un rol clave en la institucionalidad que la rige hasta hoy y que ha sido tan importante para la estabilidad macroeconómica del país", destaca Cristián Larroulet.

Del grupo Tantauco al Ministerio de Economía

En 1989, Juan Andrés Fontaine fue parte de la campaña presidencial del entonces ex ministro de Hacienda Hernán Büchi. En las dos elecciones siguientes colaboró activamente con las candidaturas de José Piñera y Joaquín Lavín.

Posteriormente fue miembro de la comisión macroeconómica del Grupo Tantauco, agrupación creada por el entonces candidato presidencial Sebastián Piñera y que sentó las bases del programa que lo llevó a ganar las elecciones presidenciales en segunda vuelta en enero de 2010.

Como parte de dicho equipo fue designado ministro de Economía, rol que asumió en marzo de 2010 y que dejó en julio de 2011, siendo reemplazado por Pablo Longueira. Pese a su corta estadía en dicha administración, sus cercanos reconocen su gestión como uno de los grandes hitos de su carrera. "Hoy, una de las reformas o programas más respetados y conocidos internacionalmente en lo microeconómico es Start-Up Chile, y él fue un gran impulsor de esa agenda de productividad", destaca Larroulet.

Su jefa de gabinete en la cartera fue la economista Joanna Davidovich, alumna suya en la UC y que luego incorporó a la empresa Fontaine & Paul, consultora que mantenía con su socio Luis Hernán Paul y que abandonó luego de asumir un cargo en el Gobierno.

"Me tocó armar con él la agenda de impulso competitivo. Como jefe, es un placer tenerlo, porque tiene una calidad humana excepcional y es una persona que deja ser. Él tiene ideas claras de qué cosas quiere y obviamente las conversa con su equipo, que por lo demás son buenos equipos. Es un gusto trabajar con ellos", recuerda la profesional, que actualmente se desempeña en la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC).

En julio de 2014 tuvo un rol clave en las negociaciones entre la entonces Alianza por Chile y el Gobierno para introducir cambios a la reforma tributaria que se discutía en el Congreso. Como asesor de la bancada de senadores RN, lideró a la oposición en extensas reuniones técnicas, muchas de ellas en su propia casa en Vitacura, con el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, y el ex titular de la cartera Alberto Arenas. Las reuniones llegaron a buen puerto y concluyeron con la elaboración de un protocolo de acuerdo que permitió la aprobación del controvertido proyecto.

Actualmente es socio de Fontaine Consultores, firma a la que incorporó al ingeniero comercial de la UC y doctor en economía del Massachusetts Institute of Technology (MIT) Herman Bennett, quien se desempeñó como su asesor jefe de mercados y servicios financieros durante su paso por Economía.

Es también director de empresas como Embotelladora Andina, Sigdo Koppers y la Administradora de Inversiones La Construcción. Adicionalmente, es miembro del consejo del Instituto Libertad y Desarrollo (LyD), investigador asociado del Centro de Estudios Públicos (CEP) y columnista de "El Mercurio".

Esto se suma a su experiencia como director de algunas de las mayores compañías del país como Endesa (actual Enel), Quiñenco, Banco Santander y Banco de Chile, entre otras.

"Hemos trabajado juntos en una infinidad de países, y siempre me ha impresionado su capacidad para ir a lo medular de los problemas macroeconómicos. Fontaine es un liberal y un hombre independiente, lo que explica sus desavenencias con Sebastián Piñera. También es un hombre valiente, atributo escaso en nuestro país. Este premio demoró en llegar; sin duda, lo merecía desde hace años", destaca Sebastián Edwards.

Esta visión es compartida por Larroulet. "Este reconocimiento es muy merecido. Quizás debió haber llegado antes. Su contribución tanto en lo macro como en lo microeconómico ha sido muy destacada para el desarrollo de Chile".

"Siempre me impresionó su capacidad de análisis y para encontrar inmediatamente lo que estaba bien o mal en la minuta. Además, es muy acucioso, haciendo las preguntas relevantes y poniendo el foco donde hay que ponerlo".
Rosanna Costa

"Para nosotros, que habíamos sido partidarios de Allende y la UP, el ambiente era en general hostil y él fue una de las pocas excepciones. Su mente abierta y su simpatía nos parecieron enormemente atractivas".
Sebastián Edwards

"Como jefe, es un placer tenerlo, porque tiene una calidad humana excepcional y es una persona que deja ser. Él tiene ideas claras de qué cosas quiere y obviamente las conversa con su equipo, que por lo demás son buenos equipos".
Joanna Davidovich

"Una de las reformas o programas más respetados y conocidos internacionalmente en lo microeconómico es Start-Up Chile, y él fue un gran impulsor de esa agenda de productividad".
Cristián Larroulet

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia