Dólar Obs: $ 788,98 | 0,22% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.076,36
IPC: 0,10%
Se pueden obtener en clínicas, pero solo llevando una orden médica:

Casi $250 mil pueden gastar los padres que prefieren una vacuna alternativa para sus hijos

domingo, 11 de diciembre de 2016

Nadia Cabello
Nacional
El Mercurio

La ministra de Salud, Carmen Castillo, asegura que la oferta de dosis sin Timerosal en centros privados podría incidir en que las coberturas de vacunación del programa estatal gratuito no sean las óptimas.



"Hay muchas alternativas que se están dando en el sector privado de vacunas que están compitiendo con las que nosotros tenemos", dice la ministra de Salud, Carmen Castillo, al referirse a las razones de que la cantidad de niños que reciben las dosis del Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI) no es la óptima.

Según un informe de la Seremi de Salud Metropolitana, por ejemplo, en el caso de la modalidad pentavalente, entre quienes cumplen un año de edad entre enero y septiembre de 2016 se ha vacunado al 69,3% del total de la región, mientras que la cobertura mínima esperada para esa fecha es de 71,25%.

Precisamente, para reemplazar esa vacuna, existe una alternativa en la mayoría de las clínicas de la capital y que los padres pueden comprar llevando una orden médica: la variedad hexavalente.

Esta resguarda prácticamente contra las mismas enfermedades que la pentavalente, aunque agrega protección contra la poliomielitis. Contra esto último, el Estado entrega otra vacuna.

Entre las características de la hexavalente está que no contiene Timerosal, ni otros compuestos derivados del mercurio. Esa ha sido una de las razones, según pediatras, por las cuales cada vez más padres prefieren usar estas dosis y no las que entrega el Ministerio de Salud en el marco del Programa de Inmunizaciones.

La diferencia es que si la vacuna pentavalente que entrega el Estado es gratuita para todos los niños, sin importar si se atienden en el sector público o en el privado, la hexavalente debe ser pagada íntegramente por los padres, pues ni siquiera es cubierta por las isapres o seguros complementarios de salud.

Y de acuerdo con un sondeo hecho por "El Mercurio", cada dosis de la hexavalente cuesta entre $44 mil y $61 mil, aproximadamente. Como para completar el esquema se requieren cuatro dosis (a los 2, 4, 6 y 18 meses), los padres deben gastar entre $176 mil y $246 mil por usar esta vacuna y no la gratuita del ministerio (ver infografía).

El jefe del Programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, Fernando Muñoz, dice que "la opción por esta vacuna alternativa podría influir en cerca del 3% de los niños"; y aunque advierte que todavía se trata de una cifra menor, asegura que "es posible que haya pediatras que la recomienden".

El ex presidente de la Sociedad Chilena de Pediatría, Francisco Moraga, recuerda que "hace años hubo polémica porque incluso políticos dijeron que el Timerosal en las vacunas podía producir problemas en el desarrollo neuronal. Es algo que no tiene ninguna base científica, pero que el mundo científico o las autoridades talvez no fueron lo suficientemente fuertes en aclararlo, y quedó en el ambiente dando vueltas. Y hoy tenemos papás que prefieren esta vacuna que se paga y que no ofrece ninguna diferencia significativa respecto de la que entrega el Estado de forma gratuita".

El presidente del Colegio Médico, Enrique Paris, concuerda con que no hay una diferencia mayor entre ambos tipos de vacunas, pero plantea otro punto: "Los papás que optan por la hexavalente no son 'antivacunas'. Quieren vacunar a sus hijos, y eso hay que reconocérselos". Por eso, señala, "el Estado debería dar la opción y tener esta vacuna también en el PNI para que quienes quieran puedan optar a ella y vacunen a sus hijos".

Mientras, la ministra Castillo recalca: "Podemos asegurar a todos que las vacunas que entrega el Estado son de calidad".

Cobertura
El uso de la vacuna pentavalente en la Región Metropolitana no es el óptimo.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia