Dólar Obs: $ 810,20 | 0,05% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.434,32
IPC: 0,60%
Pese a la desaceleración de la economía, la morosidad se mantiene acotada, pero en la industria advierten que podría aumentar en caso de que se complique el escenario laboral.

El 52% de las familias con miembros desempleados deja de pagar las cuotas de alguna deuda

lunes, 21 de noviembre de 2016

María Paz Infante H.
Economía y Negocios
El Mercurio




Más de la mitad de las familias con integrantes desempleados dejaron de pagar la cuotas de alguna deuda por un período de más de 30 días durante los últimos 12 meses, según datos de un informe de la Asociación de Bancos (ABIF) sobre la base de cifras de la Encuesta de Ocupación y Desocupación en el Gran Santiago de la Universidad de Chile, a septiembre.

En tanto, en el caso de los hogares sin desocupados, un poco más de un tercio (36%) estaba en condición de moroso.

Sin embargo, la desaceleración de la economía no ha impactado aún los compromisos financieros que tienen los consumidores con la banca y los oferentes no bancarios. De hecho, el documento de la ABIF destaca que la morosidad se mantiene acotada, aunque advierten que es importante su monitoreo frente a un ciclo de bajo crecimiento económico. En la industria aseguran que los bajos niveles de morosidad se explican porque la tasa de desempleo tampoco ha sufrido alzas relevantes en el último tiempo.

No obstante, el panorama podría cambiar. "En la medida que se prolongue el ciclo de bajo crecimiento, la tasa de desempleo debiera tender a aumentar, afectando así negativamente la morosidad", afirma el gerente general de la ABIF, Ricardo Matte.

Un alto ejecutivo de la banca coincide con Matte y agrega que en el caso de que aumente el desempleo, esto también podría afectar el negocio de los créditos de consumo que ofrecen los bancos. Añade que "las personas se están endeudando con cautela porque, con el menor dinamismo en ciertos sectores, no tienen seguridad de que podrán pagar sus obligaciones".

Pero no todos los actores del sector están tan optimistas, aunque el pesimismo se da más a nivel del negocio comercial que en el de consumo. En el último Informe de Percepciones de Negocios del Banco Central, algunos encuestados de la banca mostraron preocupación por un incremento en la morosidad. "En la banca señalaron preocupación por el paulatino incremento que ha exhibido la morosidad en ciertos segmentos, en algunas regiones más ligados al consumo, en otras ha sido más concentrado en algunas empresas, por ejemplo en el rubro agrícola y el transporte. De todas formas, si bien el crecimiento del crédito bancario se ha mantenido bajo, en general en la macrozona, el financiamiento mediante otras instituciones financieras ha ido subiendo, como lo reflejan varios entrevistados del rubro automotriz".

Impagos por entidad

Casi uno de cada dos hogares encuestados en septiembre (18%) mantiene simultáneamente deuda con oferentes bancarios y con prestamistas no bancarios, de acuerdo con el informe, lo que equivale a más de la mitad de los hogares con deuda bancaria. El 41% de los hogares que mantienen deuda con diferentes oferentes han incurrido en impagos superiores a 30 días durante los últimos doce meses, mientras que en el caso de los que solo presentan deuda bancaria, un cuarto no la ha pagado.

"Los porcentajes de morosidad se han mantenido estables a través de los distintos segmentos de hogares. Este indicador, por razones obvias (reducción de ingreso de hogares), es más alto en los hogares con integrantes desempleados, aunque ha sido estable en el tiempo", concluyó Matte.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia