Dólar Obs: $ 709,52 | -0,16% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 27.976,85
IPC: 0,20%
Grandes proyectos de infraestructura:

Los hitos urbanos que buscan cambiarles el rostro a las mayores ciudades sudamericanas

domingo, 23 de octubre de 2016

Jean Palou Egoaguirre
Internacional
El Mercurio

La modernización del transporte público, la recuperación de espacios comunes y la planificación a largo plazo marcan las agendas de las urbes más importantes del continente.



El legado olímpico de Río de Janeiro

Río ya hizo sus tareas, y ahora le toca disfrutar. Las millonarias inversiones para recibir los JJ.OO. no solo incluyeron instalaciones deportivas o para los atletas, como el Parque Olímpico o los 31 edificios de la Villa Olímpica en el exclusivo barrio de Barra da Tijuca, sino que también importantes obras de infraestructura vial, con nuevas autopistas, líneas de metro y vías exclusivas para buses.

Como gran hito urbanístico, sin embargo, los expertos destacan las transformaciones en la zona portuaria en la bahía de Guanabara, rebautizada como Porto Maravilha.

El estratégico e histórico puerto -donde llegaron miles de esclavos procedentes de África- había sido descuidado por décadas, pero su restauración, inspirada por la del puerto de Barcelona en los JJ.OO. de 1992, ha sido muy alabada. Hoy, Porto Maravilha es un nuevo polo turístico y cultural de la ciudad, que contempla el Museo de Arte de Río y el Museo del Mañana, obra de Santiago Calatrava (foto), así como la pronta inauguración de AquaRío, el acuario más grande de América Latina. Para dar más realce al proyecto, se eliminó un viaducto que obstruía la visión del mar y en su lugar se construyó un moderno tranvía eléctrico.

La privatización de parques en São Paulo

São Paulo, la urbe más grande de América Latina, con unos 12 millones de habitantes, acaba de elegir como próximo alcalde a João Doria, un empresario millonario, famoso por haber conducido la versión brasileña del reality show "El Aprendiz".

Sus propuestas no dejan indiferente a nadie, partiendo por su iniciativa para privatizar los principales parques municipales, incluyendo los de Ibirapuera, Aclimação y Carmo. En su intento por mejorar la gestión y minimizar el tamaño del gobierno local, Doria también ha dicho que pretende vender el centro de eventos de Anhembi y el Autódromo José Carlos Pace, donde se realiza la fecha brasileña de la Fórmula 1.

La apuesta de São Paulo, conocida como una de las ciudades con mayores problemas de congestión en toda la región, es seguir invirtiendo en la implementación de carriles prioritarios para buses públicos. Pero Doria le ha agregado un extra: según promete, todos los buses tendrán aire acondicionado y wifi.

El gran proyecto verde de Buenos Aires

Si la gestión de Mauricio Macri como alcalde de Buenos Aires se caracterizó por enfatizar el transporte público, con la construcción de corredores para metrobuses y unos 100 km de ciclovías, su sucesor y "delfín" político, Horacio Rodríguez Larreta, quiere ahora que la capital argentina recupere su verdor.

Rodríguez Larreta acaba de presentar el "Plan Verde", una serie de 30 proyectos que se ejecutarán hasta 2019 que implican la intervención de 360 hectáreas: se crearán 160 hectáreas de nuevos espacios públicos -de las cuales 110 serán puramente verdes- y se renovarán otras 200 hectáreas, 150 de ellas áreas verdes. El alcalde busca así cumplir con una de sus promesas de campaña, que aseguraba que en 20 años se podrían construir 78 plazas en la ciudad, que en 2018 albergará los JJ.OO. de la Juventud.

El ambicioso proyecto contempla la recuperación de áreas, como la Villa Olímpica, el Autódromo y el Parque de la Innovación, así como la construcción de una autopista subterránea que cruce el centro de la ciudad, el Paseo del Bajo, que considera unos 60.000 metros cuadrados de espacios verdes en la zona contigua a Puerto Madero.

En materia de vivienda, la meta no es menor: el gobierno porteño anunció un plan de siete etapas para completar la urbanización de los asentamientos, incluyendo la Villa 21, la más emblemática por mostrar el fuerte contraste entre el pudiente barrio de Retiro y la pobreza extrema al borde de la autopista.

La Paz: de los "trufis" a los teleféricos y los Pumakatari

La empinada topografía de La Paz y sus calles serpenteantes siempre han representado un desafío para el sistema de transporte, dominado hasta ahora por los llamados "trufis": furgones privados de pasajeros que suelen colapsar las vías con sus largos recorridos.

Hace cuatro años, sin embargo, el municipio paceño comenzó a implementar un plan integral, en conjunto con la ciudad de El Alto, que está poniendo cierto orden en la movilidad urbana. En el marco del proyecto 20/40 ya se han creado 11 líneas troncales por las que transitan unos 130 buses -algunos de ellos articulados-, bautizados como Pumakatari, que operan con una tarjeta de pago.

Además, desde 2014 la ciudad tiene el teleférico urbano más alto del mundo (foto): son tres líneas de 11 km de extensión que trasladan hasta 18 mil pasajeros por hora en sus 443 cabinas, cada una con capacidad para 10 pasajeros. El ahorro en tiempo para sus usuarios es notable: si el viaje entre El Alto y La Paz solía demorar más de una hora, por el teleférico es de poco más de 10 minutos. El éxito de este sistema ha hecho que el gobierno anuncie un plan de expansión que considera cinco líneas nuevas.

El Presidente Evo Morales, por otro lado, está empecinado en modernizar los edificios del gobierno en La Paz. En proyectos muy criticados tanto por su costo como por su utilidad y valor arquitectónico, el Mandatario planea inaugurar próximamente la Casa Grande del Pueblo, el nuevo palacio de gobierno de 29 pisos que reemplazará al colonial Palacio Quemado, así como iniciar la construcción de nuevas sedes para la Asamblea Legislativa Plurinacional, el Ministerio de Economía y la petrolera YPFB.

Lima mira a los Panamericanos y más allá

La capital peruana trabaja contra el reloj: en 2019 será sede de los Juegos Panamericanos, y el alcalde limeño, Luis Castañeda, acaba de decir que se necesita declarar en "emergencia" el evento, para canalizar mejor los recursos y poder sacar adelante los proyectos de infraestructura que se requieren.

Además de la construcción de una Villa Panamericana, Lima planea una serie de ambiciosas obras en materia de transporte, partiendo por la ampliación de las rutas del Metropolitano -el sistema de buses por corredores exclusivos-, que deberían llegar hasta el aeropuerto. También se está expandiendo la Línea 1 del Metro, que pasará de 16 a 26 estaciones, y comenzó la construcción de una segunda línea de 27 km, que llegará hasta el Callao. En materia medioambiental, existe un proyecto para recuperar, hacia 2021, la contaminada cuenca del río Rímac.

En entredicho está el llamado Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano, impulsado por la administración anterior, pero ignorado por la actual, que proponía 200 proyectos -con una inversión público-privada de más de US$ 80.000 millones- hasta 2035, cuando se cumplirán 500 años de la fundación de Lima.

Bogotá entra en la carrera de los rascacielos

Cuando fue inaugurada, en 1979, la Torre Colpatria llegó a ser por un breve período el edificio más alto de Latinoamérica. Con sus 50 pisos, se mantuvo como la mayor construcción de Bogotá -y uno de sus emblemas- durante 37 años, hasta este 2016, cuando ha sido superada por el complejo BD Bacatá, que tiene dos torres de 67 y 56 pisos que llegan a 240 metros en su punto más alto.

Bogotá está entrando con todo a la era de los rascacielos. La ciudad, de 6,7 millones de habitantes, tiene una baja densidad poblacional en su zona central, por lo que en 2014 la alcaldía publicó un decreto de renovación urbana favoreciendo las construcciones de altura, que son comunes en ciudades como Cartagena de Indias o Barranquilla, pero que se resistían en la capital.

Al BD Bacatá, que será inaugurado a fines de este año, se suma un enorme complejo llamado Las Torres Atrio, de 270 metros, que cortará cintas en 2019. Ambos edificios, sin embargo, quedan chicos al lado del proyecto -aún en planos- de la Torre Entre Calles, un rascacielos de 96 pisos, que con sus 457 metros promete ser el más alto de Latinoamérica.

Por otro lado, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, también ha confirmado, junto con el Presidente Juan Manuel Santos, la concreción de un viejo anhelo: la primera línea de metro de la capital, que se licitará en 2017 y sería entregada en 2022.

Quito le da la bienvenida a su primer metro

Con sus intrincadas volteretas y sus casas que trepan por los valles, Quito ha sido descrita como una "mancha de aceite" o como una "tripa larga" que se extiende por 45 km de norte a sur. Sus características geográficas han hecho difícil que se pueda cumplir un plan urbanístico, pero el actual alcalde, Mauricio Rodas, está haciendo un intento, y el año pasado aprobó un plan de ordenamiento territorial hasta 2025.

Una parte clave de este proyecto es la construcción de la primera línea del metro de Quito, una iniciativa que ha sido postergada varias veces y que, incluso, llegó a considerarse inviable en algún momento. Las obras, que consideran 15 estaciones, comenzaron a principios de año y se inaugurarían a mediados de 2019.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia