Dólar Obs: $ 802,10 | -0,20% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.716,52
IPC: 0,00%
Teatro Municipal, elenco estelar:

"La Bohème" con buenos logros

lunes, 12 de septiembre de 2016

Andrés Yaksic
Cultura
El Mercurio




El maestro chileno José Luis Domínguez toma la batuta de "La Bohème" también para el Elenco Estelar, y su dirección es uno de los grandes logros de esta versión. Con deliberada retención que ahonda en el contenido dramático, transiciones suaves y sabiamente administradas, alcanza momentos notables, como en la gran frase...il primo bacio de l'aprile è mio , del aria "Sì, mi chiamano Mimì".

Es grato volver a ver esta histórica producción del célebre escenógrafo y régisseur ruso-italiano Nicola Benois, creada para Santiago en 1982, en una línea desafiantemente tradicional, como en su época lo explicó él mismo en su nota para el programa de sala. Siendo la quinta reposición desde entonces, bien puede ser la última oportunidad para quienes no la hayan visto.

La dirección escénica (Patrizia Frini) está bien trabajada en las acciones de conjunto, en especial en las pinceladas de comedia. Logra empatía con el público, del que incluso surgen aplausos en respuesta no a la música, sino a situaciones de la trama. En dúos o interacciones más íntimas hay un trabajo de búsqueda de los sentimientos de cada personaje, en algunos casos con mayor éxito que en otros, según el solista en cuestión.

Buena interpretación de las sopranos chilenas. Paulina González confirma un gran material vocal, con un importante forte, que usa sin dificultad para atravesar el denso tejido orquestal pucciniano; no obstante, hay oportunidades de perfeccionamiento en la ascensión al agudo y en la expresividad lírica. Su actuación tuvo buenos logros escénicos, y recibió la mayor ovación de la noche. Igualmente, Yaritza Véliz encarna bien la variada personalidad de Musetta, y en lo vocal mostró la flexibilidad y agilità requeridas.

Sólidamente sonoro el cuarteto de bohemios, todos chilenos. Como ya es usual, Patricio Sabaté mostró un excelente desempeño, aunque en este caso el rol de Marcello no tiene la movilidad escénica y vocal que en otras ocasiones le han permitido un mayor lucimiento interpretativo. José Azócar, que fue Rodolfo en esta misma producción en 2008, mantiene un importante volumen en el tercio agudo forte . El empuje dramático, y la proyección están presentes, pero los matices del tenor lírico se muestran más bien ausentes. Su exitosa incursión en "Otello" (2014) implicó un importante paso a la voz dramática, que puede haber dificultado su regreso a la lírica. Sergio Gallardo (Colline), logra aplausos en "Vecchia zimarra". El barítono Javier Weibel (Schaunard) hace un muy buen trabajo en un rol que no permite mayores lucimientos. Correcto el trabajo de los comprimarios Pablo Oyanedel (Benoît y Alcindoro), José Barrera (Parpignol), Augusto de la Maza (Aduanero) y Cristóbal Gutiérrez (Sargento).

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia