Dólar Obs: $ 799,23 | -0,01% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 31.156,54
IPC: 0,80%
Servicio Agrícola y Ganadero (SAG):

Un activo programa de vigilancia agrícola

miércoles, 31 de agosto de 2016


Ediciones Especiales
El Mercurio

Su objetivo es mantener actualizada la situación fitosanitaria del ámbito agrícola nacional. Para ello, el SAG ejecuta, anualmente y con cobertura nacional, un sistema de vigilancia o monitoreo orientado a la detección precoz de plagas cuarentenarias; además de controlar la condición fitosanitaria de las plagas relevantes presentes en el territorio.



La protección fitosanitaria de los cultivos de un país es de gran relevancia. Ángel Sartori Arellano, director nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), explica que "permite proteger y mejorar los recursos agrícolas y forestales, mediante la prevención de ingreso, la vigilancia, el control y erradicación de plagas cuarentenarias ausentes para Chile. Lo anterior, en el sentido de proteger el patrimonio fitosanitario de los recursos silvoagrícolas. Como derivada de ello, se permite mejorar el acceso de los productos agrícolas chilenos a los mercados internacionales, superando los obstáculos al comercio cuando estos son del ámbito fitosanitario".

De hecho, existen normas internacionales y nacionales para dicha protección. Y en Chile contamos con un activo Programa de Vigilancia Agrícola.

Este programa del SAG tiene como objetivo mantener actualizada la situación fitosanitaria del ámbito agrícola nacional. Para ello, el SAG ejecuta, anualmente y con cobertura nacional, un sistema de vigilancia o monitoreo orientado a la detección precoz de plagas cuarentenarias; además de controlar la condición fitosanitaria de las plagas relevantes presentes en el territorio, lo cual sirve como apoyo para la categorización de las plagas reglamentadas y respaldo de la situación de estas a nivel nacional e internacional en el proceso de exportación de mercaderías agrícolas.

"El recurso agrícola del país es diverso y extenso, y la cantidad de plagas que pueden afectar a los cultivos superan las 700 especies (Resolución 3080/2003 y sus modificaciones), con lo cual la vigilancia agrícola juega un rol preponderante a la hora de actualizar la situación de los cultivos o de las plagas de relevancia (presentes o ausentes), que respaldan la actividad exportadora", afirma Sartori.

Las principales acciones del Plan de Vigilancia son: la inspección de sitios de producción y áreas de riesgo, mediante la realización de encuestas fitosanitarias o prospecciones; además de un monitoreo mediante una red de trampas (de feromonas para las plagas cuarentenarias priorizadas y tableros pegajosos) que tienen expresión nacional.

"Las prospecciones y el trampeo agrícola vigilan los diferentes cultivos o especies priorizadas por el servicio, a través de la inspección visual, revisión de trampas y la colecta de muestras realizadas por funcionarios del SAG, las que son analizadas en laboratorios oficiales", agrega el director nacional del Servicio Agrícola y Ganadero.

Las prospecciones incluidas en el Plan Anual son:

* Prospecciones específicas dirigidas a conocer el estatus de las plagas de interés o productos priorizados. La mayoría de las estaciones o encuestas realizadas están orientadas a conocer la situación de las plagas cuarentenarias ausentes, definidas por el marco legal del Decreto Ley de Protección Agrícola N° 3.557 de 1980 y la Resolución N° 3080 del 2003.

* Prospecciones generales, dirigidas a vigilar los cultivos relevantes de cada región, los cultivos emergentes con necesidad de información y las áreas de riesgo (vías internacionales, centros urbano-turísticos, viveros, recintos de procesamiento de productos), en cuyo caso se releva una lista de plagas que pudieran afectar al cultivo seleccionado.

* Vigilancia tipo VITE (Vigilancia Integral, Temporal y Espacial), que corresponde a la verificación de la condición fitosanitaria integral de un cultivo estratégico, en relación a las plagas cuarentenarias y a las plagas endémicas relevantes priorizadas, por un periodo acotado (temporal), que generalmente es por dos años. Y es espacial porque se ejecuta en todo el territorio nacional donde exista el cultivo seleccionado. Este tipo de vigilancia incluye la verificación visual de la condición fitosanitaria de la especie vegetal en toda la cadena productiva (a la planta, en los viveros; durante su desarrollo, en el huerto, y en algunos casos, al producto).

* Programa de Trampeo Agrícola o monitoreo, que consiste en la revisión de trampas de feromonas y tableros pegajosos, que son instalados con el objetivo de detectar oportunamente las plagas cuarentenarias de importancia para el país y determinar su distribución geográfica.

"El mantener actualizada la información fitosanitaria nacional, respecto de las plagas y su distribución, constituye un soporte técnico para la elaboración del Análisis de Riesgo de Plagas en las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria (ONPF), que son destino de los productos de exportación chilenos. La información técnica fitosanitaria entregada a estas ONPF permitirá establecer los requisitos de exportación para los productos agrícolas", concluye Ángel Sartori.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia