Dólar Obs: $ 829,94 | 1,26% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 30.709,87
IPC: 1,30%
Vendimia de 1.014 millones de litros fue menor al promedio de la última década:

Producción de vinos cae 21,2%, pero inventarios alcanzarían para este año

miércoles, 24 de agosto de 2016

María Paz Infante H.
Economía y Negocios
El Mercurio

Las fuertes lluvias de abril afectaron los volúmenes, sobre todo, en el caso de las cepas tintas. Sin embargo, en la industria advierten que en 2017 el sobrestock que aún había en este ejercicio, sería un factor ausente.



Como "poco predecible" califican en la industria vitivinícola la vendimia 2016. Esto, debido a factores climáticos -entre los que destacaron, principalmente, una primavera 2015 más fría y las lluvias de abril- que incidieron en la calidad de las uvas cosechadas, generando varios efectos negativos. Entre estos, el retraso de la madurez y la disminución de los rendimientos.

Lo anterior, se tradujo en una importante merma de producción: la industria generó 1.014 millones de litros, un 21,2% menos de lo que produjo en 2015, según el informe de vendimia de Vinos de Chile. De ese volumen, 852 millones de litros correspondieron a vinos con denominación de origen, 121 millones a aquellos sin D.O. y 40 millones a vinos provenientes de uvas de mesa. El informe también destaca que la producción de vino para pisco disminuyó 37,9% respecto del año 2015.

La vendimia 2016 representa la cifra más baja de los últimos cinco años, después de la del 2014, cuando se alcanzaron solo 989,6 millones de litros por el fuerte impacto de las heladas.

Exceptuando 2014, el sector vitivinícola ha registrado vendimias sobre los 1.200 millones de litros en los últimos cinco años. Los 1.014 millones de litros del actual ejercicio no solo rompieron esa tendencia, al igual que en 2014, sino que además, es un volumen inferior al promedio anual de la última década, que asciende prácticamente a un millón y medio de litros.

Sin embargo, el impacto es menor al que se esperaba inicialmente. De hecho, tras las lluvias de abril, en la industria se había hablado de una caída de 30% respecto de la vendimia anterior, caída que se habría traducido en una producción de cerca de 900 millones de litros.

El presidente de Vinos de Chile, Mario Pablo Silva, explicó que las pésimas condiciones climáticas del mes de abril -cuando aún quedan por cosechar gran cantidad de cepas tintas de más volumen, como el Cabernet Sauvignon- anticipaban un alto impacto. No obstante, recordó que las tecnologías que existen en el sector permitieron a muchos productores adelantar las cosechas, sabiendo que venían las precipitaciones. "Hay gente que cosechó antes de las lluvias o inmediatamente después, antes de que la fruta tuviera problemas", sostuvo.

Elemento clave

Pese al efecto de las lluvias de abril, en la industria aseguraron que el sobrestock de vino con el que contaban desde 2015, permitió mitigar, en parte, los efectos de la menor producción sobre el abastecimiento de las viñas. "Este año no debería quedar mucho stock ", adelantó Silva.

Lo anterior, se traduce en que si bien la temporada actual está asegurada, en 2017 la industria dependerá de manera importante de cómo venga la vendimia de ese año, ya que los inventarios iniciales no serán tan altos como los que se registraron en esta temporada. En este contexto, afirmaron en el sector, que si el próximo año se genera una situación climática desfavorable, que implique una merma importante en producción, la industria se podría ver complicada por menores volúmenes.

Por ahora, uno de los escenarios negativos que significó la menor producción de 2016 es un alza de los costos de abastecimiento de las viñas. Este es uno de los puntos que preocupa a las bodegas.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia