Dólar Obs: $ 709,81 | 0,39% IPSA -0,25%
Fondos Mutuos
UF: 28.027,99
IPC: 0,20%
Estas compañías pasaron de 10 a 33 en el primer semestre de este año respecto a igual período de 2015. Por otro lado, más de 1.400 personas han solicitado renegociar sus deudas desde la implementación de la normativa.

Número de empresas que buscan seguir operando se triplica en un año

lunes, 08 de agosto de 2016

Mariana Penaforte
Economía y Negocios
El Mercurio




En octubre de este año, la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento cumple dos años. La modernización de la antigua Superintendencia de Quiebras a partir de la aprobación de la Ley 20.720 incluyó desde un cambio de edificio hasta la implementación total de cuatro nuevos procedimientos que permiten a las personas y empresas renegociar sus deudas o liquidar bienes y activos para cumplir con sus compromisos.

Para la superintendencia, la nueva ley buscó un cambio cultural, permitiendo impulsar la oportunidad de emprender nuevamente y eliminar progresivamente el estigma de la quiebra.

Y los números siguen creciendo. Entre el 9 de octubre de 2014 -implementación de la normativa- y el 30 de junio de este año, 1.444 personas solicitaron renegociar sus deudas y ponerse al día con sus acreedores. De ese total, 1.094 procedimientos ya fueron finalizados y en 92% de los casos se logró un acuerdo. Respecto a las negociaciones, 97 se realizaron en 2014, otras 894 se hicieron el año pasado, y al primer semestre de 2016, ya son 453 procedimientos efectuados, cifra inferior a los 522 del mismo período de 2015, cuando las opciones que entrega la ley ya se habían hecho más conocidas para la ciudadanía.

Por otro lado, las compañías que solicitaron una reorganización -proceso que les permite seguir funcionando mientras buscan un acuerdo con sus acreedores y una forma de pagar sus deudas- ascienden a 83 en total. En 2014 cinco se acogieron al mecanismo, 45 en 2015 y 33 en los primeros seis meses de este año, cifra tres veces superior a lo que se registraba en el primer semestre de 2015 (ver infografía). Este procedimiento específico es muy relevante para la superintendencia, porque en general está direccionado a firmas grandes (63% de los casos) y tiene un impacto económico significativo, dado que evita el cierre de la compañía. De hecho, los trabajadores de empresas con acuerdo aprobado en los últimos años ascienden a 6.571, los que pudieron mantener sus plazas laborales.

Hay otros dos procedimientos que implican la liquidación de los bienes de la empresa o de la persona con el objetivo de realizar el pago total o parcial de la deuda, permitiendo cerrar una etapa y tener una nueva oportunidad de emprender.

Liquidación de bienes

En el caso de las personas, la liquidación de bienes ha mostrado un fuerte aumento este año, sumando más de 423 procedimientos entre enero y junio, superando la cifra total del año pasado, que ascendió a 281 casos en todo 2015. Dentro de los requisitos legales para la renegociación, está el hecho de no haber sido demandado en tribunales. Es decir, las personas que ya tienen un juicio no pueden renegociar, siendo una alternativa la liquidación de bienes. Lo mismo ocurre con los trabajadores a honorarios: quienes han emitido boletas en los últimos dos años no tienen la opción de negociar y tendrán que recurrir a la liquidación.

Desde la superintendencia señalan que si se busca que más personas puedan ejercer su derecho a renegociar, es importante llevar a cabo un proceso de educación preventiva. Ello, porque la renegociación implica una serie de ventajas para el deudor y sus acreedores, porque se pacta un nuevo calendario de pago, que le permite al deudor cumplir con sus acreedores, pero de acuerdo a sus reales capacidades económicas. Si la persona es demandada, se queda sin la oportunidad de renegociar.

"La superintendencia está difundiendo los derechos que establece la nueva ley, especialmente entre los adultos mayores, los jóvenes, las mujeres y los emprendedores. Lo que buscamos con ello es que las personas puedan decidir oportuna y conscientemente el momento y la vía para hacer efectivos sus derechos y deberes, cumpliendo con sus acreedores y dejando detrás la morosidad", señala el superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento (TP), Andrés Pennycook.

En el caso de las compañías, fueron 260 las que se acogieron al proceso de liquidación de activos en el primer semestre de este año, mientras que el 2015 sumó 304 procedimientos.

 Imprimir Noticia  Enviar Noticia